La Policía blinda Gomila

B. PALAU. PALMA. Las bandas juveniles están en el punto de mira. La tensión entre los Bling Bling y los G.A. (Ghetto Army) parece a punto de estallar. Son las doce y media de la madrugada del sábado y las patrullas de la Policía Local de Palma y el Cuerpo Nacional de Policía llevan varias horas recorriendo las calles y plazas de la ciudad consideradas como “calientes”, es decir, los puntos de encuentro habituales de estas pandillas. Decenas de agentes intensifican la vigilancia durante este fin de semana en Palma para evitar incidentes. En la medianoche, todo parece tranquilo. Apenas hay gente en las plazoletas y la gélida madrugada da un aspecto tétrico al paseo peatonal de Blanquerna. En Santa Pagesa, un grupo de seis personas de origen sudamericano charla apaciblemente junto a un banco. Su tranquilidad se ve interrumpida de forma repentina ante la llegada de siete motoristas del Grup d´Actuació Preventiva (GAP) de la Policía Local de Palma. Los agentes les rodean con las potentes motocicletas y les piden su documentación. Los vecinos, estupefactos, obedecen al instante. Un investigador apunta las filiaciones mientras otro procede a cachearlos. Con las manos a la espalda y las piernas abiertas, los policías les someten a un riguroso registro.
Prácticamente de forma simultánea, en otro punto de la ciudad, en la plaza Teniente Coronel Franco, una zona muy frecuentada por ciudadanos guineanos integrantes de los G.A., dos patrullas del Cuerpo Nacional de Policía se dirigen a otro grupo de extranjeros. “Nosotros somos ecuatorianos. No tenemos nada que ver con las pandillas. Sólo venimos aquí para pasar el rato con los amigos y charlar”, explica uno de los jóvenes. Después de que hayan sido identificados por los agentes, comentan que sí que están al corriente del clima de tensión que se vive estos días en las calles de Palma tras el crimen de Eusebio Ebulabate Sopale, el menor de 16 años natural de Guinea que fue apuñalado hace una semana en la calle Blanquerna. “Nosotros no sabemos nada de estas dos bandas, ni de los G.A. ni de los Bling Bling. Tampoco nos hemos enterado de dónde se van a pegar o si va haber represalias. A lo mejor les conocemos de vista porque también se suelen reunir en esta plaza. La Policía nos ha dicho que nos andemos con cuidado”, asegura otro de los muchachos. Todos ellos visten con llamativas prendas deportivas, gorras y pañuelos anudados en la cabeza. “Llevamos esta ropa porque estamos influenciados por Estados Unidos. Incluso mezclamos palabras en inglés con el español que se habla en Ecuador”, apunta uno de los jóvenes.
Ya entrada la madrugada, los controles se suceden en otras plazas como Serralta, Fleming o el parque de Son Costa, en Son Oliva. La Policía patrulla también por la calle Gavina, en Cala Major, y la Unidad de Prevención y Reacción (UPR) del Cuerpo Nacional de Policía se centra en s´Arenal. El dispositivo principal de vigilancia se encuentra en la calle Joan Miró, en las cercanías de Gomila, donde el pasado verano se desataron varias peleas multitudinarias. Nueve agentes del GAP, con la colaboración de la Unitat d´Intervenció Immediata y la Unitat Nocturna de la Policía Local de Palma, efectúan un férreo control de vehículos. Tras ordenar a los conductores que se detengan, inspeccionan los coches y cachean a los ocupantes. A algunos de ellos les intervienen pequeñas cantidades de marihuana, hachís y cocaína, además de un cuchillo, dos navajas, un cúter o una cizalla. “Hoy las pandillas están tranquilas. Hemos contactado con los guineanos y les hemos advertido que estamos encima de ellos y vamos a evitar cualquier reyerta”, indica un policía. La vigilancia continuará todo el fin de semana. No se puede bajar la guardia.

http://www.diariodemallorca.es/secciones/noticia.jsp?pRef=1746_10_316054__Sucesos-Policia-blinda-Gomila



A %d blogueros les gusta esto: