El colegio de Almadén califica la agresión a una madre y su hijo de 6 años como “un hecho aislado”

El colegio Hijos de Obreros de Almadén considera la agresión vivida por una madre y su hijo de 6 años como «un hecho aislado» que no se corresponde con el clima de convivencia que reina en el centro escolar. Este conflicto surgió el pasado lunes tras la presentación de una denuncia por parte del padre del menor, que es alumno del centro, ante las presuntas agresiones que sufrió su hijo la pasada semana «por parte de otro niño» durante la celebración de un cumpleaños. Un día después, la madre del agredido recibió una «paliza brutal», según el padre, a la hora de la salida del centro educativo, cuando pidió explicaciones a la progenitora por el comportamiento del menor con su hijo.

En un comunicado remitido a la agencia Efe, el centro escolar recalca que los hechos «se produjeron fuera del colegio y, por tanto, no se corresponden a un tema educativo». No en vano, el centro ha sido durante 100 años «pionero en materia de integración, solidaridad y no discriminación».

La agresión de una mujer a la otra se produjo supuestamente a las puertas del centro educativo, después de que el niño de 6 años se hubiera «abalanzado sobre él hasta producirle vómitos» durante una fiesta de cumpleaños, según el padre del menor. Situaciones, recuerda el centro, «que se produjeron fuera del colegio».

Desde Hijos de Obreros se transmitió ayer un «mensaje de tranquilidad» porque en el centro «se realiza una tarea educativa con las mejores garantías para los niños en aras de lograr las mejores cotas educativas y formativas».

El colegio quiso zanjar ayer esta situación con la celebración de un Consejo Escolar extraordinario, solicitado por la Asociación de Madres y Padres de Hijos de Obreros, en el que se analizó lo sucedido. En dicha reunión participaron miembros del ampa, de la dirección, del Ayuntamiento de Almadén y de la Delegación de Educación de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha.

Aunque en un principio el ampa aseguró que en dicho encuentro se presentarían firmas y otras denuncias de madres para trasladarlas a la Consejería de Educación y que adoptará las medidas necesarias, finalmente no se ha aportado ninguna documentación en este sentido, según ha podido saber La Tribuna. Precisamente, desde la asociación de padres también se señaló ayer que se estaban siguiendo los pasos reglamentarios para solucionar el problema suscitado «mediante los correspondientes escritos ante los órganos educativos correspondientes».

Intervención de la junta

Este conflicto llevó a la Junta de Castilla y León a intervenir en el asunto, con la mediación de un equipo de atención y apoyo a la convivencia. Además, el consejero de Educación, José Valverde, en unas declaraciones realizadas el pasado martes en Toledo, pidió «prudencia» en este caso, «pues se está hablando de un alumno de cinco años. Por lo tanto, yo creo que habría que deslindar claramente lo que son las relaciones de convivencia en la escuela y lo que son las relaciones de convivencia fuera de la escuela e incluso entre adultos».

http://www.diariolatribuna.com/CiudadReal/secciones.cfm?secc=Ciudad%20Real&id=599536 

Anuncios


A %d blogueros les gusta esto: