La Policía Nacional desarticula en Valencia una organización criminal integrada por ciudadanos de Europa del Este

14.03.2008

Controlaban con “practicas mafiosas” la seguridad de clubes de alterne, bares de copas y discotecas.

Empleaban métodos expeditivos para someter a nuevos miembros del grupo, “captar” a sus clientes y eliminar la competencia de grupos rivales.

Nueve detenidos de nacionalidad ucraniana y uno natural de Rusia.

Agentes de la Policía Nacional adscritos a la UCRIF-Valencia y a la UCRIF-Central, han desarticulado una organización criminal formada por ciudadanos de Europa del Este, ucranianos en su mayoría, asentada en la provincia de Valencia. Se ha detenido a diez individuos como presuntos autores de los delitos de asociación ilícita, extorsión a empresarios, coacciones, amenazas, detención ilegal y falsificación de documentos.

El grupo desarticulado controlaba con “practicas mafiosas” la seguridad en clubes de alterne, bares de copas y discotecas en la provincia de Valencia, Madrid y Córdoba. Empleaban métodos expeditivos para someter a nuevos miembros del grupo, “captar” sus clientes y eliminar la competencia grupos rivales

Las investigaciones se iniciaron a finales de diciembre de 2007, cuando los agentes tuvieron conocimiento de que esta organización criminal estaba actuando en la zona de Valencia. Se averiguó que reclutaban a nuevos miembros en sus países de origen en función de sus cualidades físicas, experiencia en el manejo de las armas o por su pasado como soldados, y les ofrecían trabajo como porteros/vigilantes en locales de ocio de Valencia (clubes de alterne, discotecas, pubs, etc). La investigación se amplió también a otras provincias como Madrid y Córdoba, donde igualmente desarrollaban sus actividades ilícitas.

Métodos expeditivos para someter a nuevos miembros del grupo, captar clientes” y eliminar a grupos rivales

Los responsables de este grupo “mafioso” exigían a sus subordinados un sometimiento pleno a las normas establecidas, utilizando métodos expeditivos en caso de incumplimientos: amenazas, coacciones, palizas, encierros y multas. Estos mismos procedimientos se utilizaban contra los propietarios de los locales a los que pretendían imponer sus servicios de vigilancia, así como para eliminar la competencia de otros “clanes mafiosos” rivales, generalmente formados por ciudadanos rumanos, que pugnaban por controlar el sector.

Captación y formación específica en labores de “seguridad”

La captación se realizaba en Ucrania con la promesa de un trabajo honrado y bien remunerado como camarero o portero de discoteca. Posteriormente exigían obediencia ciega y cumplimiento imperativo de las normas establecidas bajo amenaza de multas u otro tipo de acciones más expeditivas. Proporcionaban a sus miembros instrucción en el manejo de armas, elementos defensivos y técnicos, similares a los usados en prácticas de guerrilla y que incluía prácticas de tiro y defensa personal en gimnasios frecuentados por el grupo, todo ello con material facilitado por la organización. El tráfico de estupefacientes era otra de las presuntas actividades delictivas de la organización como medio de obtención de fondos.

Registros y controles de extranjería

Durante la operación se han practicado seis registros domiciliarios, tres en Valencia ciudad, dos en Quart de Poblet y uno en Mislata. Como complemento a las actuaciones se han realizado varios controles de extranjería en dos clubes de alterne y un bar de copas de la capital valenciana, en los que han sido detenidas siete mujeres extranjeras por infracción a la Ley de Extranjería y un español reclamado judicialmente, con orden de ingreso en prisión, sin relación alguna con el grupo criminal desarticulado.

En los registros domiciliarios, y como elementos de prueba más significativos, se hallaron catorce pistolas (nueve de ellas detonadoras), cartuchería, una defensa eléctrica, chalecos antibala, machetes y otros tipos de armas blancas, pasamontañas, prendas de camuflaje, equipos de transmisión, micro-cámaras inalámbricas, juegos de ganzúas, grilletes, documentación falsa, registro de morosos y una balanza de precisión.

http://www.mir.es/DGRIS/Notas_Prensa/Ultimos_comunicados/np031403.html

Anuncios


A %d blogueros les gusta esto: