Tres años de prisión para el detenido en Requejo con 1.729 kilos de hachís

SUSANA ARIZAGA. El Juzgado de lo Penal ha condenado a tres años y un mes de prisión por tráfico de drogas al hombre detenido en la localidad de Requejo de Sanabria cuando portaba en una furgoneta 1.729 kilos de hachís, uno de los mayores alijos de estupefacientes interceptado en la provincia, con destino a Francia y procedente de Portugal.
En la sentencia se le imponen otros seis meses de prisión por un delito de conducción temeraria, ya que en su huida casi atropella a uno de los guardias civiles que le dio el alto cuando se encontraba realizando un control de transportes de mercancías. Asimismo, no podrá conducir ningún vehículo durante dos años. Los 58 fardos de hachís habrían alcanzado en el mercado un valor aproximado de 8,7 millones de euros y se podrían haber vendido 7,5 millones de dosis.
El ya condenado, de nacionalidad argelina y al parecer “correo” habitual de redes de distribución de droga, tendrá que abonar una multa de tres millones de euros, de los que responderá con cinco meses de prisión si no los paga. El hombre, que ingresó en la prisión de Topas tras ser detenido esa madrugada, será deportado a Francia cuando cumpla la condena impuesta en el Juzgado de lo Penal en Zamora, según informó el Ministerio Fiscal. Tiene varias causas por las que se le reclama en el país vecino, todas ellas por tráfico de drogas, por lo que no podrá disfrutar de la libertad condicional en España, dado el riesgo de fuga que podría haber.
En condenado, que fue asistido ayer por un traductor de francés a castellano, manifestó en sus declaraciones ante el juez instructor desconocer qué mercancía llevaba en el camión-furgón, que se lo habían cargado en Vigo y que se dirigía a Francia, donde residía cuando fue interceptado por la Guardia Civil. El Ministerio Fiscal rebajó ayer la pena que solicitaba por tráfico de drogas que no causan grave daño a la salud y que ascendía a cuatro años y medio. Igualmente redujo en medio año la pena por conducción temeraria.
Los hechos enjuiciados tuvieron lugar la madrugada del seis de febrero de 2007, cuando el procesado, L.L., transitaba por la A-52, a la salida de Puebla de Sanabria, en el término municipal de Requejo, procedente de Vigo. Precisamente en esa dirección giró su furgoneta, de matricula francesa, cuando trató de evitar el control de la Guardia Civil de Tráfico que realizaban dos agentes adscritos a Benavente. Para ello, efectuó una peligrosa maniobra en la que un agente hubo de sortear el turismo para impedir que le arrollara. Con ello trataba de desandar el camino emprendido desde Vigo, para lo que se incorporó a la carretera N-525 por el carril de acceso a Requejo, según informó en su día la Subdelegación del Gobierno en Zamora. El accidente tuvo lugar porque el acceso a la autovía desde la N-525 culmina en una curva pronunciada en la que debe entrarse a velocidad reducida y que desemboca en una rotonda construida en esa misma vía pública. Fue precisamente al acceder a esa glorieta, para tomar dirección Galicia, cuando el delincuente se salió de la calzada arrollando la bionda y empotrándose al pie de una carnicería, en el centro urbano de Requejo. La puerta trasera del furgón tuvo que abrirse con ayuda de profesionales, ya que era hidráulica elevadora. Los fardos estaban apilados en el interior, a la vista y sin ningún elemento que los ocultara.
Finalmente, el hombre, que viajaba solo, vio interrumpida su marcha al sufrir un accidente de tráfico, momento en el que fue detenido. Los guardias tuvieron que avisar a una ambulancia para trasladarle al centro de salud de Puebla de Sanabria y, con posterioridad, al Hospital Virgen de la Concha, donde fue atendido de heridas de diversa consideración.
Por lo que respecta a la procedencia de la droga, en las primeras horas de la investigación policial se indicó que podría haberla cargado en el Norte de Portugal, a donde habría llegado el alijo en una aeronave, según fuentes gallegas. Se indicó entonces que el imputado habría entrado por la frontera portuguesas, desde Braganza y Quintanilla.
Ayer, minutos antes del juicio, el abogado de la defensa mantuvo una reunión con el fiscal para llegar a un acuerdo, que se comunicó al magistrado de lo Penal, quien dictó, como suele ser habitual en esta instancia, sentencia “in voce”, que declaró firme. El juez ordenó destruir el alijo de droga incautado en esa operación de la Guardia Civil.

http://www.laopiniondezamora.es/secciones/noticia.jsp?pRef=2008041100_2_268899__Zamora-Tres-prision-para-detenido-Requejo-1729-kilos-hachis

Anuncios


A %d blogueros les gusta esto: