La Policía Local arresta en Picassent a un pederasta mexicano y a otro rumano reclamado por Interpol

La Policía Local de Picassent arrestó el viernes por la tarde a un presunto pederasta rumano que tenía una orden internacional de búsqueda y captura. El individuo, que no ofreció resistencia, fue puesto a disposición del juzgado de guardia de la Audiencia Nacional.

Según informaron ayer fuentes de la Guardia Civil, el joven rumano intentó hurtar varios frascos de colonia en un supermercado de Picassent, pero fue sorprendido por los empleados del establecimiento.

Tras tener conocimiento de los hechos delictivos, una patrulla de la Policía Local acudió con urgencia al lugar y detuvo al presunto ladrón. En un principio, el hombre estaba acusado sólo de un intento de hurto. Los agentes le pidieron la documentación y el individuo les entregó una fotocopia con una carta de identidad a nombre de Florica Tanica, según señalaron las mismas fuentes de la Benemérita.

Los policías locales trasladaron al sospechoso al cuartel de la Guardia Civil de Picassent, donde se identificó plenamente al presunto ladrón.

Tras comprobar que el joven rumano no tenía domicilio conocido en Valencia, la Guardia Civil averiguó que tenía pendiente una orden internacional de búsqueda y captura por agresiones sexuales a menores y otros delitos.

Su nombre figuraba en la lista de delincuentes reclamados por Interpol. Por ello, el individuo fue detenido y encerrado en un calabozo.

Un empleado del supermercado donde fue arrestado el presunto pederasta señaló que el hombre no intentó escapar cuando fue sorprendido en pleno hurto.

“Hablaba muy poco en castellano, y parecía resignado porque no tuvimos problemas para retenerlo hasta que llegó la policía”, señaló el empleado. “La patrulla de la Policía Local llegó enseguida”, añadió el trabajador del supermercado.

Arresto de otro pederasta
La Policía Nacional arrestó la semana pasada en Valencia a un mejicano de 74 años acusado de agredir sexualmente a una menor en Estados Unidos y dejarla embarazada. El pederasta eludió la acción de la justicia y escapó de California en 1999. Ocho años después, el fugitivo ha sido arrestado por el Grupo de Agresiones Sexuales y Desaparecidos de la Jefatura Superior de Policía de Valencia.

Celestino T. P. era vecino de la familia de la menor. Mantenía una buena relación con los padres de la víctima desde 1987, cuando la niña contaba con cinco años. Durante varios años, el pederasta desarrolló una fuerte influencia y control sobre la pequeña. Ella era consciente de que Celestino poseía varias armas de fuego. El hombre agredía sexualmente a la niña cuando su madre se iba a trabajar y él se quedaba al cuidado de la muchacha.

http://www.lasprovincias.es/valencia/20080413/sucesos/policia-local-arresta-picassent-20080413.html

Anuncios


A %d blogueros les gusta esto: