Las tácticas mafiosas: ‘bonos’ e información

Saben incluso a qué centro van a ir los menores, para que les llame su familia

M. N. Y A. L./MOTRIL Y ALMERÍA

 

Las mafias de la inmigración, que operan en las dos orillas, son auténticas máquinas de hacer dinero a costa de arriesgar la vida de seres humanos. Y como cualquier ‘empresa’ que se precie utilizan sus propias estrategias para captar clientes: entre ellas los bonos ‘oferta’ con varios intentos para entrar al país por el mismo precio.

Viajan hasta 60 ocupantes en cada patera y pagan altas sumas que les obligan a vender todas sus propiedades y en muchas ocasiones a embargarse con las mafias. Un informe reciente de Cruz Roja, al que ha tenido acceso IDEAL, apunta que los marroquíes desembolsan entre 1.200 y 1.500 euros -cantidad que varía en función del precio establecido por el ‘empresario’- por tres intentos para llegar a las costas.

Otra de las curiosas tácticas que utilizan las mafias es operar con muchísima información y conocer al detalle cada paso que los inmigrantes van a dar en España, lo que les permite dar teléfonos e información para facilitarles las cosas a los que consigan entrar en el país. «Los menores vienen con bastante información. Las mafias saben hasta el centro de menores que está de guardia ese día, Órgiva o Ganivet y dan a las familias los números de teléfono para que nos llamen», explica la responsable del Servicio de Menores de la Delegación de Igualdad y Bienestar Social de Granada, Esther Aguilera. De hecho, nada más llegar al Puerto de Motril, a bordo de la embarcación de rescate, la actitud de los menores y los mayores es muy distinta, según han podido detectar los voluntarios de Cruz Roja. Los niños están contentos. Saben que ellos se quedan en España y serán acogidos en uno de los centros de menores.

Cambia la tendencia

La tendencia, según señala la responsable del servicio de Menores, está cambiando en estos centros y si antes los menores se fugaban nada más llegar, ahora se quedan. También saben ya que en España si eres menor no puedes trabajar y tienen que estudiar y formarse. Por eso se quedan.

Los pequeños salen de tres pueblos concretos de Marruecos que forman una especie de triángulo de la pobreza (El Khala, Boujad y Beni Mellal) y que se están quedando sin población joven. Luego embarcan, junto a los mayores, en las costas de Alhucemas y Nador. Los centros andaluces de menores están a tope: en la Comunidad autónoma están albergados «el doble de los niños que tiene en estos momentos Canarias», según fuentes la Delegación de Igualdad y Bienestar Social de Almería.

http://www.ideal.es/granada/prensa/20060929/costa/tacticas-mafiosas-bonos-informacion_20060929.html

Anuncios


A %d blogueros les gusta esto: