Quince años por traficar con 3.860 kilos de hachís

Jueves 8 de Noviembre, a las 07:39:h

Tres personas acusadas de haber traficado con un alijo de 3.860 kilos de hachís en L’Hospitalet de l’Infant han sido condenados a una pena de global de 15 años de prisión y al pago de una multa de 3.669.600 euros. El desembarco de la droga, valorada en 5,36 millones de euros, se produjo a finales de abril de este año.
por àngel juanpere |

Un total de 123 fardos de hachís es el volumen de la droga incautada por la Guardia Civil el 28 de abril de este año en L’Hospitalet de l’Infant. Cuatro personas fueron detenidas por su presunta relación con el alijo, aunque finalmente una de ellas se comprobó que acudió engañada y que desconocía el tipo de mercancía. Ahora, la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Tarragona ha condenado a los tres procesados -cada uno de ellos tendrá que pagar una multa de 1.223.200 euros-. El holandés Andreas S. ha sido sentenciado a seis años de prisión, mientras que la pena para Hilmar Gert G. y Rainer K. -ambos alemanes- es de cuatro años y medio cada uno. Son los años que solicitaba el fiscal en sus informes -también pedía una multa para cada uno de seis millones de euros-.

En la sentencia se declara probado que minutos antes de las ocho de la mañana del 28 de abril de este año llegaron al puerto de L’Hospitalet los tres condenados -junto con la otra persona no procesada-. Lo hicieron a bordo de tres furgonetas, que fueron aparcadas en el dique, dentro del recinto portuario. Desde ellas bajaron bidones de combustible y comida.

Combustible y comida

El material lo cargaron en un barco destinado a recreo y que se encontraba amarrado cerca de la bocana. La embarcación, de nombre Challenger , era propiedad de Andreas. Los cuatro se subieron al barco y se hicieron a la mar.

Dos horas después, en aguas de soberanía española, se encontró con otro buque. Desde éste traspasaron al Challenger 123 fardos, que pesaban unos 30 kilos cada uno. Finalizada la descarga, el combustible y la comida fueron cargados en el segundo barco. El Challenger , con Andreas como patrón, se dirigió de regreso al puerto de L’Hospitalet, donde llegó sobre las 13.50 horas del mismo día 28.

Cuando el barco se aproximaba a su punto de amarre, fue visto por agentes de la Guardia Civil. A éstos les llamó la atención porque la línea de flotación quedaba ligeramente introducida en el agua y no mantenía la horizontal, sino que se veía escorado.

Se acercaron dos mujeres en una furgoneta aunque, al detectar la presencia policial, se marcharon sin que hayan podido ser identificadas.

http://www.diaridetarragona.com/

Anuncios


A %d blogueros les gusta esto: