Un marroquí ingresa en Topas por intentar atropellar a un policía

Un joven de 25 años, T. L, de nacionalidad marroquí, ingresó ayer en el centro penitenciario de Topas, tras prestar declaración ante el magistrado de guardia, quien le imputa como presunto autor de tres delitos: imprudencia y atentado grave contra la autoridad y conducción bajo los efectos de las bebidas alcohólicas.
J. R.El súbdito marroquí fue detenido a las 05.00 horas de la madrugada del viernes al sábado por agentes de la Policía Nacional, que le localizaron en la Cuesta del Carmen, cerca de la plaza de la Fuente, y tras intentar arrollar a un agente mientras huía del lugar.Hasta allí, acudieron tras recibir varias llamadas a la sala del 091 que avisaban de la presencia de un turismo, un Mercedes Benz clase 250, que circulaba “a toda velocidad por la calle Prior”, apuntan fuentes policiales. Los alertantes aseguraban que “habían tenido que tirarse al suelo” para evitar ser atropellados por el vehículo que conducía el joven marroquí detenido. Junto con él, viajaba como copiloto un ciudadano de nacionalidad francesa de 36 años, R. E. B., quien también fue capturado y prestó declaración ayer en juzgados. El juez, sin embargo, ordenó, en este caso, su puesta en libertad.

Pisó el acelerador
La actuación policial se realizó, finalmente, en la Cuesta del Carmen, donde un vehículo patrulla intentó cortar el paso al turismo de los dos detenidos, que no frenaron. El conductor marroquí pisó el acelerador en dirección contraria para escapar de la Policía y sin molestarse en que podía colisionar con varios vehículos estacionados en la zona y con las mismas patrullas policiales. Sin embargo, el momento de mayor tensión llegó cuando uno de los agentes desplazados hasta la Cuesta del Carmen se bajó de su vehículo e instó a los dos detenidos a apagar el motor del Mercedes Benz en el que viajaban. La respuesta del conductor fue pisar el acelerador y dirigirse hacia el lugar donde el agente de la Policía Nacional reclamaba a ambos que pusieran fin a su veloz escapada. El intento de atropello no llegó a consumarse por la rapidez con la que se movió el policía, que, no obstante, no pudo evitar ser golpeado, aunque no con total nitidez, por el turismo de los dos detenidos. El agente sufrió lesiones que le obligaron a recibir atención médica, mientras sus compañeros conseguían interceptar en el mismo escenario del atropello, el Mercedes de los dos magrebíes.

Anuncios


A %d blogueros les gusta esto: