Archive for the ‘Cíngaros’ Category

http://www.laopiniondezamora.es/secciones/noticia.jsp?pRef=2008040100_4_266440__TORO-alcalde-Morales-Toro-pide-medidas-contra-asentamientos-rumanos

Luis Segovia ha pedido «protección» a la subdelegada de Gobierno tras el incendio intencionado de una casa, el cual está siendo investigado por la Policía Judicial

M. BARRIO. El alcalde de Morales de Toro, Luis Segovia, ha anunciado que el Ayuntamiento de la localidad va a «buscar medidas» para conseguir el desalojo de las familias de nacionalidad rumana que desde hace tiempo permanecen asentadas en las bodegas y en una nave de las afueras. Segovia ha hecho estas manifestaciones tras el incidente ocurrido el noche de pasado sábado, en que la vivienda y un vehículo de un vecino del pueblo resultaron con importantes daños materiales en el incendio provocado intencionadamente por dos botellas llenas de gasolina que fueron arrojadas en su interior, presuntamente por un ciudadano rumano. Segovia ha vuelto a «reclamar protección» a la Subdelegación de Gobierno porque teme «que los vecinos cojan la Justicia por su mano».
La subdelegada de Gobierno, Josefa Chicote, dijo ayer que el caso está siendo investigado por la Policía Judicial. Fuentes de la Guardia Civil consultadas por este diario confirmaron también que las sospechas recaen sobre la ex pareja de la mujer rumana con la que vivía el propietario de la vivienda. El sospechoso, de hecho, había sido denunciado en más de una ocasión por malos tratos y el Juez le había dado orden de alejamiento de su ex pareja. La subdelegada de Gobierno cree, sin embargo, que lo ocurrido es «un hecho aislado» y descarta que haya habido casos similares entre vecinos de Morales de Toro y ciudadanos rumanos asentados en esa localidad. Según Chicote, «hasta ahora no ha habido problemas», aunque ha puntualizado que prefiere ser «cauta y esperar a los resultados» de la investigación.
El alcalde, Luis Segovia, asegura sin embargo que los vecinos están «hartos» de los problemas que ocasiona la presencia del asentamiento rumano en la localidad, donde actualmente afirma que podría haber unas 60 personas. Según explicó ayer, «un vecino tuvo que denunciar en otra ocasión que sus hijas habían sido perseguidas por un rumano que les quería quitar el móvil», aunque las quejas de Segovia se enmarcan, sobre todo, en cuanto a las condiciones en que viven estas personas. «Piden por las calles, revuelven en los contenedores, van con los coches a toda velocidad por las calles y las condiciones en las que viven son de una absoluta falta de higiene; de hecho, los vecinos no pueden ni ir a sus bodegas, porque el olor es insoportable», ha señalado en este sentido. El alcalde moralino culpa de la situación, entre otros, al propietario de la nave y al de la bodega -que está declarada en ruina-, «por permitir que vivan allí». Segovia se queja de que las instituciones públicas «no han respondido» a la ayuda reclamada hasta ahora por el Ayuntamiento de la localidad. En este sentido afirma que han puesto los hechos en conocimiento de la Consejería de Sanidad «y nos contestaron que el problema era del Ayuntamiento y que les pusiéramos casas con servicios». Asimismo, sostiene que «la Guardia Civil les pide la documentación, pero allí siguen».

«Esto es la guerra»
Segovia quiere que «obliguen al dueño a cerrar la nave, porque no es un lugar para vivir». «Aquello es la guerra», ha dicho, a la vez que reclama públicamente que Sanidad haga una inspección y compruebe en qué condiciones viven; cagan y mean en la calle y no hay quien aguante los olores».
Según dice, los propietarios de algunas bodegas han denunciado su presencia en estos recinto y «han conseguido que los desalojen» al tratarse de una propiedad privada, «pero hay una persona que está permitiendo que vivan en la suya pese a que está declarada en ruina y llegó ser precintada». Y lo mismo dice que ocurre con la nave, «yo no puedo impedir que una familia traiga a sus parientes a vivir con ellos».

Efecto llamada
El alcalde de Morales de Toro descarta que en la localidad se haya producido el “efecto llamada” entre ciudadanos de nacionalidad rumana por motivos laborales, ya que, como señalaba ayer, «en nuestro pueblo solo hay trabajo en época de vendimia y ahora no hay nada en que poder emplearse». Por eso piensa que, más bien, «es que cuando vienen a España se ubican donde ya hay otros compatriotas con los que se entienden».
El alcalde quiere dejar claro, no obstante, que «no se trata de un problema de racismo», ya que explica que en la localidad viven otras ocho o diez familias «que están perfectamente integradas, viven en una casa que reúne las condiciones adecuadas, mandan sus hijos a colegio y no da problemas».

Un campamento de quita y pon se levanta cada noche en el mirador.

23/03/2008

Una docena de tiendas de campaña brota cada noche en la columnata semicircular que hace de mirador de los jardines de Las Vistillas, en pleno centro de la capital, junto al Viaducto. Es el campamento, desde hace apenas unos meses, de un grupo de unos 25 gitanos rumanos, que cada día repiten el mismo ritual: en cuanto llega la noche montan su campamento de quita y pon, en el que sólo estarán el tiempo imprescindible para dormir y, en cuanto amanezca, habrán desaparecido del lugar. Sin dejar apenas rastro.

Los vecinos están más que acostumbrados. Desde hace unos cuatro años se han habituado a las viviendas de plástico que también cada noche levantan unos 40 inmigrantes rumanos, en el cercano parque de la Cornisa, detrás de la basílica de San Francisco. Los nuevos vecinos no hacen más que extenderse por la misma zona, en el barrio de Palacio.

La mayoría de los hombres del campamento vive de recoger chatarra y venderla después por unos pocos euros. Las mujeres, en cambio, se apostan a las puertas de las iglesias cercanas para pedir. Muchas veces tienen que pasar el día con la tienda de campaña plegada, pero a cuestas. Quien puede improvisa un armario en las alcantarillas cercanas, cuyas tapas levantan con un gancho. Allí guardan mantas, sacos de dormir, ollas… enseres cuidadosamente guardados en bolsas de plástico. Y la higiene y la limpieza se solventan en las fuentes cercanas, delante de todos. Aunque el agua en esta época del año salga sucia.

Algunos vuelven al lugar para comer a mediodía. También al aire libre cocinan lo poco que han conseguido durante el día. Y hacen gala de un torpe español, aprendido por capítulos de telenovelas latinoamericanas pasadas en la televisión rumana.

“Ellos no nos estorban, no se meten con nadie”, comenta una vecina del barrio. Otra cosa es soportar las deposiciones. “Ahora que es invierno, todavía; pero con el calor hay más olor”, continúa la misma mujer.

Más crítico es David Jiménez, portavoz de la Asociación Amigos de las Vistillas-Parque de la Cornisa. Asegura que todo el entorno, la única zona verde del barrio, se ha dejado degradar a propósito. “Para construir”, recalca.

http://www.elpais.com/articulo/madrid/Decenas/rumanos/pernoctan/jardines/Vistillas/elpepiespmad/20080323elpmad_2/Tes

http://www.laopiniondezamora.es/secciones/noticia.jsp?pRef=2128_4_248851__TORO-manifiestan-contra-robo-pinares-piden-regule-sector

Afectados de Toro y Morales, convocados por la Asociación de Elaboradores de Piñón, acusan a almacenistas de la zona de adquirir mercancía robada

La Opinión de Zamora, 8-01-2008.

REDACCIÓN. Alrededor de sesenta piñoneros de Toro y alrededores se manifestaron a media mañana de ayer en la ciudad para protestar por el robo de piñas del piñón que se viene produciendo en la zona, así como por la compra del producto por parte de personas conocidas en la localidad, pese a conocer que se trata de mercancía robada. La protesta se reprodujo una hora más tarde en Morales de Toro, donde también están teniendo lugar estos hechos.
Ambas manifestaciones se enmarcaban en la convocatoria realizada a todos el sector piñonero por parte de la Asociación Castellana de Elaboradores de Piñón (Acepi), la cual también afectó a la localidad vallisoletana de Tordesillas. Con estas protestas, el sector pretende denunciar los continuos robos de piñas que no dejan de producirse en los pinares, al mismo tiempo que exigir un reglamento regulador del sector piñonero, una petición que los profesionales llevan pidiendo ya desde hace varios meses. Es por ello que las protestas culminarán hoy con la concentración convocada a las doce del mediodía en Valladolid. Los piñoneros se manifestarán a las puertas de las consejería de Agricultura y Ganadería, así como de Medio Ambiente de la Administración regional y, posteriormente, ante las de la Delegación del Gobierno.
El motivo de esta manifestación es exigir a las consejerías la regulación de la recogida de la piña, el transporte y su posterior venta a la industria transformadora, tras los graves incidentes ocurridos el pasado año, según los ha calificado el propio sector. Así mismo, está prevista otra concentración en la Plaza Mayor de la localidad de Pedrajas de San Esteban.
Los manifestantes toresanos, que portaban una pancarta en la cabecera, se concentraron en la puerta de Corredera, desde donde continuaron su trayecto reivindicativo por la calle del mismo nombre, hasta llegar a la Plaza Mayor de la ciudad. Durante el camino lanzaron consignas contra algunas personas de la zona que, según los manifestantes, son quienes adquieren las piñas pese a saber que se trata de mercancía que ha sido robada en los pinares cuya explotación ha sido legalmente asignada a los empresarios a través de la subasta pública realizada en los ayuntamientos. Tanto en Toro como en Morales de Toro, según los piñoneros, se encuentran varios almacenistas de piñas robadas por bandas extranjeras. Los manifestantes acusaban ayer directamente a grupos de ciudadanos rumanos de ser los protagonistas de estas sustracciones.
La Asociación Castellana de Elaboradores de Piñón (Acepi) denunció en noviembre del pasado año 2007 el robo de las piñas del piñón, más generalizado en puntos de las provincias de Zamora y Valladolid. Es por este motivo por lo que los profesionales forestales y la propia industria del piñón propusieron crear un registro de almacenistas y de transportistas a fin de frenar este tipo de robos que, no sólo afectan a los intereses «de unos pocos empresarios, sino que amenaza con disminuir drásticamente los ingresos que hasta ahora recibían estos pinares para sufragar los costes de las labores selvícolas para su conservación». Así, por primera vez, los implicados en el sector piñonero, la Asociación de Propietarios Forestales de Valladolid (Asfova) y la Asociación Castellana de Elaboradores de Piñón (Acepi) unían sus fuerzas «para reclamar a la administración una regulación y profesionalización del sector del piñón, la cual que permitiría hablar de marcas de garantía del producto».

Hoy, Extremadura. 4-01-2008.
La detención de los padres de los dos niños rumanos fugados del Centro de Acogida “San Juan Bautista” de Badajoz se produjo cuando se presentaron en esta institución para interesarse por la situación de otro hijo internado, según ha informado la Delegación del Gobierno en Extremadura.
La Policía Nacional detuvo ayer en Badajoz a los padres de los rumanos desaparecidos del Centro de Acogida ‘San Juan Bautista’ de la capital pacense, según informó la delegada del Gobierno en Extremadura, Carmen Pereira. Los padres, que responden a las iniciales F.R. y M.R., fueron arrestados ayer como presuntos autores de un delito de Sustracción de Menores.
La detención fue posible gracias a la colaboración de los funcionarios del centro, dependiente de la Junta de Extremadura.

Al matrimonio se le acusa de trasladar a los menores del lugar de residencia sin consentimiento de la institución a la cual estaba confiada su guarda, a finales del pasado mes de octubre.
La Delegación del Gobierno en Extremadura ha determinado que uno de los hijos, concretamente la hija mayor, telefoneó al padre para decirle que se habían escapado y que fueran a recogerlos.
Una vez los padres localizaron a los menores en las proximidades de la Avenida de Sinforiano Madroñero de Badajoz, se trasladaron a la localidad pacense de Valdivia, donde estuvieron residiendo durante una semana en casa de un primo.
Posteriormente, viajaron los cuatro a Rumanía y dejaron a los dos menores viviendo con uno de los abuelos.
Los padres regresaron a Badajoz el pasado 21 de noviembre.

.

Atención

El caso de estos dos menores, una niña de diez años y un niño de ocho, salió a la luz pública cuando a finales del pasado mes de octubre desaparecieron del centro de menores San Juan Bautista de Badajoz.

Fue especialmente llamativo porque eran los dos tíos de una niña de tres años que había fallecido unos días antes en Talarrubias debido a los malos tratos de sus progenitores.

Uno de los detenidos ayer, la madre de los desaparecidos, es una mujer de 34 años que a su vez era abuela de la niña muerta. Además, tenía una orden de alejamiento de esta nieta fallecida y de su otra hermana, que tiene año y medio y que está acogida en el centro de menores Pedro de Valdivia de la localidad de Villanueva de la Serena.

Según explicó en su día en la Asamblea la consejera de Igualdad y Empleo, Pilar Lucio, en un centro de menores los niños pueden estar acogidos en régimen de guarda. Es decir, los padres son totalmente responsables de ellos, pero éstos están internos por falta de recursos económicos. Otro caso de acogida se produce cuando la Junta tiene la custodia de los pequeños, es decir, que hay un caso claro de falta de protección por parte de los padres porque los pequeños no van a la escuela, no comen bien, hay indicios de malos tratos, abandono…

Acogidos

Pero los menores que habían desaparecido, según Lucio, no estaban en ninguno de esos dos regímenes, sino que se encontraban en acogida residencial o temporal, que es el tercer caso que se da en este tipo de centros. «Cuando la Guardia Civil recibe algún aviso de que hay niños maltratados, inmediatamente se pone en contacto con los Servicios Sociales y éstos actúan de forma automática trayéndoselos a algún centro. En ese momento pasan a ser acogidos, pero la Junta no tiene la custodia»

También recordó que los menores pidieron permiso para ir a comprar golosinas y que aprovecharon el momento para marcharse con su madre. «Se les dio dos euros para que fueran al quiosco. Cuando pasaron veinte minutos y no regresaban, el educador salió a buscarlos, pero ya no estaban. El quiosquero le contó que habían cambiado dinero, habían llamado por teléfono y se habían ido. En ese mismo momento ya se dio parte a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado», explicó Lucio.

Según se sabía, los dos rumanos se encontraban «con su familia en paradero desconocido», posiblemente con su madre en Sevilla.

  • Pedían 80.000 euros a cambio de liberarla y la amenazaron con obligarla a prostituirse
Actualizado viernes 21/12/2007 12:56 (CET)
ImprimirEnviar noticiaDisminuye letraAumenta letra
ELMUNDO.ES

BARCELONA.- La Policía Nacional ha detenido en Lloret de Mar (Gerona) a dos hombres y una mujer por el secuestro de una menor de 16 años, de etnia gitana-romaní, a la que tenían encerrada en una habitación. Las disputas entre dos familias por la dote, tras contraer matrimonio sus hijos, han sido el motivo del secuestro de esta menor.

Los secuestradores habían solicitado a la madre de la víctima 80.000 euros para liberarla y la habían amenazado con obligarla a prostituirse si no les entregaba el dinero.

La Policía española recibió la notificación de este delito a través del enlace de la Policía belga en España, que comunicó a los agentes españoles que en su país se había abierto una investigación tras denunciar una madre el secuestro de su hija. Se trataba de una familia gitana afincada en Bélgica y, según manifestó la madre, había casado a su hija de 16 años hacía dos meses con un menor de 14 años perteneciente a la misma etnia, siguiendo las costumbres marcadas.

Tras la celebración de la boda, surgieron discrepancias en torno a la dote, llegando a producirse incluso discordancias matrimoniales. Por tal motivo, prohibieron a la menor hablar con su madre, a quien habían exigido por vía telefónica la cantidad de 80.000 euros a cambio de devolverle a su hija, bajo la amenaza de obligarla a ejercer la prostitución.

Los agentes averiguaron que la llamada en la que le solicitaban el dinero procedía de España. De este modo, consiguieron determinar la localización exacta del lugar donde se encontraba la víctima. Confirmado esto, cuatro policías del Grupo de Secuestros y Extorsiones se trasladaron a Lloret de Mar y se estableció un equipo conjunto de trabajo con los investigadores de la comisaría de la localidad catalana.

Una vez identificada la persona que telefónicamente exigió el pago a la madre de la menor secuestrada, se localizó el domicilio que éste regentaba. En esa misma vivienda era donde tenían escondida a la víctima, por lo que los agentes procedieron a su liberación y a la detención de sus secuestradores.

La operación, denominada ‘Charleroi’, ha acabado con la detención de Slobodan D., nacido en Bosnia-Herzegovina, de 58 años; Misa T., nacido en Yugoslavia, de 38 años; y Suzane D., nacida en Vicenza, de 35 años.

http://www.elmundo.es/elmundo/2007/12/21/barcelona/1198237862.html

20.12.2007

Los Mossos d’Esquadra han desarticulado una banda de 21 rumanos especializada en el robo de cable de cobre que tenía su centro de operaciones en L’Hospitalet de Llobregat (Barcelona) y que en el último mes habría robado diez toneladas de este material.

La investigación policial que ha llevado a estas detenciones -veinte hombres y una mujer, once de los cuales ya han ingresado en prisión- ha durado un mes, tiempo en el que se estima que han robado la mencionada cantidad de cable de cobre.

El jefe del Area de investigación del área metropolitana sur de los Mossos, Xavier Sallart, ha explicado hoy en rueda de prensa que la investigación comenzó hace un mes ‘a raíz de la alarma social que provocaron los constantes robos de este tipo de material’.

Los Mossos identificaron a un grupo de gitanos rumanos que actuaban en ciudades del cinturón metropolitano de Barcelona.

El centro de operaciones era un piso ubicado en L’Hospitalet de Llobregat, municipio en el que residían todos los detenidos, donde los implicados celebraban sus reuniones.

‘La banda trabajaba de manera muy impulsiva y prácticamente a diario intentaban robar cable de cobre’, ha explicado Sallart, que ha añadido que existía una clara división del trabajo: ‘unos miembros del grupo se dedicaban a buscar objetivos y a controlarlos y los otros, por la noche, cometían los robos’.

Los atracos se producían por las noches y en lugares en los que los delincuentes sabían que no había vigilancia.

‘En alguna ocasión intentaron entrar en algún almacén, pero cuando descubrieron que había vigilante se marcharon tranquilamente sin enfrentarse a él’, ha explicado el responsable de la investigación.

Ha añadido que el kilo de este tipo de material, si está pelado, puede costar 6 euros en el mercado negro, y si no está pelado alcanza los 3, por lo que ha recalcado que la cantidad económica de la que se habla ‘es muy importante’.

Terra Actualidad – EFE

http://actualidad.terra.es/sucesos/articulo/mossos_lhospitalet_detienen_robo_toneladas_2137300.htm

13/12/2007

Puente Genil. (Córdoba). (EFE).- Tres personas han resultado heridas hoy, una de ellas un agente de la Policía Local, tras un pelea entre dos clanes de ciudadanos rumanos que se ha registrado en la localidad cordobesa de Puente Genil.

Según han informado a fuentes del Servicio de Emergencias 112, el suceso se ha producido, por causas que se están investigando, a la altura del número 8 de a calle Feria de la localidad.

En la pelea, un hombre de unos 35 años ha sufrido un traumatismo craneoencefálico grave y ha sido trasladado al Hospital Reina Sofía de Córdoba, mientras que una mujer de unos 30 años, de nacionalidad rumana como el anterior, presenta lesiones de diversa consideración.

Las fuentes no pudieron precisaron el alcance de las lesiones que padece el agente de la Policía Local herido en la pelea.

http://www.lavanguardia.es/lv24h/20071213/53418400050.html

CARLOS HIDALGO. MADRID

 

«Éstas están siendo las peores Navidades de la historia». Así de categóricas son las declaraciones de funcionarios de la Policía Nacional que trabajan en el centro de la capital. Dicen que el repunte de la delincuencia en el distrito, ya de por sí una constante en estas fechas prenavideñas, está siendo aún mayor este diciembre. Cada vez hay más bandas de ladrones y, lo que es peor, muchas de ellas son de menores, especialmente rumanos.

En el centro, la Policía tiene controladas de diez a quince bandas de menores rumanos. Buena parte de los robos que se cometen en esa zona de la capital se deben a ellos. Muchos no llegan, ni siquiera, a adolescentes. Son niños, procedentes de los poblados de Peñagrande (Fuencarral-El Pardo) y la Cañada Real (Villa de Vallecas), así como de la zona más degradada de Valdemingómez. Y, en Navidad, con las bullas, las compras, el tránsito de turistas y el trajín diario, redoblan sus «fuerzas».

Leyes débiles

Pero las fuentes consultadas tienen muy clara otra razón, no menos importante: el endurecimiento de las leyes contra la inmigración rumana en Italia. «Y la debilidad de las españolas», añaden. Consideran que se está produciendo un éxodo de delincuentes rumanos a nuestro país y que eso se está notando en el día a día, desde hace no mucho. «Hay niños de estas bandas que no habíamos visto nunca». Han variado sus horarios y casi multiplicado por dos, para poder ser más efectivos.

Tan sólo los robos en cajeros automáticos han crecido un 1.000 por cien. Los suelen cometer estos menores, que han sido instruidos para ellos por sus propios padres. La técnica es sencilla, pero efectiva: los niños van un grupo de tres o cuatro. Se acercan a alguien que esté sacando dinero del cajero. Cuando el usuario ha introducido su número secreto y ha oprimido la opción sacar dinero, uno de los menores se acerca y le distrae, bien propinándole un puntapié, haciendo amago de que le roba el bolso o mareándole con la venta de un periódico. Es en ese momento cuando otro menor teclea la cantidad que debe expedir el cajero. Lo que suelen hacer es pedir 300 euros, que es uno de los topes que han marcado algunos bancos, a raíz de los numerosos robos que se están produciendo. Cuando la víctima se percata, los menores ya están huyendo con el dinero.

«Hay un niño de unos 11 años que suma 19 robos», comentan en la Policía, y recuerdan uno de los últimos casos, de hace apenas unos días, cuando atraparon a un niño de 8 años con dos teléfonos móviles escondidos en los calzoncillos.

Con semejante panorama, la comisaría de Centro, la de mayor carga de trabajo de Europa y la segunda del mundo, espera batir su propio récord de detenciones al finalizar este año, con un total de 7.000. El 93% son extranjeros.

Pero los mayores de edad procedentes de Rumanía tampoco le van a la zaga. Tienen residencia legal en España desde el pasado 1 de enero, pero no por ello libertad para trabajar como cualquier otro comunitario, hasta que no se elimine la moratoria que pesa sobre ellos. Y eso provoca situaciones de exclusión social, que deriva en muchos casos en delincuencia

Los grupos de delincuentes adultos van en grupos más reducidos y se dedican, sobre todo, a robar en perfumerías y tiendas de moda del centro. Buena parte de las colonias y fragancias las mandan por correo a su país, donde triplican el valor. El «modus operandi» es antiguo: forrar con papel de aluminio el interior de bolsos y meter ahí los productos robados, burlando los detectores de seguridad de los comercios. El destino de la ropa robada es variado. Parte de las prendas se las quedan los propios ladrones. Los productos electrónicos sustraídos, como ordenadores y cámaras, se los venden a camellos árabes y algunos locutorios de Lavapiés, y así sacan dinero para pagar el alquiler. Pero quizá lo más curioso es que la ropa de marca que roban por las mañanas se las venden a prostitutas que ejercen en locales de alterne del centro, puesto que estas mujeres necesitan ir lo mejor vestidas posible para trabajar.

Todo esto arroja el siguiente dato: en noviembre y diciembre, los robos están creciendo en torno a un 150%, hasta alcanzar la media de 150 delitos de este tipo al día. Y eso son sólo los que se denuncian.

 

http://www.abc.es/20071213/madrid-madrid/policia-achaca-exodo-rumanos_200712130257.html

www.inmigracionydelincuencia.com

Costumbres cíngaras. Tarragona sufre problemas en el suministro eléctrico y robos en la red telefónica.

La Guardia Civil  investiga la ola de robos de cable que han producido hasta tres cortes de línea telefónica en la zona de Aldover en el último mes. Numerosos robos de este género se producen en todo el litoral mediterráneo y especialmente en Tarragona, Castellón y Valencia.

Europa Press ha informado sobre el hecho de que un hombre de nacionalidad no especificada, murió en fechas recientes en Marçá, cuando trataba de robar la catenaria del tren. 

Los robos de material eléctrico y similares se producen también en la obra pública y privada no sólo en el Levante español, sino en localidades del centro de España, como Coslada y en lugares cada vez más alejados de Madrid en todas direcciones. En su mayor parte, los detenidos por estos delitos han venido siendo cíngaros rumanos y moldavos en su mayor parte, que venden a chatarreros que ejercen la receptación de material de construcción en un mercado organizado.

   

10.12.07

Marta Castelló (Vh).- Nadie está a salvo de ellos. Los niños ladrones, que proceden de Europa del Este y que hace un tiempo empezaron a actuar en las calles de Ciutat Vella, se han extendido por casi todos los barrios de la ciudad. Y ahora, además, se vuelven cada vez más violentos, según afirman los comerciantes del centro. “Como van en pandilla, entran abriendo las puertas de par en par, desencajándolas del golpe”, explica Teresa, propietaria de una pastelería de la calle Cirilo Amorós, que también afirma que las puertas no son “para nada” el peor de sus males. “Cuando pasan por la calle me tiran basura a los cristales y, una vez dentro del local, tiran lo que hay en las mesas, me insultan y hasta me escupen”, denuncia, visiblemente cansada de aguantar un situación que “ya hace mucho tiempo que ocurre”.

Asimismo, Carmen cuenta que en su tienda “entran hasta el almacén como si nada, me toquetean lo que les da la gana y, mientras intento echarlos, me insultan y me plantan cara”. En otros casos, como el de Sonia, “entran en la peluquería y se burlan, bailando y riéndose mientras lo tiran todo al suelo”.

El problema más grave, según Fernando, encargado de una perfumería de la calle Colón, es que “saben que no les puedes tocar, porque se te cae el pelo, y se aprovechan de la situación”. Así, muchos piensan que la situación legal en la que se encuentran estos pequeños delincuentes favorece que cada vez se vuelvan más agresivos, “física y verbalmente”, puntualiza Teresa.

http://www.valenciahui.com/noticia.php/2007/12/10/el_aumento_de_la_agresividad_de_los_nino

Iba “iluminado” por el alcohol y a gran velocidad en travesías urbanas. Recordamos que este comportamiento virtualmente homicida es penalmente punible con penas de cárcel. Lástima que las tenga que cumplir en España.

Opinión de Zamora. 3-12-2007. Breves.

http://www.laopiniondezamora.es/secciones/noticia.jsp?pRef=2093_9_242804__Sucesos-Breves

Detenido por conducir ebrio, sin luces y a gran velocidad por Las Navas del Marqués
Efectivos de la Policía Local de Las Navas de Marqués (Avila) detuvieron ayer a un joven rumano de 27 años, identificado como I.T., quien conducía en estado de embriaguez un turismo sin luces y a gran velocidad por las calles de la localidad. El conductor estuvo a punto de atropellar a dos agentes que le dieron el alto, según informaron ayer fuentes municipales.

  • La actuación se desarrolló de manera pacífica y con un amplio dispositivo policial.
  • Algunos de los moradores empezaron a marcharse anoche.
  • Los rumanos se concentraron por la tarde en la puerta del Ayuntamiento de Granada.

Las familias que vivían ilegalmente desde el pasado mes de marzo en el conocido como Cortijo Nuevo, ubicado en la carretera de Dílar, han sido desalojados esta misma mañana. La actuación se ha desarrollado de manera pacíficca y con un amplio despliegue policial.

Este cortijo, cuyo desalojo está respaldado judicialmente, fue cedido por el Ayuntamiento de Granada al Parque Tecnológico de Ciencias de la Salud (PTS), que necesita el espacio para la ampliación del campus.

Después de que sus moradores abandonaran el inmueble y que diversos operarios limpiaran el entorno, se ha procedido además al tapiado del mismo para evitar que éste pueda volver a ser ocupado.

Una portavoz de la Plataforma “El Cortijo”, formada por 14 ONG granadinas, ha explicado que la mayoría de las personas, unos 40 adultos y 17 menores, que ocupaban el Cortijo optaron por comenzar a abandonarlo desde anoche, al tener constancia de que el desalojo podría producirse hoy.

Pese a todo, algunas familias no descartan instalarse en otro inmueble antes que “dormir en la calle”, según han declarado tras el desahucio.

Mientras, otros cuatro ciudadanos de origen rumano eran detenidos poco después en el cercano Cortijo de la Reja, ya que sobre ellos pesaban sendas reclamaciones judiciales. Uno de ellos incluso tenía pendiente una orden de extradición de la Audiencia Nacional que pudo conocerse tras ser identificado por los agentes.

Por la tarde, medio centenar de personas, la mitad de ellas rumanas, se concentraron frente al Ayuntamiento de Granada para pedir el realojo de cuatro familias, aunque la concejala de Bienestar explicó que el Ayuntamiento ya ha realojado a cuatro familias, busca albergue a otras dos y que desconoce la situación de estas cuatro, cuya petición responde a un “efecto llamada”.

http://www.20minutos.es/noticia/313095/0/desalojo/rumanos/Granada/

La Chana, Ogíjares y los terrenos del PTS agrupan en edificios vacíos y sin condiciones básicas de habitabilidad a unos 15 clanes.

No son nuevos, pero cada vez son más. Las familias de rumanos gitanos incrementaron su presencia en Granada, al igual que en otras provincias españolas, a partir de 2002. La libertad que desde aquel año tenían para circular con libertad en el Espacio Schengen impulsó una fuerte emigración de los clanes romaníes. Ahora, el anuncio de Italia de expulsar a los rumanos por motivos de seguridad ha provocado lo que puede denominarse ‘efecto Prodi’. O sea, un seísmo en las raíces del nomadismo de estas familias que experimenta ahora un resurgir. Granada, en la actualidad, refleja las consecuencias de este fenómeno, que afecta a toda España. Esto es: el aumento de los asentamientos marginales en muy poco tiempo.

Al margen de las familias rumanas que ya llevan años integradas en barrios marginales de la periferia de la capital, como Almanjáyar, los asentamientos de rumanos en edificios abandonados ubicados en el extrarradio se ha convertido en una alternativa más, que crece cada día mucho y rápido. Hace cuatro años, las autoridades municipales conocían un asentamiento de este tipo, ocupado de forma permanente por unas 14 personas, aunque en periodos cortos de tiempo llegaban a sumar más de 30 por la visita de parientes. Hoy el alojamiento improvisado en fábricas, cortijos y casas abandonadas y en ruina en los alrededores de Granada se ha convertido en el hogar de unos 200 gitanos rumanos. La Policía Local de Granada conoce tres de ellos en la actualidad. Los grupos asentados en el cortijo abandonado del PTS, otro clan instalado en una casa en ruinas de la carretera de Ogíjares y todos los que se han sumado a la familia de rumanos que vive hace cuatro años en una casa ubicada en La Chana, junto a las vías del tren. En los tres casos, a los que se suman ocupaciones menores en casas abandonadas y dispersas, viven sin luz ni agua corriente y en condiciones de higiene ínfimas.

Su arraigada cultura, que los define por su forma peculiar de entender el trabajo, su sentido extenso de la familia y hasta la forma de vestir -toda una seña de identidad-, no pasa desapercibida. En algunos autóctonos crean un rechazo directo. A otros, la mayoría, no les incomoda su presencia mientras no molesten. Pero más allá de esto, este incremento notable de núcleos marcados por la marginalidad plantea un reto para las administraciones. La ocupación de inmuebles que tarde o temprano son reclamados por sus legítimos propietarios pone de manifiesto las dificultades para el realojo. ¿Viviendas sociales de bajo alquiler para realojar a todos? ¿Expulsión y desalojo para que se busquen nueva ubicación? ¿Alojamientos provisionales en campamentos? Las administraciones granadinas aún no han encontrado la respuesta. Y tampoco se ha abordado el asunto de forma global.

Voces y soluciones

José Chamizo, Defensor del Pueblo andaluz ha advertido que en este caso hay «malentendidos sobre competencias» entre Junta y Ayuntamiento. El Defensor del Ciudadano de Granada, Melchor Sáiz-Pardo apuntó en la misma dirección al decir que «sin compromiso de las tres administraciones» no habrá solución a este problema que ahora crece.

Se ha visto en los últimos días con el caso de las seis familias (cada una cuenta entre 5 y 10 miembros) que habitan el cortijo Nuevo o de Las Angustias, junto al Parque Tecnológico de la Salud (PTS). Ahora están de actualidad debido al inminente desalojo del que van a ser objeto. Lo promovió el Ayuntamiento: cedió el suelo al PTS y éste reclama ahora los terrenos para su ampliación. Y las soluciones están aún por llegar.

En Cortijo Nuevo, según relató a IDEAL uno de los inquilinos erigido como portavoz del grupo, vivía una familia, la más antigua, hacía años. Ahora, el número de personas que pernoctan en este lugar supera en ocasiones las 40. Seis familias, como mínimo. Hace unos meses, se alojó a dos grupos en dos viviendas sociales en las que el alquiler a pagar no alcanza los 40 euros. Pero no fue suficiente. Porque pasan los días y el número de grupos crece, como el rabo de lagartija que vuelve a crecer aunque sea cortado. ¿Por qué se trata de cifras tan fluctuantes?

Familia extensible

Algunos vienen de paso, como apunta el citado portavoz. «Si van de viaje y pasan por aquí necesitan un techo y nos lo piden, tenemos que dejar que estén aquí», apunta. Pero lo cierto es que la ‘familia’ crece y muchos se quedan.

La razón del crecimiento de los asentamientos se debe a la tradición y la forma de entender la vida de los gitanos rumanos. Juan F. Gamella, profesor de la Universidad de Granada, ha elaborado a raíz uno de los pocos estudios sobre la inmigración de estos peculiares grupos que existen en España. En él explica que «el núcleo central de convivencia suele ser un hogar conyugal centrado en torno a una pareja, a menudo extendido o con capacidad de extenderse y acoger a parientes ‘descolgados’ o típicamente a un hijo casado e incluso a paisanos o vecinos o amigos que provienen directamente de Rumanía o de otros de los otros muchos enclaves donde se haya extendido la red familiar», explica. Y añade: «Hay familias pioneras que se instalaron en Granada en 1999. Ellas fueron ayudando a otras familias que fueron llegando después».

Es lo que sucede en el Cortijo Nuevo o de Las Angustias. Y en el resto de asentamientos Una situación que se mantiene controlada pero que no encuentra solución en cuanto se produce un choque entre su modo de vida y el del resto de la sociedad.

http://www.ideal.es/granada/20071119/granada/asentamientos-rumanos-crecen-tiempo-20071119.html

23/11/2007 02:51 A. González / GRANADA El desalojo de los rumanos del Cortijo Nuevo, situado en la carretera de Dílar, se aplazó ayer hasta la próxima semana. El acuerdo surgió tras la reunión de la Junta Local de Seguridad, en la que el alcalde, José Torres Hurtado, echó en falta la presencia de algún representante de la Junta de Andalucía para detallar los recursos de alojamiento que se pondrán a disposición de las familias. De momento el Ayuntamiento ha ofrecido las plazas de los albergues municipales para realojar temporalmente a las familias.

Este nuevo margen de tiempo permitirá al área de Familia y Bienestar Social del Ayuntamiento determinar en qué situación se encuentran los menores y las familias que residen en el cortijo. La tarea no es fácil puesto que el carácter itinerante de estas personas hace que los ocupantes del cortijo cambien de un día para otro, por lo que la Administración debe reiniciar el trabajo con las familias una y otra vez.

Pese a los inconvenientes con los que debe trabajar la administración local, los asistentes a la reunión de ayer (Ayuntamiento, Subdelegación del Gobierno, un representante del Campus de la Salud y de la Policía Autonómica) acordaron una actuación conjunta entre los efectivos de la Policía Nacional y Local.

Los dos cuerpos de seguridad deberán reunirse ahora para fijar el número de agentes que cada cuerpo destinará al desalojo, así como los efectivos materiales y la coordinación del despliegue.

El juzgado emitió un auto el pasado 8 de noviembre en el que se daba al Consistorio un plazo de un mes para ejecutar el desalojo. La dilación en el tiempo de la actuación ha despertado la preocupación del Parque Tecnológico de Ciencias de la Salud que podría perder una subvención cercana a los 900.000 euros para rehabilitar el cortijo si el desalojo no se produce ya. Será el propio Parque Tecnológico quien acometa el tapiado del cortijo una vez se produjo el desalojo para evitar que vuelva a entrar más gente.

“Cada administración deberá aportar sus efectivos para que el desalojo se lleve a cabo con tranquilidad y sin perjuicio para las personas”, manifestó ayer el alcalde tras reiterar la ausencia de la delegada de Bienestar Social de la Junta de Andalucía, Elvira Ramón, así como de la delegada del Gobierno, Teresa Jiménez, “pese a que habían sido convocadas”.

Por su parte desde la Junta aseguraron que la convocatoria de la reunión se había hecho con mucha premura y que, aún así, acudió un responsable: el jefe de la Unidad adscrita a la Policía Autonómica, Francisco Barrios.

La presencia de miembros de la Junta de Andalucía era precisa para determinar los medios disponibles a la hora de llevar a cabo el realojo. “La Junta de Andalucía es la que tiene la responsabilidad de realojar a las familias aunque las noticias que tenemos son que ya les han ofrecido algunas viviendas”, declaró el alcalde.

El anuncio del desalojo de las más de 40 personas que habitan en el Cortijo Nuevo, previsto para el pasado miércoles, ha puesto en alerta a los rumano de forma que ayer se contabilizan menos personas en el cortijo.

http://www.diariogranadahoy.com/204094_ESN_HTML.htm

http://www.elmundo.es/elmundo/2007/11/22/madrid/1195733175.html

EFE

MADRID.- La Guardia Civil ha detenido en la Cañada Real Galiana de Madrid a 23 integrantes de una banda organizada que se dedicaba al robo en viviendas y casas de campo en varias provincias del centro de España.

El delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha, Máximo Díaz-Cano, ha dado a conocer el resultado de la ‘operación Chanete’, llevada a cabo por 161 agentes el pasado 19 de noviembre y que se saldó con la detención de 22 ciudadanos rumanos, cuatro de ellos menores de edad, y un español.

La investigación, que ha corrido a cargo de la Policía Judicial de la Guardia Civil de Cuenca a raíz de un robo cometido en mayo de este año en Villar de Olalla (Cuenca), ha permitido esclarecer de momento 30 robos en Cuenca, Toledo, Guadalajara, Madrid y Ávila.

Se sospecha que los ladrones han podido cometer otros veinte robos más en Salamanca, Segovia, Soria, Burgos y en Cáceres, ha indicado Díaz-Cano, quien ha detallado que en la operación la Guardia Civil ha recuperado medio millón de euros y una gran cantidad de objetos sustraídos.

La demolición de viviendas construidas ilegalmente en la Cañada Real Galiana provocó hace unas semanas graves incidentes entre vecinos y policías, que acabaron con más de 30 heridos, la mayoría policías.