La M-30 de los mendigos.

Que dos mendigos rumanos lleven semanas viviendo en un pasadizo del parque que se construye sobre los túneles de la M-30, entre basura y ratas, es más que simbólico. Alrededor de 2.000 personas sin hogar viven en la calle en la capital -otras 1.500 en albergues municipales-. Poquísimas consiguen rehacer sus vidas. Al igual que las obras de la M-30, que parece que nunca acaban -el parque no estará hasta 2010-, los sin techo también recorren un trayecto interminable para salir de la calle. Muy pocos lo consiguen porque cuando logran un trabajo, y pueden ahorrar, tienen que abandonar el albergue. Pierden el trabajo y vuelven a la calle. Es su particular M-30.

Edición: Zoe Rodríguez

Anuncios


A %d blogueros les gusta esto: