La Policía Nacional desarticula una banda que se dedicaba a asaltar a parejas en descampados, amenazándolos con barras de hierro

Aprovechaban el despiste de parejas que, ocultas en la cómplice oscuridad de un descampado, dedicaban las noches al amor y su trabajo. Una barra de hierro era la encargada de romper la ventana y la intimidad de la pareja que, para su sorpresa, se veía rodeada y amenazada por un grupo de hombres armados con palos, patas de cabra… Su dinero y todos sus efectos era el objetivo. La violencia ponía el resto.

La Policía Nacional, a través de su Unidad de Delincuencia Organizada y Violenta (UDEV), ha desarticulado esta semana una importante banda dedicada, desde finales del pasado año, al asalto a vehículos con parejas en parajes solitarios. Seis varones, de nacionalidad argelina, han sido detenidos en el transcurso de esta acción policial. Tres han dado con los huesos en la cárcel. Es la ya conocida como Operación Descampado.

Un locutorio sito en la pedanía murciana de Alquerías y propiedad de uno de los detenidos era, tal y como apuntan las pesquisas de la Policía Nacional, su centro de reuniones. Desde allí, los detenidos se encargaban de distribuir la mercancía robada y los agentes del UDEV pudieron corroborar que la banda vendía a conocidos los teléfonos móviles y otros objetos robados, a precio económicos, entre 30 y 60 euros.

Localizada la base de la banda, fue fácil dar con el domicilio donde vivían los detenidos y proceder a su registro. Allí mismo se produjeron este martes las detenciones y lo agentes se incautaron de teléfonos móviles, relojes, documentación y otros efectos de las víctimas de los asaltos, así como joyas, aparatos musicales y otros objetos procedentes de otros robos.

Su lugar de reunión era muy concreto, al igual que su área de actuación muy extensa. Los asaltos perpetrados contra parejas, de los que se contabilizan al menos siete, habían despertado en los últimos meses la alarma en la Vega Media murciana. Dos de estos robos con violencia tuvieron lugar en Puente Tocinos, uno en Santa Cruz, cuatro en el recinto ferial de la Azacaya y otro más a las afueras de Llano de Brujas.

Todos los asaltos guardaban en común el mismo modus operandi y la furgoneta donde la banda emprendía la huida. Precisamente ésta fue una de las pistas que los agentes del UDEV siguieron para lograr, poco meses después, la desarticulación de la organización delictiva. La Policía Nacional conocía, además, la tenencia de una pistola, posiblemente de fogueo, que los detenidos detonaron en el interior de varios vehículos para acobardar a las víctimas de alguno de sus atracos.

Robos en casas y coches

Los asaltos a parejas, realizados en horario nocturno, no cubrían el programa de esta banda, a la que también se le achacan robos en domicilios, en el interior de automóviles, así como hurtos en diversas zonas comerciales.

Los seis detenidos fueron puestos a disposición judicial el jueves en el juzgado de Instrucción de Guardia de Murcia. De ellos, dos hermanos, S.S. y B.S, de 20 y 26 años, respectivamente, han ingresado en prisión, junto a M.A, de 31 años. Mientras, el hermano mayor de los primeros, A.S, que ha quedado en libertad con cargos, y T.L., de 24 años y A.A., de 33, también con cargos fueron trasladados al Centro de Internamiento de Sangonera, por estar pendientes de sendas ordenes de expulsión al no contar con la documentación necesaria para residir en España. Sobre uno de ellos existía, además, una orden judicial de localización y detención por un juzgado de Gandía.

http://www.laverdad.es/murcia/20080405/region/operacion-interruptus-20080405.html

Anuncios


A %d blogueros les gusta esto: