Cae una red de mujeres narcos de cocaína y heroína en Gran Canaria

Canarias 7

23.04.2008

La Guardia Civil de Lanzarote intervino 260 kilos de hachís que aparecieron en la playa de El Janubio, en el municipio sureño de Yaiza. Además, la Guardia Civil de Las Palmas de Gran Canaria desarticuló una banda, integrada sólo por mujeres, que introducía en la isla grandes cantidades de cocaína y heroína.

La Guardia Civil de Lanzarote intervino un total de 260 kilogramos de hachís distribuidos en once fardos que fueron localizados en la zona costera de Las Salinas y El Janubio, en el municipio lanzaroteño de Yaiza, al sur de la isla.

Los efectivos de la Guardia Civil, que contaron con la colaboración de policías locales, recuperaron del mar varios paquetes de droga junto a otros ocultos entre la arena y rocas de la playa de Janubio.

La actuación se inició este pasado fin de semana tras encontrar una lancha neumática tipo zodiac varada en la Playa de Janubio, que suponen fue utilizada para el transporte de esta mercancía ilícita hasta la isla y luego fue abandonada.

La droga quedó depositada a disposición judicial mientras que las Unidades Operativas de la Guardia Civil siguen investigando este caso para dar con el paradero de aquellas personas responsables de narcotráfico.
Por otra parte, funcionarios del Grupo III de la UDYCO de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Las Palmas desarticularon un grupo organizado y criminal, formado por mujeres de origen africano, concretamente Ghaneses y Nigerianos, dedicados a la distribución en Gran Canaria de cocaína y heroína en grandes cantidades.

Las primeras pesquisas apuntaban a que la organización utilizaba rutas aéreas para introducir la droga, valiéndose de correos humanos que ocultaban el estupefaciente en el interior de sus organismos.
Una vez introducida la droga en Gran Canaria, la distribuían a través de dos tiendas de productos africanos al detalle, ubicadas en barrios capitalinos con gran implantación de subsaharianos.

La investigación se centró en estos Minimarkets africanos regentados siempre por mujeres, todas ellas conocedoras de sus clientes habituales, lo cual potenciaba el hermetismo de los contactos y relaciones, y daba una apariencia de legalidad a las transacciones.

Las responsables preparaban viajes para introducir la mercancía utilizando a otras mujeres de su raza. Así, en febrero se interceptó un envío en el Aeropuerto de Madrid-Barajas, incautándose la droga y deteniendo a su portadora. Luego, se logró interceptar otra en la capital grancanaria.

Consultar fuente



A %d blogueros les gusta esto: