El acusado de matar a un joven ucraniano en Donostia dice que él sólo recogió el arma

Diario Vasco

15.04.2008

San sebastián. DV. El hombre de nacionalidad ucraniana acusado del asesinato de un compatriota suyo en Donostia negó ayer su implicación en el crimen. Vlodomyr L., de 34 años, se declaró inocente y manifestó a los miembros del jurado que su error fue recoger del suelo el arma que se empleó para dar muerte a la víctima. «No debí hacerlo, sólo por eso llevo dos años en prisión. Yo no le maté. Tampoco vi a quien lo hizo», manifestó en la vista.
El juicio por la muerte de Nazar D., de 29 años y nacionalidad ucraniana, comenzó ayer en la Audiencia de Gipuzkoa con la selección de los miembros del jurado y la posterior declaración del imputado, para quien la Fiscalía solicita una condena de 18 años de prisión y el pago de una indemnización de 66.148 euros.
La acusación pública sostiene que sobre las tres y media de la tarde del 17 del abril de 2006 se inició una pelea en la donostiarra calle Eustasio Amilibia, en el transcurso de la cual el inculpado asestó al fallecido, «de forma sorpresiva y sin que pudiera defenderse», tres navajazos, dos en la zona abdominal y uno en la región pectoral. La víctima consiguió huir del lugar, si bien apenas pudo recorrer unos metros. Nazar D. cayó desplomado y falleció poco después debido a la cantidad de sangre que había perdido.
La defensa, ejercida por el letrado Rubén Múgica, pide la absolución. Sostiene que su cliente no fue el autor del crimen.
Arreglar el coche
Durante su declaración, el acusado manifestó que aquella tarde, acudió al bar Tanit, en el barrio de Amara, donde, según dijo, esperó la llegada de un hombre con el que había quedado para reparar su coche. El inculpado indicó que, en un momento dado, un individuo le llamó y, en la creencia de que era el hombre al que aguardaba, salió del establecimiento. Relató que una vez en la calle vio a la víctima en compañía de otros dos jóvenes. «Se acercaron a mí y empezaron a pegarme. Yo intentaba defenderme. Nazar me empujaba y me agredía», manifestó.
El acusado, cuyas palabras fueron traducidas por una intérprete, señaló que ante la agresión de la que fue objeto trató de escapar. Del interrogatorio al acusado, sin embargo, no quedó en modo alguno esclarecido qué es lo que ocurrió desde ese instante en el que intentó huir hasta que la víctima fue agredida. El acusado manifestó que «había mucha gente que corría», pero precisó que no vio a nadie asestar tres navajazos al fallecido. Sí indicó, no obstante, que fue testigo de cómo la víctima corría y que, en un momento determinado, caía al suelo.
El procesado relató que ante los acontecimientos se acercó hasta el herido e instó a dos mujeres a que llamaran a una ambulancia. El inculpado negó, sin embargo, que hubiese amenazado de muerte a ambas mujeres para que no le delatasen, tal y como sostiene la Fiscalía. El procesado añadió que ante el estado del herido corrió a buscar su coche para evacuarlo al hospital, si bien dijo que cuando regresó acababa ya de llegar una ambulancia.
El acusado reconoció haber recogido del suelo el arma presuntamente empleada en la comisión del crimen. Añadió que se la guardó, primero en el bolsillo de su cazadora, si bien luego la escondió entre los calzoncillos. «La metí entre mi ropa interior porque la navaja no cabía en el bolsillo y por no asustar a nadie», precisó. El presunto autor admitió que no debió recoger el arma y que si lo hizo fue para posteriormente entregarla a la Policía. «Ese fue mi error. No debí cogerla. Por ello llevo dos años en la cárcel», indicó.
El acusado manifestó que tras la evacuación del herido al hospital se trasladó en tren a Irun «para tranquilizarme y pensar», dijo, y que, posteriormente, regresó a Donostia con el propósito de contar lo sucedido a su madre y acudir a la Ertzaintza para entregar el arma y relatar lo acontecido.
El acusado, quien manifestó que sólo conocía «de vista» a la víctima, no supo explicar los motivos que, según su versión, dieron origen a la disputa. «Al principio pensé que Nazar y los otros dos me habían confundido con otra persona y luego que tenían algo contra mí», indicó. El juicio continuará hoy con declaraciones de testigos.

Consultar fuente

Anuncios


A %d blogueros les gusta esto: