La provincia termina el año con 22 homicidios, cinco de ellos por ataques machistas

La provincia cierra el año con 22 homicidios, de los cuales cinco hay que atribuirlos a la violencia machista. La cifra es inferior a la del 2006, que concluyó con 25 casos, y a la del 2005, cuando se contabilizaron 30. En cambio, es ligeramente superior a la del 2004, cuando hubo que lamentar 21 muertes violentas de estas características, según corrobora la memoria del Instituto de Medicina Legal, organismo encargado de la realización de las autopsias.

Alicante es, con diferencia, el municipio más golpeado en el 2007 por los delitos de sangre. La capital acumula cinco de los 22 crímenes, además, casi todos concentrados en el segundo semestre. Las comarcas de l’Alacantí, la Vega Baja y las dos Marinas sobresalen como las zonas con más homicidios en toda la provincia.

Un análisis pormenorizado muestra que cerca de la mitad de las víctimas, diez, eran de nacionalidad extranjera. Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad han logrado esclarecer la inmensa mayoría de los asuntos, aunque cuatro están aún pendientes de resolución, incluido el del alcalde de Polop, Alejandro Ponsoda, tiroteado en octubre a las puertas de su domicilio. Junto a este crimen, falta por detener a los responsables de la muerte de un ciudadano chino en Elche, en marzo, la de un hombre que fue localizado en un descampado de Pego, con un fuerte golpe en la cabeza, en abril, y la de un vecino de Alicante que pereció acuchillado en su piso, en julio.

Pilar de la Horadada albergó el primer asesinato que trascendió a los medios de comunicación en el 2007. Fue la muerte a tiros de un marroquí hallado en el maletero de un vehículo. Supuestamente, fue víctima de un ajuste de cuentas de un grupo de narcotraficantes a los que, al parecer, engañó en la venta de una partida de hachís. La investigación indica que en los fardos les colocó ladrillos, en lugar de la sustancia estupefaciente.

Antes de que se desencadenase este suceso, se tuvo conocimiento de la muerte de una ciudadana ucraniana en Jávea, supuestamente asfixiada. Oficialmente, no se ha llegado a confirmar que se tratase de un asesinato.

Las riñas callejeras entre desconocidos provocaron dos fallecimientos. Uno de los finados celebraba su fiesta de cumpleaños con unos amigos en una taberna irlandesa de la costa de Orihuela.

Entre los delitos más reprobables, figura el homicidio de una niña de 21 meses, a manos, presuntamente, del compañero sentimental de su madre, una mujer de nacionalidad rumana. La autopsia reveló que pereció a causa de golpes en la cabeza.

Las cinco muertes encuadradas en la violencia contra la mujer se registraron en El Campello, Alcoi, Callosa d’En Sarrià, Novelda y Alicante. En el primer caso, la perjudicada supuestamente fue cosida a puñaladas por su ex compañero. Ambos se habían cruzado denuncias mutuas por maltrato.

El 16 de junio, un ciudadano portugués presuntamente acabó con la vida de su pareja en Alcoi, que fue estrangulada. A la mañana siguiente, se entregó en una comisaría de Ciudad Real, tras arrepentirse y no seguir con sus planes de fuga a su país. Tenía en vigor una orden de alejamiento que no respetó.

Sólo unos días más tarde, el 28 del mismo mes, una vecina de Callosa d’En Sarrià pereció tras ser agredida con un punzón por su ex marido. Los dos vivían en el mismo bloque. El 12 de agosto, un varón de nacionalidad rumana fue capturado después de acuchillar mortalmente a su mujer en Novelda. Por último, cabe referirse al asesinato de Svetlana Orlova, una mujer de nacionalidad rusa que supuestamente fue asesinada por su ex novio, con quien se negó a reconciliarse.

http://actualidad.terra.es/provincias/alicante/articulo/provincia_termina_homicidios_ataques_machistas_2152889.htm

Anuncios


A %d blogueros les gusta esto: