El fiscal eleva a 32 años la petición de condena al acusado de descuartizar un agricultor

EFE 

Albacete, 5 dic (EFE).- El fiscal aumentó a 32 años de cárcel la pena de 29 años solicitada inicialmente para el joven alemán que descuartizó a un agricultor en Férez (Albacete) en febrero de 2006 y que actuó sabiendo lo que hacía, pese a tener un trastorno esquizoide de personalidad, según coincidieron los peritos.

En el juicio oral que hoy quedó visto para sentencia en la Audiencia de Albacete, el fiscal agravó su petición de condena para Stefan A., de 25 años de edad, al introducir las agravantes de ensañamiento y alevosía tras escuchar los informes periciales.

En la vista oral, los peritos fueron unánimes en declarar que el trastorno esquizoide de personalidad del acusado no condicionó su conciencia ni su voluntad el día del crimen, al atacar por la espalda a la víctima, el agricultor José Juárez, de 56 años, al que propinó 26 puñaladas antes de descuartizarle en diez trozos.

Además, el acusado -que llegó a esta pequeña localidad en su vagabundear por distintos países europeos- trató de matar a otro vecino, Avelino G.S. después del crimen de José, y agredió a un guardia civil durante su detención en los calabozos y a un intérprete cuando éste le dijo que le acusaban de asesinato.

Los forenses precisaron que el cuerpo del agricultor fue troceado en diez partes y que manejaba muy bien la navaja y el serrucho, porque “cortó la musculatura y serró luego los huesos”, dijeron.

Ocho piezas del cadáver se encontraron en la nave en la que escondió el cuerpo del José Juárez (miembros superiores, inferiores, el tórax, el abdomen, las vísceras y la oreja derecha), mientras que la cabeza de la víctima y su brazo izquierdo fueron encontrados en el vehículo del acusado, quién había estado ingresado en centros psiquiátricos en su país.

Además, en una fiambrera que llevaba el acusado en su mochila se encontraron restos del biceps y el triceps de uno de los brazos.

La forense que examinó el cadáver señaló ante la sala que de todos los navajazos ninguno pudo producir la muerte inmediata, y aunque no estaba consciente por la pérdida de sangre, es difícil determinar si vivía cuando fue descuartizado, indicó.

Además, la forense destacó que la víctima intentó parar los golpes de navaja con la mano en la que presentaba cortes que seccionaban los tendones, mientras que en la cabeza presentaba seis navajazos en uno de los cuales se quedó incrustada la punta de la navaja por la violencia del golpe.

Los peritos desecharon la posibilidad de que Stefan padeciera un brote sicótico en el momento de los hechos y explicaron que el acusado les dijo que troceó el cadáver porque pesaba mucho para trasladarlo y enterrarlo.

La defensa mantuvo que el acusado ingirió grandes dosis de alcohol que alteraron su enfermedad mental en el momento de los hechos, pero los peritos no lo entendieron así porque alegaron que actuó de forma muy minuciosa para descuartizar el cadáver, operación difícil de realizar en estado de embriaguez.

Antes de quedar visto para sentencia, el acusado hizo uso de la palabra y dijo que lo que ocurrió “no fue mi voluntad que sucediera”.

http://es.noticias.yahoo.com/efe/20071205/tes-el-fiscal-eleva-a-32-anos-la-peticio-61bd63d_1.html

Anuncios


A %d blogueros les gusta esto: