´Me arrojé desde un segundo piso por miedo porque no tengo papeles´

El detenido en la ´Operación Lagos´ que resultó herido niega ser traficante tras salir del hospital.

B. PALAU. PALMA. “Me arrojé desde un segundo piso por miedo. Tenía mucho pánico porque no tengo papeles y tampoco tengo trabajo”. Roland U., uno de los detenidos en la denominada ´Operación Lagos´ llevada a cabo el pasado martes en Palma y que permitió la desarticulación de una banda que presuntamente se dedicaba a traficar con grandes partidas de cocaína en Mallorca, confiesa que trató de escapar de la Guardia Civil por temor a que le deportaran a su país. Roland es nigeriano y tiene 28 años. No se lo pensó ni un instante en el momento en que varios agentes irrumpieron en el domicilio donde tenía alquilada una habitación en el barrio de Son Gotleu. Se lanzó por la ventana desde un segundo piso hacia un patio interior. El golpe fue brutal. Cayó de cabeza. “Los médicos de Son Dureta me han dicho que tuve mucha suerte porque podría haber muerto”, se sincera el joven, todavía dolorido.
Roland recuerda con detalle lo ocurrido el pasado martes en la calle Picos de Europa cuando una decena de investigadores, camuflados con pasamontañas y equipados con chalecos antibalas, tomaron uno de los domicilios: “Serían las siete y media de la mañana. Yo estaba durmiendo. De repente, oí un ruido muy fuerte. ´Bumm´. Alguien había echado abajo la puerta de entrada. Me desperté y empecé a escuchar las voces de los policías. Yo tenía cerrada la habitación con llave. No sabía que estaba pasando allí. Entonces me tiré desde la ventana. Estaba asustado y me lancé al vacío de un segundo piso. Luego, no recuerdo nada más. Quedé inconsciente. Hasta que desperté en la cama de un hospital”. El joven sufrió un traumatismo craneoencefálico y una contusión temporal, además de otros golpes y heridas superficiales en piernas, brazos y espalda. Primero fue trasladado al hospital de Son Llàtzer, pero de allí lo derivaron a Son Dureta, donde permaneció ingresado hasta el pasado viernes. Mientras estaba hospitalizado recibió la orden de libertad. “En Son Dureta me regalaron estas zapatillas de estar por casa y aún no me las he quitado. Ahora no puedo entrar en casa porque está precintada. Quiero sacar mis cosas y mi ropa de allí. Desde el jueves voy vestido igual. Los pantalones y el jersey son de unos allegados de mi novia y las zapatillas me las regalaron en el hospital”, señala Roland con desesperación. Ayer compareció en los juzgados de Palma junto a su abogada, Alicia Beltrán, quien intentó que un juez le autorizara a recoger sus pertenencias del piso. Su novia también estuvo presente. El joven negó dedicarse al narcotráfico: “Yo no sabía nada de eso. No tengo nada que ver con mi compañero de piso. Yo tenía alquilada una habitación allí desde noviembre. Los gastos los pagaba mi novia”.

http://www.diariodemallorca.es/secciones/noticia.jsp?pRef=1802_10_330427__Sucesos-arroje-desde-segundo-piso-miedo-porque-tengo-papeles

Anuncios


A %d blogueros les gusta esto: