Los forenses creen que Rachid remató a su mujer por la espalda y en el suelo

La víctima rechazó ir a una casa para maltratadas una semana antes de morir apuñalada.

J.F. MESTRE. PALMA. Los forenses que realizaron la autopsia al cadáver de Noura Hichou, la mujer que murió apuñalada presuntamente a manos de su marido, explicaron que el agresor remató a la víctima por la espalda y cuando ésta estaba agachada. La mujer, madre de cuatro hijos, recibió cinco puñaladas, una en la cabeza, dos en el pecho y otras dos en la espalda. El cuchillo le alcanzó el corazón y murió desangrada mientras su marido, Rachid Bennis, huía.
La víctima ya había denunciado varias veces a su esposo por maltratarla. Se designó a un policía para que la protegiera. Este agente declaró ayer como testigo en el juicio que se celebra ante el jurado popular y que preside el juez Eduardo Calderón. El testigo afirmó que se trató de “una muerte anunciada”. La mujer, según sus palabras, se sentía atemorizada “porque su esposo la estaba constantemente acosando”. Noura había denunciado varias veces a Rachid y el juzgado había condenado al marido por malos tratos. No podía acercarse a ella, pero incumplió la orden. El policía detalló a Noura no le importaba tanto su seguridad, sino “la de sus hijos”. Por ello, a pesar de que una semana antes del crimen el policía que debía protegerla le aconsejó que abandonara su domicilio y se trasladara a una casa para mujeres maltratadas, ella se negó. “Temía que le pudieran quitar a sus hijos”. El policía detalló que una semana antes de los hechos él mismo le planteó a la jueza que se encarga de ejecutar las sentencias su preocupación por la situación de esta mujer. El policía explicó que Noura tenía dificultades para expresarse en castellano, lo que le impedía detallar su preocupación. Sin embargo, manifestó en reiteradas ocasiones que no estaba dispuesta a aceptar que Rachid volviera a entrar en su vida. “Este hombre no me quiere ni a mí ni a mis hijos”, le dijo al agente. Además de Rachid, la víctima se sentía coaccionada por su cuñada y por su suegra, según han detallado varios testigos. De hecho, presentó varias denuncias contra ellas porque la estaban coaccionando para que retirara las acusaciones contra su esposo.
Un policía detalló que en el coche en el que huyó el acusado con su hijo se encontró un libro de familia. Pertenecía a Rachid y en él figuraba que estaba casado con una mujer española. Después se averiguó también que había contraído matrimonio con una mujer sueca, además de con Noura.
El jefe de Homicidios confirmó que la habitación donde se escondió el acusado tras el crimen, durante estuvo durante cuatro días, fue alquilada el mismo día de los hechos por la hermana de Rachid. Además, esta mujer, que el lunes no quiso declarar porque la ley la protege, visitó varias veces a su hermano durante su cautiverio.
Rachid se ha declarado culpable de los hechos, aunque no ha dado muestra ni de una sola señal de arrepentimiento. Declaró que su intención no era la de matar a la madre de sus hijos, pero sí reconoció que la apuñaló para hacerle daño. Según él, pretendía desfigurarle la cara para que se fuera con otro hombre, tras decirle que la persona con la que estaba saliendo “era mejor que yo”. En realidad este supuesto novio jamás existió, según han confirmado los numerosos testigos que han declarado.

http://www.diariodemallorca.es/secciones/noticia.jsp?pRef=2008040900_10_346817__Sucesos-forenses-creen-Rachid-remato-mujer-espalda-suelo

Anuncios


A %d blogueros les gusta esto: