Detenidas dos mujeres pertenecientes a un clan dedicado a la trata de blancas

La Policía Nacional ha detenido en Oviedo a dos hermanas de nacionalidad rumana acusadas de formar parte de un clan familiar dedicado a la trata de blancas. Así mismo, la Policía busca a un familiar que logró escapar y a una cuarta persona.
Fuentes policiales han informado hoy de que este clan tenía secuestrada en su casa a una mujer rumana a la que obligaban a prostituirse.
La Jefatura Superior de Policía de Asturias, en colaboración con la Comisaría General de Extranjería y Documentación en Madrid, el Grupo Local de Extranjería de la Comisaría de Cornellá y la Agregaduría de Interior de la Embajada de España en Bucarest, ha culminado una investigación que se cerró con la desarticulación de este clan familiar dedicado al tráfico de mujeres para ser explotadas sexualmente en España.
La investigación se inició a raíz de la declaración de una mujer de nacionalidad rumana, que consiguió escapar de la red, compuesta por tres hermanos, también rumanos, dos mujeres y un hombre, que la mantenían encerrada, agredían y obligaban a prostituirse bajo la amenaza de matar a su familia.
El pasado día 12, la joven escuchó una conversación entre los tres hermanos y un tercero, con el que estaban regateando el dinero por el iban a venderla, poniéndose de acuerdo en que el “traspaso” se haría mediante la entrega de 2.000 euros. Aprovechando que los cuatro estaban distraídos y que la puerta que daba acceso al exterior del domicilio sólo estaba cerrada con pestillo, logró escapar consiguiendo llamar a la Policía.
La mujer declaró que había sido captada en Rumanía por el hermano de las dos mujeres, quien le prometió trabajo en el sector de la hostelería. Una vez en España, fue informada por este individuo de que había contraído, por los gastos originados en el traslado, una deuda por 3.000 euros, y que si quería saldarla tendría que ejercer la prostitución, amenazándola con matar a su familia si no accedía.
La mujer fue trasladas por este hombre a Oviedo, quien la recluyó en un piso del barrio de Ciudad Naranco, donde fue sometida a vigilada constante por este individuo y sus dos hermanas, y del que sólo salía para ser acompañada a dos clubes de Asturias en los que era obligada a ejercía la prostitución.
La Policía procedió a la detención en Oviedo de una de las hermanas del citado individuo, ya que la segunda había huido hasta Casltelldefels, donde fue detenida por el Grupo de Extranjería de Cornellá (Barcelona), mientras sigue buscando al hermano de estas dos mujeres y al supuesto “comprador”.
La actuación policial fue completada con una inspección en materia de extranjería y trabajo en colaboración con la Inspección Provincial de Trabajo y Seguridad Social en los dos clubes, uno ubicado en Oviedo y otro en Gijón.
En el de Gijón fueron detenidas tres personas por infracción a la Ley de extranjería, al encontrarse en situación irregular en España, y en el de Oviedo nueve personas por el mismo motivo.
Anuncios


A %d blogueros les gusta esto: