Piden seis años de cárcel para dos ‘latin kings’ que pegaron y coaccionaron a un chico para que no dejara la banda

Yahoo Noticias

15.04.2008

BARCELONA, 15 (EUROPA PRESS) – El Juzgado Penal número 19 de Barcelona juzgó hoy a dos jóvenes acusados de coaccionar y, uno de ellos, agredir, a un chico menor de edad para que no abandonara la banda de ‘latin kings’ a la que se había sumado semanas antes.

La Fiscalía solicita dos años de prisión por un delito de coacciones para los dos procesados, Charly David V.D. y Erik Adrián V.M., y otros dos años de cárcel para éste último por un delito de robo con intimidación. Asimismo, pide que se les prohíba acercarse a menos de 1.000 metros de la víctima, Jean Pool C.R., su madre y su hermano.

El chico explicó que ingresó en la banda a mediados de abril de 2006 con la ayuda de un amigo que le presentó a Erik Adrián V.M., que lo presionó para entrar. Para ello, tuvo que “aguantar unos golpes durante tres ó cinco minutos” y pagar 15 euros al mes, pero dos semanas después decidió abandonar el grupo.

En junio de ese año, Jean Pool C.R., se encontró con Charly David V.D., quien le dijo que debía abonar las cuotas atrasadas o asistir a una de las reuniones del grupo para decir que dejaba la banda, o en caso contrario le pegarían. Tras el encuentro, el chico se mudó un mes a Madrid, a casa de su hermana, por miedo a que lo agredieran.

Dos meses después, ya en Barcelona, se encontró con Erik Adrián V.M., quien le quitó el reproductor de MP3 y le dijo que asistiera a una reunión para recuperarlo. Antes de irse, este acusado le propinó dos puñetazos en la cara y el pecho.

Días después, agentes de los Mossos d’Esquadra se personaron en el centro tras recibir una llamada que los alertaba de que tres personas de estética ‘latin king’ esperaban a un alumno en la puerta del Instituto Sant Josep de Calassanç, el mismo centro al que iba Ronnie Tapias, el joven colombiano asesinado a finales de octubre de 2003 por una banda de latinoamericanos.

Sin embargo, y en contra de lo declarado al juez que instruyó el caso, los imputados aseguraron que acudieron al instituto para ver a unos amigos y que cuando Jean Pool C.R. decidió abandonar la banda “no se le tocó ni se le lesionó, sino que se fue libremente” de la banda. Además, Erik Adrián V.M. dijo que fue la víctima quien le dio el MP3 como garantía del pago de las cuotas atrasadas.

El fiscal señaló que, si bien ahora está constituida como asociación cultural, los ‘latin kings’ son una “banda agresiva”, como demuestra la prueba de admisión, “algo tan cultural como aguantar una paliza”. Los procesados remarcaron que ya no son miembros del grupo.

Consultar fuente

Anuncios


A %d blogueros les gusta esto: