Francia convocó de urgencia al CNI en Navidad para informarle del plan terrorista

El núcleo de la célula, instalado en Barcelona, pretendía atentar tres veces en la ciudad y repetirlo en otras ciudades europeas   |  Los espías abortaron los atentados al ver a un miembro del grupo deshacerse de una sustancia y cables en la basura la noche anterior a la operación.

02/02/2008

Madrid. (EUROPA PRESS).- La Dirección General de la Seguridad Exterior (DGSE), el servicio secreto francés, convocó de urgencia la pasada Navidad a sus colegas del Centro Nacional de Inteligencia español (CNI) para advertirles de la trama terrorista que se estaba urdiendo en varios países europeos y que tenía su centro neurálgico en Barcelona, informaron fuentes próximas a la investigación.

Seguir leyendo noticia

Altos responsables del CNI acudieron inmediatamente a la cita con sus colegas franceses, que les expusieron el plan de los terroristas paquistaníes de atentar en Barcelona hasta en tres ocasiones y luego repetir las acciones suicidas en Reino Unido, Portugal, Alemania y en su propio país.

En la reunión, los espías franceses aportaron los nombres de varios integrantes de la célula, algunos de ellos residentes en Barcelona desde hace varios años, ya conocidos por los miembros de la Inteligencia española, que habían fijado su atención en la actividad proselitista que mantenían en el marco de la secta Tabligh, rigorista en su interpretación del Corán.

En ese momento se inició un dispositivo en Barcelona mientras los contactos entre la DGSE y el CNI eran constantes, repitiéndose de forma bilateral con la Inteligencia de los otros países afectados, Reino Unido, Portugal y Alemania.

En el marco de esa cooperación, el 16 de enero saltaron todas las alarmas. Ese día, los agentes franceses alertaron a sus colegas españoles de que un paquistaní acababa de llegar a Barcelona en tren, procedente de Francia, con el encargo de participar en un atentado suicida. Ese individuo resultó ser el colaborador de los servicios franceses que estaba proporcionando la información más sensible sobre los planes de la célula y que, tras el desarrollo de la operación en la Ciudad Condal el 18 de enero, pasó a ser el testigo protegido F-1.

Agentes del CNI camuflados en las proximidades del piso de la calle Santa Madrona presenciaron la noche anterior a la operación cómo uno de sus integrantes, Qaader Malik, del grupo de explosivos, se deshacía en un cubo de basura de varios cables y una sustancia. Cuando los espías acudieron a recuperar dicha sustancia pensaron que era Triperóxido de acetona o TATP, el potente explosivo conocido como ‘Madre de Satán’.

Nota a Zapatero
Los agentes de Inteligencia pidieron la colaboración de los Mossos d’Esquadra para que su División de Policía Científica analizase la sustancia, que finalmente resultó ser nitrocelulosa, la misma que al día siguiente encontraron los guardias civiles que irrumpieron en el local de la calle Maçanet, donde fueron detenidas siete personas. El resultado del análisis provocó que el CNI alertase de la situación a la Guardia Civil en la mañana del viernes y al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, al que se remitió una breve nota siguiendo el protocolo de actuación para estos casos del servicio secreto español, precisaron las fuentes consultadas.

Diez de los detenidos en la red ya se encuentran en prisión por orden del juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno, pero continúan huidos, al menos, otros tres miembros de la célula. Las Fuerzas de Seguridad de los países que supuestamente iban a ser atacados buscan con intensidad a los huidos, que iban a actuar como mártires, y a esa labor se ha unido algún país europeo donde se sospecha podría haber viajado alguno de los fugados.

Al tiempo, Barcelona sigue tomada por agentes de todos los Cuerpos en busca de los huidos y del supuesto material explosivo que iban a utilizar en los atentados suicidas de los que habló el testigo protegido.

http://www.lavanguardia.es/lv24h/20080202/53432672570.html

 

Anuncios


A %d blogueros les gusta esto: