Le piden siete años por ocultar a cinco inmigrantes en su velero

El Faro Digital

23-4-2008

La Sección VI de la Audiencia Provincial de Cádiz en Ceuta celebró ayer un juicio en el que el Ministerio Fiscal solicitó para S.G.D. una pena de siete años de prisión por un delito contra los derechos de los ciudadanos extranjeros. Los hechos que se juzgaron datan del pasado 15 de febrero, cuando el acusado fue sorprendido con cinco indocumentados en un velero de su propiedad que se dirigía a Algeciras, según afirmaron los agentes de la Guardia Civil que detuvieron a S.G.D.

Aunque el acusado reconoció que iban en dirección a la península, negó en todo momento que le pagaran dinero, “sólo era un viaje de placer”, asintió, pese a que reconoció que sólo conocía a uno de los marroquíes que viajaban con él en el velero y a los que no les pidió la documentación. En este sentido, a preguntas del Ministerio Fiscal negó que ninguno de los extranjeros le pagara dinero alguno ni que existiese ningún intermediario que hubiera cobrado cantidades entre 2.000 y 3.000 euros como apuntaron los cinco extranjeros. Por ello, se procedió a la lectura de las declaraciones que realizaron los marroquíes que iban en la embarcación de recreo, comprobando que excepto uno de ellos todos aseguraban haber pagado las cantidades referidas a una tercera persona. Es más, uno de ellos asegura que fue S.G.D. quien les ordenó esconderse en el barco a la salida de la bocana.
Este testimonio corresponde con el prestado por los agentes de la Guardia Civil que detuvieron al acusado, quienes sostuvieron que en el momento que alcanzaron el velero, comprobaron que S.G.D. estaba solo y había cuatro inmigrantes escondidos en el camarote, mientras que el último se había ocultado en el cuarto de baño. A este respecto, mientras que algunos agentes afirmaron que el acusado se mantuvo en todo momento en una actitud normal y de colaboración, otros testigos señalaron que se mostró muy nervioso y que incluso “no se quería desplazar a la zona de popa tal y como le indicamos”. Los testimonios prestados en calidad de testigo se completaron con los agentes del servicio de aduanas, quienes avisaron a la Guardia Civil de que S.G.D. iba en la embarcación con cinco personas de nacionalidad marroquí, añadiendo que el acusado “levantaba sospechas desde hace tiempo y que en ocasiones tenía una actitud extraña”, por lo que le venían siguiendo desde hace tiempo.
La defensa ha solicitado la libre absolución para el acusado. El juicio ha quedado visto para sentencia.

Consultar fuente



A %d blogueros les gusta esto: