Los sicarios de Burriana iban a cobrar 10.000 por cumplir el asesinato

El precio que el presunto inductor del asesinato frustrado de un joven marroquí en Burriana iba a pagar a los sicarios a los que encargó el crimen era 10.000 euros, según han relatado algunos testigos del suceso a la Guardia Civil.

La investigación sobre lo ocurrido el pasado lunes en esta localidad aún permanece abierta para esclarecer totalmente el intento de homicidio y para asegurarse de que todos los involucrados están detenidos. Para ello, los agentes encargados del caso apuran al máximo la puesta a disposición judicial de los tres arrestados por el crimen fallido. Según informaron fuentes del Instituto Armado, no se prevé que esto suceda hasta mañana.

La Guardia Civil todavía instruye todas las diligencias del intento de homicidio sobre el joven de Burriana, de 25 años. La víctima continúa ingresada en un centro hospitalario de la provincia y su estado es reservado, aunque su vida ya no corre peligro. Afortunadamente, los sicarios no pudieron cumplir con el encargo que otro vecino de Burriana, de 44 años y también de nacionalidad marroquí, les había realizado.

Además, los agentes continúan investigando el móvil que le pudo llevar, presuntamente, a inducir este asesinato. Un ajuste de cuentas se sitúa de momento en el centro de las hipótesis, ya que ambos cuentan con antecedentes policiales por delitos contra la propiedad y habían mantenido una pelea días antes.

El asesinato fallido se intentó ejecutar en la noche del pasado lunes. Sobre las diez y media de ese día, la Policía Local de Burriana recibió una llamada que alertaba de una agresión con arma blanca que acababa de producirse en la ronda Pere IV de la localidad. Un joven había recibido dos puñaladas por la espalda a manos de otro individuo, un chico marroquí de 23 años y vecino de la Vall d’Uixó. Tras peinar la zona, los policías lograron detenerle cuando pretendía huir de la localidad. Aún llevaba encima el arma homicida.

Al día siguiente, la investigación de la Guardia Civil avanzó y se detuvo a un hombre de 44 años como presunto inductor del intento de asesinato. Al parecer, encargó la muerte de su compatriota a cambio de 10.000 euros.

La actuación no finalizó ahí y los agentes dieron, en la medianoche del martes, con una tercera persona que, al parecer, es también autor material del intento de asesinato. La investigación de la Guardia Civil todavía permanece abierta.

http://www.lasprovincias.es/valencia/20080410/sucesos/sicarios-burriana-iban-cobrar-20080410.html

Anuncios


A %d blogueros les gusta esto: