El acusado de violar a su sobrina dice que las relaciones eran consentidas

El Día

17-4-2008

La Audiencia Provincial de Ciudad Real acogió ayer la vista oral contra Sergio A.Z., de 27 años y de nacionalidad boliviana, acusado de abusar sexualmente de su sobrina de tan sólo 13 años de edad. El juicio, que se celebró a puerta cerrada a petición de las partes para preservar la intimidad de la menor, quedó visto para sentencia.

El procesado se declaró en todo momento inocente y afirmó que las relaciones sexuales que mantuvo con su sobrina fueron consentidas por ella. Por este motivo, su letrado, Narciso Obregón, pedía la libre absolución al considerar que las relaciones fueron “plenamente libres a pesar de la corta edad”.

Sin embargo, y tras escuchar la declaración de la menor, la Fiscalía mantuvo su petición de pena de 9 años de prisión por un delito continuado de abuso sexual con prevalimiento, es decir, con superioridad debido a la relación de parentesco existente.

La acusación pública sostiene que la menor no consintió las relaciones y que el imputado se aprovechó de su corta de edad y “de la confianza y afecto que ésta le profesaba para satisfacer sus deseos libidinosos y tener relaciones sexuales completas”.

Relaciones que llevaron a la víctima a llevar a cabo un aborto voluntario al quedar embarazada de su tío. Al conocer los hechos, su madre, (y hermana del acusado), interpuso una denuncia. Los hechos juzgados se produjeron en el año 2006 en dos ocasiones. Según apuntaba el Ministerio Fiscal, la primera de ellas sucedió encontrándose la familia en Valencia donde acudieron a celebrar un cumpleaños. La acusación pública sostenía que el imputado entró el dormitorio de la menor cuando estaba dormida y “con el propósito de saciar sus apetencias sexuales” mantuvo relaciones con ella ante la negativa de la joven.

Tan sólo 6 días después, estando en su domicilio familiar ubicado en La Solana, en el que el procesado convivía junto a su hermana, el compañero sentimental de ésta y sus dos hijas menores ,de 13 y 11 años, se produjo el segundo abuso sexual.

Sergio A.Z. entró en la habitación de la menor que se encontraba viendo una película, se tumbó junto a ella y “con idéntico designio de deleite sexual” logró finalmente penetrarla pese a que la víctima “le pidió reiteradamente que la dejase y no la molestara”.

La fiscal modificó su solicitud de medida de alejamiento y añadió cinco años más, en total 10, a la prohibición de acercarse a la víctima a menos de 300 metros de su domicilio o centro de estudios, así como que se pueda comunicar con ella directa o indirectamente.

En concepto de responsabilidad civil, la acusación pública solicita además que el acusado indemnice a la menor con 12.000 euros. Una vez finalizado el juicio, el letrado de la defensa pidió la puesta en libertad de su patrocinado mientras que la fiscal se opuso a ello y solicitó que el procesado continúe en prisión provisional. Sergio A.Z. permanece en la cárcel del pasado mes de noviembre de 2006.

Consultar fuente

Anuncios


A %d blogueros les gusta esto: