La Fiscalía rebaja a 17 años la pena de prisión para el acusado de apuñalar a un joven en una discoteca de Santander

Europa Press 

Asegura que John Fredy había decidido matar a Mauricio de forma “premeditada”, “a traición” y “sin posibilidad de defensa” SANTANDER, 30 (EUROPA PRESS) – La Fiscalía rebajó hoy de 18 a 17 años la pena de prisión para John Fredy C.M., el colombiano acusado de matar a un compatriota suyo, Mauricio V.V., de 13 puñaladas en la discoteca ‘Cachamba’ de Santander, en la madrugada del 14 de octubre de 2006.

Mientras, las acusaciones particulares ejercidas por los padres y la viuda de la víctima mantuvieron las penas solicitadas inicialmente –17 años y seis meses de prisión y 20 años, respectivamente– y la defensa se ratificó, por su parte, en la libre absolución del presunto agresor al alegar enajenación mental transitoria e intoxicación plena.

En el transcurso del juicio que se celebra desde el lunes en la sección tercera de la Audiencia Provincial, la Fiscalía consideró que los hechos constituyen un delito de asesinato con alevosía puesto que, según el informe presentado, John Fredy había decidido “acabar con la vida” de Mauricio de forma “premeditada”. Así, la fiscal esgrimió que era “plenamente consciente” de lo que estaba haciendo por lo que actuó con “mucha rapidez” ya que sacó el cuchillo y se lo clavó en “numerosas” ocasiones, “indiscriminadamente”, “a traición” y “sin posibilidad de defensa”.

A este respecto, la defensa consideró que no se puede “calificar” ni “castigar” los hechos como asesinato ya que, a su entender, no está acreditada ni se ha probado durante el proceso la alevosía. En este sentido el abogado defensor explicó que, según los testigos, John Fredy y Mauricio estaban discutiendo y el apuñalamiento se acometió “cara a cara” y no por la espalda, tal y como también constató el encargado de seguridad de ‘Cachamba’, el único que vio “perfectamente” lo que ocurrió.

Por otro lado, la defensa apuntó que sí está “acreditado” el hostigamiento que sufría el acusado desde hacía varios meses por parte de amigos de la víctima, que le perseguían y acosaban cada vez que le veían e incluso intentaron robarle en una ocasión una videocámara de 500 euros.

CONTRADICCIONES.

El Ministerio Fiscal pidió al jurado popular, que emitirá su veredicto mañana jueves, 31 de enero, que valore las “continuas contradicciones” en la declaración del presunto agresor después de que salió de ‘Cachamba’ así como el hecho de que, “curiosamente”, no se acordara de nada de lo sucedido a partir de ese momento, a pesar de que sí lo recordaba “con nitidez” en los interrogatorios de la Comisaría y ante el Juzgado. “Qué casualidad”, apostilló la fiscal, mientras que la defensa justificó la actitud de su representante porque, según dijo, estaba bajo los efectos del alcohol y las drogas.

Por otro lado, la Fiscalía se cuestionó durante el proceso porqué el acusado, si tenía miedo a los compatriotas que le hostigaban desde hacía varios meses, continuaba yendo a los mismos lugares donde se los encontraba –un bar colombiano de la calle San Luis y la propia discoteca ‘Cachamba’– y por qué no lo denunció. A este respecto, la defensa indicó que John Fredy es inmigrante y “desconfía” de la Policía.

La Fiscalía también concluye que John Fredy no era un consumidor “habitual” de drogas ni hay pruebas de que estuviera bajo los efectos del alcohol y la cocaína la noche de los hechos, “sólo su versión”. En este sentido, recordó la fiscal, cómo numerosos testigos, entre ellos agentes de la Policía Nacional, dijeron que el acusado estaba tranquilo y en perfectas condiciones tras asestar las puñaladas a su compatriota.

En cuanto al reconocimiento de los hechos en un primer momento, la Fiscalía considera que no se trata de una confesión ya que, a su parecer, John Fredy fue “pillado in fraganti” cometiendo un acto “delictivo” y fue retenido “sin posibilidad de escapatoria” y pidió, por tanto, que no se aplique el atenuante de confesión solicitado por la defensa.

Las acusaciones particulares destacaron por su parte que John Fredy tenía intención de matar y sabía “muy bien” lo que hacía. Asimismo calificaron de “desfachatez” que John Fredy se acuerde de los hechos cuando él era la víctima –acosado y hostigado– “nada más”, pero se olvide “de todo” cuando cometió el “asesinato”.

RESPONSABILIDAD CIVIL.

Por otro lado se refirieron a la responsabilidad civil de la empresa explotadora de ‘Cachamba’ ya que, según su opinión, es un local “peligroso y conflictivo” y no se extremaron las medidas de seguridad. En este sentido, recordaron que ninguno de los testigos pudo asegurar que John Fredy pasara al entrar de nuevo en la discoteca por el detector de metales.

Sin embargo, para la defensa del personal de ‘Cachamba’ y de la empresa que explotaba la discoteca en aquellos momentos, constituye una afirmación “gratuita” asegurar que el local es un sitio peligroso ya que nadie lo ha probado ni demostrado durante el proceso. De ahí que pidieron que se exima a la empresa y a los empleados de pagar las indemnizaciones solicitadas por los padres del fallecido –300.000 euros a abonar por el acusado y la aseguradora del local– y la viuda –300.000 euros entre el acusado y el local–.

Finalmente, en el derecho a la última palabra, John Fredy instó a las autoridades competentes a que averigüen los antecedentes que los amigos de la víctima tienen, tanto en Colombia, como en España y Santander.

http://es.noticias.yahoo.com/ep/20080130/ttr-la-fiscala-rebaja-a-17-aos-la-pena-d-c2ebf40_1.html

 

Anuncios


A %d blogueros les gusta esto: