La llegada de inmigrantes a Canarias se duplica con respecto a 2007

Cerca de 2.800 «sin papeles» llegan a las islas en patera en sólo tres meses.

La llegada masiva provoca que los centros de extranjería estén al 115 por ciento de su capacidad.

J. L. Zurita
TENERIFE- Al tiempo que en Santa Cruz de Tenerife se muestra la exposición «Enciende África», que hasta el 6 de mayo reúne el trabajo de siete reconocidos fotógrafos y fotoperiodistas (entre otros, el Premio Príncipe de Asturias Sebastiao Salgado) bajo una temática común: el continente africano y sus habitantes, una nueva oleada de inmigrantes irregulares a bordo de embarcaciones ha llegado estas últimas semanas al Archipiélago canario. Sin ir más lejos, este pasado fin de semana: 974 inmigrantes, el récord en llegada en lo que va de año.
Es como si algunas de las imágenes que se retratan en la sala de CajaCanarias cobrasen trágica vida en las costas isleñas. Pero no es nuevo. No coge por sorpresa. Parece que ya es costumbre que con el buen tiempo, las mafias que trafican con personas se lancen al océano y pongan en solfa el futuro de cientos de seres humanos en busca del paraíso europeo.
En los últimos tres meses cerca de 2.800 inmigrantes han arribado a las Islas, lo que ha desencadenado que los centros de internamiento de extranjeros en las islas estén actualmente al 115 por ciento de su capacidad.
Esto ha obligado al Gobierno de Canarias a fletar desde el lunes tres aviones a la Península con 158 inmigrantes para su realojo en centros repartidos por distintas comunidades autónomas.
El paisaje se ha repetido estos días. Si cinco pateras llegaban a Tenerife con 226 inmigrantes, en Gran Canaria se localizaban cuatro embarcaciones con 107 personas, algunos menores de edad.
Ante esto, el portavoz del Gobierno canario, Miguel Becerra, ha solicitado una vez más, como la voz que clama en el desierto, que Madrid considere la inmigración un problema de Estado y que pida a la Unión Europea los medios para ayudar a Mauritania.
Por su parte, ante la demanda canaria, el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, califica de «seria pero no alarmante» la situación y avanza que en los próximos días los secretarios de Estado de Seguridad, Interior, Trabajo y Exteriores viajarán a Nuakchot.
Pero la cruda realidad va más rápida que la política y el puerto tinerfeño de Los Cristianos y la comisaría de Policía del sur de Tenerife se convierten estos santos y turísticos días en un improvisado campamento para acoger a los cientos de inmigrantes que no paran de llegar en cayucos.
A su vez, un juez se traslada a esta misma comisaría para tramitar con urgencia la documentación precisa para enviar a los recién llegados a los centros de retención o al acuartelamiento de Las Raíces.
Y al puesto permanente de la Cruz Roja se une ahora el albergue improvisado del recinto policial. Baños extras e improvisadas colchonetas completan el mobiliario.
No hay descanso. Sólo la provincia de Santa Cruz de Tenerife ha recibido en los últimos días más de mil indocumentados en cerca de veinte cayucos. Pero Gran Canaria, Fuerteventura y Lanzarote también están en la hoja de ruta, que para el delegado del Gobierno, parte ahora desde Senegal tras aumentarse el control en Marruecos y Mauritania. Por el momento, el último cayuco llegó el martes con 62 ocupantes. Arribó a Tenerife a la zona de Los Abrigos.

http://www.larazon.es/29305/noticia/Espa%F1a/La_llegada_de_inmigrantes_a_Canarias_se_duplica_con_respecto_a_2007

Anuncios


A %d blogueros les gusta esto: