El riesgo de sufrir violencia de género es mayor en inmigrantes

Profesionales que trabajan con el colectivo inmigrante asistieron las dos últimas semanas a unas sesiones sobre violencia de género centradas en mujeres extranjeras. El Instituto Aragonés de la Mujer y la Fundación Adunare trajeron a Huesca un curso que ofrece estrategias para salvar las barreras culturales. Las inmigrantes sufren una elevada tasa de violencia doméstica, con un riesgo de muerte que multiplica por cinco al de las españolas.

HUESCA.- El Instituto Aragonés de la Mujer y la Fundación Adunare, con sede en Zaragoza, han desarrollado en Huesca el curso “Violencia de género. Técnicas para una intervención social intercultural con mujeres de origen extranjero”. Profesionales que trabajan con estos colectivos asistieron a las sesiones, que abordaron el problema de forma individualizada en cada una de las culturas.

El objetivo principal es informar a los profesionales y personal voluntario que trabaja en intervención con mujeres de origen extranjero víctimas de violencia de género y proporcionar claves culturales que puedan influir en su trabajo. Es importante también dar a conocer la percepción de lo que es violencia de género en los colectivos de inmigrantes, eliminar estereotipos y prejuicios que puedan dificultar las acciones y conseguir que el profesional tenga una visión diferenciada de la mujer inmigrante que le permita darle un trato personalizado. Se trata sobre todo de proporcionar recomendaciones para mejorar la relación entre profesionales y víctimas y optimizar los procesos de intervención y asesoramiento.

La mujer inmigrante sufre altos índices de maltrato. “Las estadísticas muestran que la violencia de género afecta comparativamente más a las extranjeras que a las españolas”, apunta Ana Cristina López Latorre, coordinadora pedagógica de Adunare. Los datos dicen que el riesgo de muerte a manos de sus parejas es cinco veces superior al de las españolas. En datos generales, entre enero y marzo de 2007, Aragón registró una tasa de 4,32 denuncias por cada mil habitantes, y ocupó el puesto 13 en porcentaje de denuncias. “Sin embargo, fue la comunidad autónoma con mayor índice de muertes violentas en 2006”, según datos del Consejo General del Poder Judicial.

Entre los profesionales, los hay con distinto grado de conocimiento. “Algunos tienen mucha experiencia, pero no han recibido formación en ese ámbito y trabajan sobre la marcha. Nosotros intentamos cubrir lagunas formativas, pero es importante señalar que los profesionales tienen una gran voluntad de mejorar y aprender cosas nuevas y optimizar su intervención”.

“La barrera idiomática se puede solventar, pero luego te encuentras con otras, que son las culturales”, recalca López Latorre. Un ejemplo claro es su opinión sobre violencia de género. El curso se basó en datos de un estudio previo, con entrevistas a inmigrantes para conocer cómo se valora la mujer y su rol en la cultura de origen, qué idea hay sobre la violencia de género, y la percepción sobre la legislación española en materia de violencia. “Nosotros tenemos una serie de instrumentos, conceptos y definiciones sobre la violencia, y cosas que para nosotros son violencia de género en otras culturas es algo socialmente admitido, e incluso normal”. El primer paso es ver cómo entienden otras culturas la violencia, e informar de cómo se piensa en España.

Pero no se debe pensar que todas las mujeres inmigrantes reciben malos tratos. “Sí que existe un riesgo real, pero no todas sufren estas prácticas, aunque las hay un porcentaje alto. En muchos casos se adaptan bien al entorno”.

Las propias mujeres inmigrantes protagonizan los seminarios, aportando su testimonio personal. “Creemos que es más coherente y pueden transmitirlo mucho mejor. Lo hacen siempre personas originarias de ese colectivo, que pueden dar una respuesta más convincente, a veces desde la propia experiencia personal”.

http://www.diariodelaltoaragon.es/noticias/detalle.php?id=271929 

Anuncios


A %d blogueros les gusta esto: