Atraca un banco armado con un cúter y consigue 15.000 euros

A cara descubierta. El individuo, rubio y alto, al parecer procedente de Europa del Este, entró en la sucursal y esperó los cinco minutos de retardo de apertura de la caja de seguridad para lograr el botín.

C. Sanz

Los trabajadores de una sucursal bancaria situada en el número 33 del paseo de la Estación de la capital sufrieron un atraco perpetrado por un individuo que entró en la entidad a cara descubierta y armado con un cúter de grandes dimensiones, minutos antes de que el banco cerrase sus puertas al público. Según aseguraron a TRIBUNA fuentes cercanas al caso, el individuo accedió a la sucursal en torno a las 13.40 horas cuando dentro se encontraba el director, una interventora en la caja y un cliente. El atracador –que las víctimas del robo describieron como de 1,90 metros de estatura, de pelo corto y rubio y al parecer de Europa del Este–, esgrimió el cúter y amenazó verbalmente a los empleados del banco para que le entregasen el dinero guardado en la caja de seguridad de la sucursal mientras que una clienta que estaba en ese momento en el banco, salió del mismo sin percatarse de las acciones del atracador.

Los empleados activaron la puerta de la caja de seguridad del banco y el atracador, pese a que entró otro cliente en la sucursal en ese momento al que le ordenó que permaneciese quieto, esperó los cinco minutos que la caja tiene programados para abrir la puerta.

Así, el individuo consiguió hacerse con un botín de 15.000 euros, aseveraron las citadas fuentes, para después huir de la sucursal sin herir a nadie. Segundos después, los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado fueron alertados sobre el atraco y a la sucursal del paseo de la Estación llegaron varias unidades de la Policía Local y el Cuerpo Nacional de Policía de Salamanca. Asimismo, como es preceptivo en el protocolo de seguridad en este tipo de casos, la Guardia Civil también fue informada de lo ocurrido y de la descripción física e indumentaria del autor del robo que fue grabado por las cámaras de seguridad de la sucursal y, según testigos presenciales, tras consumar el robo huyó en dirección a la cercana plaza de España. La Policía activó inmediatamente un dispositivo de búsqueda por las cercanías de la entidad bancaria para intentar localizar al atracador, que según aseguraron fuentes cercanas al caso, ya está ‘fichado’ pero al cierre de esta edición la detención no se había producido.

Pese al trance sufrido por los empleados y después de que los agentes les tomasen declaración y abandonasen el lugar para continuar con la investigación, éstos continuaron con sus labores en la sucursal.

El atracador fue rápido en su actuación, lo que hizo que los viandantes y vecinos de la zona no fueran conscientes de que en el banco se estaba produciendo un robo con violencia e intimidación.

http://www.tribuna.net/noticia.asp?ref=35091 

Anuncios


A %d blogueros les gusta esto: