Buscan al ex novio de la joven cuyo cadáver fue hallado en una balsa de riego

Diario de Mallorca

22.04.2008

La Guardia Civil busca al ex novio de la joven cuyo cadáver fue hallado ayer dentro de una balsa de riego del municipio de Pilar de la Horadada (Alicante), para determinar “si tiene relación o no con su muerte”, según han informado hoy a EFE fuentes próximas a la investigación.

EFE Las mismas fuentes han precisado, sin embargo, que “no se descarta, de momento, ninguna hipótesis sobre este suceso, por lo que no se puede decir si se trata o no de un caso de violencia machista, de un homicidio o de un suicidio”.

El ex novio de la joven es de nacionalidad ecuatoriana y se encuentra, por ahora, en paradero desconocido, por lo que la Guardia Civil trata de localizarlo para interrogarlo y esclarecer las circunstancias de la muerte.

Esta persona cuenta con antecedentes policiales, ya que fue detenida tras ser denunciada el 22 de diciembre de 2007 por un episodio de violencia machista hacia la chica, según las citadas fuentes.

La fallecida, cuya autopsia se ha practicado hoy en el Instituto Anatómico Forense de Alicante, ha sido identificada como L.J.J., de 19 años y residente en Pilar de la Horadada, aunque era natural de San Javier (Murcia).

La joven estaba en paradero desconocido desde el pasado 10 de abril y su tía había denunciado su desaparición seis días después ante el instituto armado.

Según las fuentes consultadas, esta familiar sospecha que la joven se podría haber marchado con su ex novio, extremo que la Guardia Civil trata de averiguar.

El cadáver de la joven fue descubierto ayer por la mañana, flotando y en avanzado estado de descomposición, dentro de una balsa de riego.

El cuerpo sin vida tenía las manos atadas por delante, al parecer con una cuerda fina, y los pies unidos con “una especie de cordones de botas”, mientras que alrededor de la cintura había un objeto circular parecido a “una rueda metálica”, según fuentes cercanas a la investigación.

La balsa donde permanecía el cadáver está rodeada por una valla de 1,80 metros de altura aproximadamente, que se hallaba cerrada cuando llegó al lugar, en primer lugar, uno de los dueños de la instalación, quien avisó a la Policía Local.

Consultar fuente



A %d blogueros les gusta esto: