El aumento del paro rumano provoca un repunte de la mendicidad

La crisis del sector de la construcción se está cebando con el colectivo inmigrante especialmente en una provincia como Castellón, con un núcleo fuerte de población rumana -más de 50.000, siendo la segunda provincia de España con más ciudadanos procedentes de este país- y especializada en un sector económico que ha visto crecer el desempleo en esa provincia un 84 por ciento en el último año.
He aquí una de las claves que explican la importancia que este colectivo -y las medidas regulatorias a adoptar en el futuro en cuanto a contratación en el país de origen- está cobrando en las ideas y promesas electorales de los partidos políticos, especialmente materializado en el «contrato de integración» del candidato del PP, Mariano Rajoy.

«La situación es insostenible. Somos muchos rumanos, dedicados a lo mismo mayoritariamente y nos hemos quedado sin el empleo que antes teníamos», declara la presidenta de la Asociación de Inmigrantes de Países de Europa del Este, Angela Placsintar, quien sin embargo resalta que los ciudadanos de su país «siguen llegando a Castellón, a pesar de que aquí ya no hay esperanzas para todos».
Los últimos datos del desempleo demuestran que la situación es alarmante. Con un aumento del número de parados extranjeros en Castellón del 56 por ciento durante el último año -se ha pasado de 8.200 desempleados a 12.800-, las organizaciones de asistencia a ciudadanos inmigrantes destacan que la mendicidad ha repuntado en la provincia: «Hay personas desesperadas, incluso recurren a la mendicidad o a recorrer a los basureros para poder comer, a las puertas de los restaurantes».

Ilegales sin poder reclamar

En la Comunidad Valenciana, de los 223.200 parados existentes, 78.600 (un 35 por ciento) son extranjeros, con un aumento del 50 por ciento durante el último año. El repunte del paro inmigrante también ha sido especialmente dramático en Alicante. Y en Valencia, instituciones como la Casa de la Caridad constatan un aumento del número de usuarios inmigrantes que acuden a sus servicios de comedor, aunque este hecho no está directamente relacionado con la coyuntura económica actual, sino que suelen ser parados de larga duración o inmigrantes recién venidos.

Desde la Asociación de Inmigrantes de Países de Europa del Este también se advierte de que «muchos empresarios dicen no poder hacer frente a los pagos de los salarios» a los inmigrantes rumanos, «algunos de los cuales no pueden denunciar esta situación pues se encuentran en Castellón de manera irregular».
Uno de los remedios que se se vislumbra es la posibilidad del retorno voluntario a Rumanía, un país deficitario de mano de obra -en pleno auge de obras públicas gracias a las ayudas de la Unión Europea- y cuyo gobierno pretende estimular la llegada de trabajadores. No obstante, los inmigrantes se mantienen reacios a tal eventualidad pues esperan que la situación mejore en los próximos meses. «Aguantamos porque en España cobrando el paro al que tenemos derecho estamos mejor que en Rumanía», asegura Dan, uno de los trabajadores que se ha visto sorprendido por el pinchazo de la construcción.

http://www.abc.es/20080212/valencia-valencia/aumento-paro-rumano-provoca_200802120303.html


  1. 1 ¿Hay o no hay crisis?

    […] Riesgo de aumento de mendicidad y delitos, al haber más gente sin recursos que no tiene trabajo […]

  2. 2 Las Consecuencias de las crisis econmica?

    […] Riesgo de aumento de mendicidad y delitos, al haber ms gente sin recursos que no tiene trabajo. […]






A %d blogueros les gusta esto: