Condenado el consuegro de John Lennon por abusar de una niña en Calvià

Diario de Mallorca

21.04.2008

El acusado es el propietario de un negocio en Palmanova y realizó tocamientos a la hija de unos vecinos.

J.F. MESTRE. PALMA. La Audiencia de Palma ha condenado al consuegro del fallecido músico de los Beatles, John Lennon, por abusar de una menor en Calvià. El acusado Robert Joseph Bayliss, de nacionalidad británica, es el padre de la pareja sentimental de Julian Lennon, el hijo que el músico tuvo con su primera esposa, Cynthia, que desde hace años reside en Mallorca. El autor de estos abusos sexuales tendrá que cumplir dos años de prisión por agredir a una niña de ocho años de edad.
Se da la circunstancia que inicialmente el consuegro de Lennon fue condenado a cuatro años de prisión, no por un delito de abusos, sino por dos. Una sentencia de un juzgado de lo penal consideraba que el hombre había abusado de dos niñas que son hermanas. Por un defecto formal la condena, finalmente, se reduce a dos años de prisión. Bayliss se encuentra en estos momentos en libertad, si bien fuentes próximas al caso señalaron que se solicitará su ingreso en prisión para que cumpla esta condena teniendo en cuenta la gravedad del delito por el que ha sido declarado culpable.
El acusado es empresario y desde hace años regenta el establecimiento “Belt Up”, que está ubicado en las galerías comerciales de la calle Pinada de Torrenova, en Calvià. Se trata de un negocio de venta de productos de piel. La sentencia explica que en estas mismas galerías comerciales se encuentra otra tienda que está dirigida por un matrimonio, padres de dos niñas pequeñas. El acusado se había aprovechado de la buena relación entre vecinos para abusar de la niña. Los hechos no son recientes. Se habrían producido entre los meses de junio de 2003 a junio de 2005. El tribunal que ha juzgado el caso declara probado que el empresario de Calvià, “guiado por la intención de obtener su propia satisfacción sexual”, se dedicó a abusar sexualmente de la niña. La pequeña solía ir a su establecimiento. No se sabe las veces que fue, pero fueron numerosas. La sentencia afirma que el adulto se dedicó a acariciar a la menor por encima de la ropa en la zona vaginal, nalgas y pechos.

Caricias

La primera resolución judicial establecía también que el hombre había acariciado a la otra hermana menor en su zona vaginal por debajo del pantalón.También le cogió la mano y la colocó sobre sus genitales por encima del pantalón. Se denunció que le dio un beso a la niña en la boca introduciéndole la lengua.
Independientemente de que esta segunda agresión sexual no ha podido quedar acreditada, lo cierto es que tanto la niña más mayor como su hermana han sufrido graves secuelas psicológicas como consecuencia de estos abusos sexuales. Una de ellas padece un alto nivel de ansiedad, siente vergüenza e incluso se siente culpable. Todo ello se ha traducido en un trastorno del sueño que produce pesadillas y dificultades para descansar por sentir miedo. También muestra desconfianza hacia los adultos, y en especial hacia el acusado, así como un alto nivel de agresividad con impulsos de rabia. Su hermana también muestra síntomas de tristeza y depresión por lo ocurrido.

Consultar fuente

Anuncios


A %d blogueros les gusta esto: