Cárcel para tres hombres por la tortura y secuestro de un magrebí

Los secuestradores, tras conocer su fortuna, tuvieron a la víctima cuatro días retenido. Le quemaron la espalda con una plancha para que éste les transfiriera 600.000 euros
JOSÉ ANTONIO SAU. MÁLAGA Pocos días antes del 11 de enero de 2004, dos ciudadanos ucranianos y uno estonio supieron del alto nivel adquisitivo de un empresario magrebí de la Costa del Sol debido a que uno de ellos le hizo varios trabajos en algunas de sus propiedades. El gran error de Ahmed fue haberles dejado conocerle, porque, a partir de ese momento, la obsesión de los tres extranjeros fue secuestrar a la ´presa´, torturarla y dejarla sin blanca. Ahora, la Audiencia les ha condenado a un total de 55 años y seis meses de prisión.
Para llevar a cabo su maquiavélico plan, uno de ellos se puso en contacto con Ahmed bajo el pretexto de enseñarle unos inmuebles en la urbanización ´Capellanía´ de Benalmádena, de los cuales uno había sido alquilado con nombre falso por un integrante de la banda.
Cuando llegaron al chalé, llamaron a la puerta, y, tras ella, se hallaban los otros dos delincuentes con las caras cubiertas por pasamontañas. El supuesto vendedor le dio un empujón y lo introdujo en el interior de la casa, tras lo que sus dos compinches “le golpearon la cabeza por detrás y le produjeron varios cortes en la espalda, al tiempo que le cubrían la cabeza con una bolsa de plástico, le taparon la boca con cinta adhesiva y le ataron las manos con nylon”, consta en el apartado de hechos probados de la sentencia.
Pero eso no fue todo. Ahmed tuvo que pasar la noche atado sobre una de las camas del chalé. Seguidamente, los procesados le sustrajeron la suma de 1.400 euros que éste llevaba consigo y las llaves de la casa que los malhechores utilizaron para entrar en la misma y hacerse con todos los objetos de valor que encontraron allí, entre ellos una pequeña maleta con documentos relativos a sus propiedades, un bolso gris y otras dos bolsas de plástico que contenían talonarios, libretas bancarias y diversas llaves de otros inmuebles.
Ahmed, privado de libertad de movimientos como estaba, “fue obligado a firmar diversos documentos que comprometían su patrimonio, entre ellos un cheque que tuvo que rubricar tras serle quemada la espalda con una plancha”. señala el tribunal en su fallo.
El cheque, por valor de 8.000 euros, fue ingresado en un cajero automático sin que llegara a transferirse la cantidad hasta la cuenta de los secuestradores. Un día antes, entre las 10.30 y las 11.00 horas, Ahmed fue conminado de forma violenta a llamar al director del BBVA de la Plaza Costa del Sol de Torremolinos, “para indicarle que iba hacer una transferencia de 600.000 euros a una cuenta abierta en otro banco a nombre de uno de los procesados, traspaso que no llegó nunca a hacerse efectivo”, explica el tribunal juzgador.
Un día después, el magrebí logró liberarse y huir de sus captores, tras la que comunicó los hechos a la policía. Como consecuencia de las torturas sufridas, Ahmed tuvo que recuperarse de una herida inciso-punzante en su hombro izquierdo y de una quemadura en la espalda, secuelas de las que tardó 30 días en sanar.
Los miembros de la banda llevaban carnés falsos de otras nacionalidades distintas a las propias en el momento en el que fueron abordados por los agentes de la Policía Nacional.
Por las faltas de lesiones de las que están acusados tendrán que pagar cuantiosas multas, así como también habrán de sufragar una indemnización de 12.000 euros para el perjudicado.

http://www.laopiniondemalaga.es/secciones/noticia.jsp?pRef=3132_2_154678__Malaga-Carcel-para-tres-hombres-tortura-secuestro-magrebi

Anuncios


A %d blogueros les gusta esto: