Cort planea la demolición de las chabolas de Can Angeli

Adn.es

23-4-2008

En la línea de sus actuaciones anteriores en el Canódromo y Calle Brotad, la concejalía de Benestar Social estudia el desmantelamiento del asentamiento chabolista de Can Angelí a escasos metros del Polígon de Son Valentí. En los próximos días agentes de la Policía Local se desplazarán al descampado para tratar de establecer un censo aproximado de sus moradores, en su mayoría rumanos y búlgaros, según datos de la regiduría.

El principal objetivo es, ante todo, evitar la expansión del poblado de cara a poder proceder a su desalojo a medio o largo plazo.Concretar el número de chabolistas es importante para evitar que sus cifras se hinchen a pasteri (para poder acceder a una vivienda) como ya ha sucedido en otras ocasiones anteriores.

A orillas de sa riera

Desde el Ajuntament prefieren por ahora no hablar de realojo. La concejalía de Benestar Social apuntaba ayer que el proyecto está en ciernes y que, a diferencia de casos anteriores, la mayoría de okupas son de nacionalidad extranjera lo que obliga a abordar la problemática desde otra perspectiva.

Cort recuerda que a partir de 2009 los ciudadanos rumanos serán ciudadanos europeos de pleno derecho. Una situación que podría contribuir a regularizar la situación laboral de algunos de ellos. Sólo si los informes técnicos así lo recomiendan se procederá en última instancia a iniciar el expediente judicial de desalojo de las personas allí alojadas. A escasos metros del lecho de Sa Riera y limitado por la Vía de Cintura,el Polígon de Son Valentí y el inicio de la carretera de Establiments se levanta este asentamiento de chabolas que da cobijo a alrededor de 60 personas. Apiñadas en 16 barracas varias familias, en su mayoría rumanos de etnia gitana, han convertido este descampado en su residencia

A pesar de los riesgos que conlleva su proximidad al cauce y la fragilidad estructural de esta infravivienda, evidenciada durante el huracán del pasado 4 de octubre, sus moradores parecen no tener intención de desalojar este poblado. jestrany@mallorca.adn.es

SON BANYA UN FINAL AÚN LEJANO

El poblado chabolista de Son Banya, principal abastecedor de droga de Palma, es el caballo de batalla de la regiduría que dirige Eberhard Grosske. Su promesa de desalojar este barrio dominado por clanes gitanos se ha cruzado con los primeros obstáculos. Días atrás, la interlocutora entre Cort y Son Banya, Victória Fullana, renunciaba a su mediación alegando presiones por parte de la propia concejalía. Todo indica que su desaparición dista de ser inmediata.J.E.

Consultar fuente



A %d blogueros les gusta esto: