La Guardia Civil detiene a dos personas por supuesto delito contra la salud pública

Escrito por El Faro / Melilla    viernes, 21 de marzo de 2008

Los acusados cambiaban las etiquetas de los productos de su tienda que estaban caducados, como mermelada y café Una patrulla de Seguridad Ciudadana de la Comandancia General fue requerida por una persona de nacionalidad marroquí que transitaba por la calle General Astilleros y que relató a los agentes que acababa de comprar  para consumo propio unos botes de mermelada y había comprobado que estaban caducados desde el año 2002, y que al volver al establecimiento para devolverlos le facilitaron allí mismo unas nuevas etiquetas adhesivas del producto,  para que quitase las que llevaban los botes y las sustituyese por las que se le ofrecía, donde constaba la fecha de caducidad el año 2009.
A  la vista de la gravedad de los hechos, los agentes actuantes se personaron en el lugar donde se habían producido, un local sito en la calle General Astilleros, lugar de venta de productos de diversos efectos y productos al por mayor, y de entre ellos también alimenticios, regentado por dos personas, que  reconocieron los hechos denunciados, según una nota de prensa de la Dirección General de la Policía y a Guardia Civil en Melilla.
Al tratarse de un supuesto delito flagrante, cometido en un local comercial abierto al público, con autorización de su propietario se realizó entrada y registro a sus instalaciones, se localizó en su interior diversas partidas de productos alimenticios caducados.
De  entre las partidas de cajas de productos localizados y caducados, se localizó encima de una de ellas un rollo de etiquetado de la misma marca de la mermelada que habían vendido al consumidor, y con las mismas características de su logotipo, color y rótulo, donde se leía ‘Mermelada de melocotón marca Ofelia, consumir preferentemente antes del año 2009’. Esta era la etiqueta que supuestamente utilizaban para sustituir a la original.
Otro de los productos localizados y caducados corresponde a la conocida marca Nescafé, con fecha de caducidad  finales del año 2006; en este caso se localizaron un total de 72 cajas que contienen 41.472 sobres monodosis.

A disposición judicial

Las personas que se encontraban al frente del negocio fueron puestas a disposición judicial como supuestos autores de un delito contra la salud pública, al poner en peligro la salud de los consumidores mediante al alteración de los requisitos establecidos en las leyes o reglamentos sobre caducidad o alteración en los alimentos previsto en el Código Penal.
Los detenidos son el propietario del establecimiento, cuyas iniciales correspoden a  M.A.A., ciudadano español natural y vecino de Melilla, de 40 años de edad, y  su empleado, A.B., natural y vecino de Marruecos, de 38 años.
Desde esta Oficina se exhorta a los ciudadanos a que observen con detenimiento el etiquetado de los alimentos y, en caso de que adviertan cualquier manipulación o signos de su no autenticidad, se ponga en conocimiento de las Fuerzas  y Cuerpos de Seguridad o las autoridades competentes en materia de consumo.

http://www.elfaroceutamelilla.es/content/view/9921/137/

Anuncios


A %d blogueros les gusta esto: