Juzgan un vecino de Girona por lesiones a unos Mossos después del partido Catalunya-Euskadi

El fiscal pide dos años y medio de cárcel.

El fiscal pide dos años y medio de cárcel para un vecino de Girona acusado de haber atacado a dos Mossos después del partido de fútbol entre las selecciones de Catalunya y Euskadi que se disputó en octubre de 2006 en el Camp Nou. El procesado habría respondido violentamente cuando los agentes le cogieron una pancarta a favor del acercamiento al País Vasco de los presos de ETA.

La vista se celebró ayer en el juzgado penal número 8 de Barcelona. El acusado, Yannik Thierry Nlongbvouo, declaró qu eél sólo se quería hacer una foto con la bandera de Euskadi que se había comprado, y que por esto había pedido a un amigo suyo que lo acompañava que lo retratase. Como que detrás de donde estaba había una veintena de furgometas de los Mossos, tres agentes se bajaron de uno de los vehículos y le recriminaron esta acción. Después cogieron una pancarta a su amigo, en la que se pedía el acercamiento al País Vasco de los presos de ETA, ya que decían “que era ilegal”.

El procesado, que es de origen camerunés, aseguró que pidió explicaciones a los agentes, de los que dijo que lo habían tratado “mal” y que le habían pedido la documentación. “Dije que no tenía ningún problema en enseñarla, pero que ellos también se identifiquesen”, asegura el joven, que añade: “Se me tiraron encima y, en un acto reflejo, me agarré al brazo de uno de ellos, y nos caímos al suelo.” Después de esto, el acusado dice que los Mossos lo enmanillaron y lo dejaron en el suelo.

El acusado reiteró que en ningún momento insultó o agredió a los Mossos i que él sólo quería que le devolviesen la pancarta de su amigo: “Era un recuerdo porqué se la habíamos cambiado a unos seguidores vascos por una camiseta.”

El procesado dijo que, cuando estaba enmanillado en el suelo, los agentes le pusieron una rodilla en la espalda; le apretaron muy fuerte las esposas; tiraron de sus lavios, de sus orejas y de su nariz, y le dijeron que lo matarían. También explicó que había pasado “mucho miedo”, sobretodo durante el trayecto hacia la comisaría, y que cuando estuvo allí lo detuvieron.

Por su parte, los Mossos que participaron en la detención explicaron que fue el procesado el que se puso agresivo, ya que se dirigió hacia la furgoneta y los insultó y que, por esto, salieron. Le requisaron la pancarta cuando “él se la pasó a un compañero por la cara” y entonces “se puso muy nervioso, como si no fuese consciente de con quien hablaba”. Los agentes mantienen que el chico le dio un puñetazo a uno de los Mossos, antes de caerse al suelo con él. Sólo uno de los agentes dijo que los insultos empezaron después de que lo viesen haciéndose la foto y le dijesen que “por motivos de seguredad” no la podía hacer. Los agentes reconocieron que el acusado no se había querido identificar, aunque matizaron que en ningún momento les pidió el número policial.

La fiscalía reclama 1.250 euros de indemnización para dos de los agentes, por unas lesiones en las rodillas en uno y la rotura de un brazo cuando cayó en otro. La Generalitat, que actúa como acusación particular, pide tres años de cárcel para el procesado por los delitos de lesiones y atentado a la autoridad.

ORIGINAL SIN TRADUCIR:

Jutgen un veí de Girona per lesions a uns mossos després del partit Catalunya-Euskadi.

El fiscal demana per a ell dos anys i mig de presó

ACN. Barcelona
El fiscal demana dos anys i mig de presó per a un veí de Girona acusat d’haver atacat dos mossos després del partit de futbol entre les seleccions de Catalunya i Euskadi que es va disputar l’octubre del 2006 al Camp Nou. El processat hauria respost violentament quan els agents li van agafar una pancarta a favor de l’acostament al País Basc dels presos d’ETA.

La vista es va celebrar ahir al jutjat penal número 8 de Barcelona. L’acusat, Yannik Thierry Nlongbvouo, va declarar que ell només es volia fer una foto amb la bandera d’Euskadi que s’havia comprat, i que per això havia demanat a un seu amic que l’acompanyava que el retratés. Com que darrere d’on era hi havia una vintena de furgonetes dels Mossos, tres agents van baixar d’un dels vehicles i li van recriminar aquesta acció. Després van agafar una pancarta al seu amic, en què es demanava l’acostament al País Basc dels presos d’ETA, ja que deien «que era il·legal».

El processat, que és d’origen camerunès, va assegurar que va demanar explicacions als agents, dels quals va dir que l’havien tractat «malament» i que li havien demanat la documentació. «Vaig dir que no tenia cap problema a ensenyar-la, però que ells també s’identifiquessin», assegura el jove, que hi afegeix: «Se’m van llançar a sobre i, en un acte reflex, vaig agafar-me al braç d’un d’ells, i vam caure a terra.» Després d’això, l’acusat diu que els mossos el van emmanillar i el van deixar a terra.

L’acusat va reiterar que en cap moment va insultar o agredir els mossos i que ell només volia que li tornessin la pancarta del seu amic: «Era un record perquè l’havíem canviat a uns seguidors bascos per una samarreta.»

El processat va dir que, quan estava emmanillat a terra, els agents li van posar un genoll a l’esquena; van estrènyer molt fort les manilles; li van estirar els llavis, les orelles i el nas, i li van dir que el matarien. També va explicar que havia passat «molta por», sobretot durant el trajecte cap a comissaria, i que un cop allà el van detenir.

Per la seva banda, els mossos que van participar en la detenció van explicar que va ser el processat que es va posar agressiu, ja que es va dirigir a la furgoneta i els va insultar i que, per això, van sortir. Li van requisar la pancarta quan «ell la va passar a un company per la cara» i llavors «es va posar molt nerviós, com si no fos conscient amb qui parlava». Els agents mantenen que el noi va clavar un cop de puny a un dels mossos, abans de caure a terra amb ell. Només un dels agents va dir que els insults van començar després que el veiessin fer-se la foto i li diguessin que «per motius de seguretat» no la podien fer. Els agents van reconèixer que l’acusat no s’havia volgut identificar, tot i que van matisar que en cap moment els va demanar el número policial.

La fiscalia reclama 1.250 euros d’indemnitzacions per a dos dels agents, per unes lesions als genolls a un i el trencament d’un braç quan va caure d’un altre. La Generalitat, que actua com a acusació particular, demana tres anys de presó per al processat pels delictes de lesions i atemptat a l’autoritat.

http://www.vilaweb.cat/www/elpunt/noticia?p_idcmp=2637278



A %d blogueros les gusta esto: