Archive for the ‘Incivismo’ Category

El Montecito de Las Vegas ha sido el primero en caer. El Ayuntamiento de Oviedo aplica desde hace unas semanas el plan «tolerancia cero» contra un puñado de bares en la ciudad considerados ilegales, porque incumplen de manera reiterada la normativa vigente en materia de horarios y ruidos. La semana pasada se ordenó la retirada definitiva de la licencia a este bar. Un vecino del número 18 de la calle Joaquina Bobela, en el barrio de Pumarín, el inmueble que alberga El Montecito de Las Vegas, relata a este periódico de forma anónima, por temor a las represalias, la pesadilla de la comunidad de propietarios durante dos años, desde que abrió el local. Dos años sin dormir y con medicación; ruidos, vibraciones en casa y vómitos y sangre en el portal.

MARTA PÉREZ El calvario de los vecinos del número 18 de Joaquina Bobela está a punto de terminar, con el cierre de El Montecito de Las Vegas por incumplimiento reiterado de la legislación en materia de horarios, ruidos e incluso sanidad. Han sido más de dos años sin dormir una noche entera para los que se han quedado, porque más de un propietario optó por el exilio. Un vecino del inmueble, que prefiere guardar el anonimato, por temor a represalias, ha relatado a este periódico la «pesadilla» en la que se convirtió su vida desde la apertura del local, el 12 de febrero de 2006.
«Nos imaginamos que una mercería no iban a abrir, cuando vimos al personal, y fuimos al Ayuntamiento a pedir información en diciembre de 2005», cuenta. «El local abrió el 12 de febrero, y dos días después, el 14, la comunidad de propietarios del edificio ya estaba poniendo la primera denuncia por ruido», prosigue. «Luego nos enteramos de que la licencia de apertura se la dieron el día 20, con lo que había abierto sin licencia. Si empezamos así, vamos mal, pensamos todos», relata.
Si el bar abrió en febrero de 2006, la primera orden municipal de cierre le llegó sólo dos meses después, el 24 de abril. Seis días antes, un miércoles a las once de la noche, la música del local alcanzaba los 104 decibelios. Sin embargo, la orden de cierre no hacía alusión al ruido, a los horarios o a la música, sino a la falta de higiene en los baños, a la ausencia de un ventilador y a la carencia de varias licencias de manipulación de alimentos. «Nunca entendimos cómo dieron de paso siquiera la apertura, con estas carencias», cuenta el vecino.
El local permaneció cerrado durante un mes, volvió a abrir y en agosto el Ayuntamiento ordenó de nuevo el cierre por el mismo motivo. «El desprecinto se autorizó en octubre, pero doy fe de que en San Mateo el bar estaba abierto. Siempre se saltaron la ley a la torera», añade el mismo vecino.
Las peleas y las reyertas a la salida del local comenzaron a ser una constante en esa época. «Las navajas y las botellas como armas eran algo habitual. Lo sabemos todo sobre peleas y bandas. El lunes por la mañana es el día que más les gusta para pelearse; no sé por qué, pero no falla», relata el vecino. «Muchas noches, cuando te despiertas tres o cuatro veces y no puedes dormir, acabas saliendo a la ventana a charlar con el vecino de al lado, que está igual que tú, y a comentar la jugada. Preguntaban un día que a cuánto estaba el corte, y mi vecino y yo coincidimos en que debían de estar hablando de mortadela. Estamos más al día de lo que nos gustaría en temas de droga», cuenta.
Los vecinos del número 18 de Joaquina Bobela utilizan tapones de farmacia para dormir, y alguno incluso tiene que recurrir a los ansiolíticos. «Si te saltan los cuadros en la pared, te vibra la cama y la oreja en la almohada no oye más que “pum, pum, pum”, acabas de los nervios, con una ansiedad tremenda, y tienes que terminar medicándote. Hay muchos casos en el edificio», apunta el vecino.
Luego está el tema de las amenazas de las que aseguran ser víctimas los vecinos del inmueble. «Nos gritan desde la calle, nos dicen que si no tenemos nada mejor que hacer y que a ver quién es el primero que llama a la Policía. Los insultos están a la orden del día», dice.
Todo esto sucede en una acera en la que se cuentan ocho locales de ocio nocturno. En toda la calle, los locales que manejan la doble licencia de música amplificada y bar son cinco. La clientela, fundamentalmente, es la comunidad sudamericana de Oviedo. «Al menos el 85 por ciento de las personas que frecuentan los locales de esta calle son sudamericanos, tienen aquí su gueto», explica el vecino del número 18.

Algunos residentes han optado por abandonar sus viviendas e irse a vivir a otra parte. «Los del primero no aguantaban más. La pobre señora estaba sorda y aun así le molestaba la música por la vibración. El piso está vacío», cuenta el vecino. Otro problema son las entradas y salidas del inmueble, a según qué horas. «Cuando mandas a los niños al colegio, hay veces que tienen que volver a subir porque no pueden salir, ya que en el portal hay alguien durmiendo que les corta el paso», explica. «Y también es bastante habitual que salgas a trabajar por la mañana y tengas que volver a subir a por la fregona y la lejía para limpiar la meada, el vómito o la sangre que te encuentras en el portal», añade. «En una misma semana nos rompieron tres veces el cristal de la puerta», apunta este vecino.
El Ayuntamiento de Oviedo se ha puesto en pie de guerra contra media docena de locales en la ciudad considerados ilegales. Estos locales suelen hacer uso de la doble licencia que manejan, de bar de música amplificada y de cafetería, para permanecer abiertos prácticamente las 24 horas del día. La salida de estos establecimientos suele ser caldo de cultivo de peleas callejeras.
El equipo de gobierno local ha anunciado que este mismo mes reformará la normativa municipal para favorecer el cierre definitivo de los locales que incumplan de manera reiterada la ley y que no puedan volver a abrir como local de hostelería. También impedirá que los locales acumulen dos licencias. El primero en caer ha sido El Montecito de Las Vegas.
«Para dormir usamos tapones de farmacia y algunos tenemos que recurrir a los ansiolíticos, porque el ruido no se puede soportar»

http://www.lne.es/secciones/noticia.jsp?pRef=2008041300_31_626469__Oviedo-Pesadilla-Joaquina-Bobela

Los vecinos han observado un aumento de ratas, moscas y escarabajos en las cercanías de las casas.

donostia. La enorme cantidad de desperdicios acumulada en dos casas ocupadas por inmigrantes rumanos en el barrio Altzola de Elgoibar también ha aumentado la presencia de fauna en sendas viviendas y alrededores, por lo que el Ayuntamiento de Elgoibar ha realizado un tratamiento raticida en toda la zona. Según informaron los vecinos, existía el peligro de que se creara “un foco de ratas” en torno a los inmuebles.

“No sorprende que con tanta basura en esas casas se haya notado el aumento de ratas, moscas y escarabajos”, afirma Alfonso Rubio, portavoz de la asociación vecinal Zubibai. Sin embargo, la presencia de roedores tampoco es algo extraño en Altzola, ya que se trata de un barrio atravesado por el río Deba.

El tratamiento raticida que todos los años aplica el Ayuntamiento en la zona ha coincidido con la polémica surgida en torno a la casa Aurretxe y el inmueble contiguo, convertidos en estercoleros por los que han sido sus inquilinos okupas en los últimos meses. Esta misma semana los operarios del Consistorio elgoibartarra han limpiado los desperdicios acumulados en el exterior y han desescombrado el mirador que se desplomó el pasado 8 de marzo.

empresas de limpieza Por su parte, la asociación Zubibai ha hecho llegar al Ayuntamiento una solicitud para mantener una entrevista con el alcalde, Adolfo Etxeberria. Los vecinos de Altzola quieren que el máximo mandatario municipal les explique dónde pueden remitir sus denuncias. Según explica Etxeberria, en estos momentos el Consistorio está informando a los propietarios de los inmuebles a qué empresas pueden encargar la limpieza de toda la basura acumulada en el interior de las viviendas.

http://www.noticiasdegipuzkoa.com/ediciones/2008/04/12/sociedad/gipuzkoa/d12gip9.992575.php

El grupo afirma que “se le han ido de las manos” los jóvenes, que provocan molestias a los vecinos.
Donostia. El grupo de Aralar en las Juntas Generales denunció ayer que al Departamento de Política Social de la Diputación de Gipuzkoa “se le ha ido de las manos la situación de los menores inmigrantes no acompañados en Zaldibia”.

El alcalde de esta localidad, Patxi Aierbe (Aralar), explicó a este diario que la institución foral adquirió una vivienda en el centro del municipio para desarrollar un programa de integración con menores extranjeros. “Nosotros estamos a favor de este tipo de iniciativas pero lo hicieron sin ponerse en contacto con el Ayuntamiento. Y lo que mal empieza, mal acaba”, afirmó el alcalde.

Según indicó Aierbe, los seis menores magrebíes que habitan este bloque de viviendas han provocado “numerosas críticas de los vecinos por ruidos y peleas y, en algunos casos, incluso ha tenido que intervenir la Ertzaintza”.

A juicio del edil de Aralar, la Diputación “no lleva a cabo el control necesario sobre el programa ni sobre la empresa que tiene contratada para supervisar a los menores”. Esto conlleva, a su entender, “no sólo problemas con los vecinos, sino un incumplimiento de los objetivos para los que está desarrollado este programa de integración”.

El alcalde, quien hizo hincapié en que está “totalmente a favor de la integración de los menores extranjeros”, recalcó que esta situación “no beneficia a nadie, ni a los vecinos de Zaldibia, ni a los inmigrantes, porque no se produce la integración”.

Por ello, Aralar reclamó a la diputada de Política Social, Maite Etxaniz, “medidas urgentes que sirvan para reconducir la situación” y para “una integración real de estos menores en el municipio”. Aralar criticó también la instalación de este tipo de pisos sin contar con la opinión de los municipios. “Esta forma de actuar está generando problemas de convivencia en la localidad”, indicó esta formación.

http://www.noticiasdegipuzkoa.com/ediciones/2008/04/11/sociedad/euskadi/d11eus14.991472.php

El alcalde de Morales de Toro, Luis Segovia, ha anunciado que el Ayuntamiento va a tomar medidas para conseguir que los ciudadanos de origen rumano que residen en una nave agrícola y en una antigua bodega, sean desalojados al no reunir ambas edificaciones unas mínimas condiciones higiénico sanitarias. Esta decisión ha sido adoptada por el alcalde de Morales de Toro después de que el pasado sábado, un ciudadano de nacionalidad rumana supuestamente prendiera fuego con dos botellas rellenas de gasolina a la vivienda y al vehículo de un vecino de la localidad que en la actualidad convive con la ex pareja, también rumana, del supuesto autor del incendio.

Aunque Luis Segovia ya solicitó el pasado verano a la Consejería de Sanidad que realizara una inspección para comprobar las condiciones en las que reside un grupo numeroso de ciudadanos de nacionalidad rumana, desde esta Administración, como señaló el alcalde, «no se ha hecho nada» e incluso llegó a plantear al Ayuntamiento que la solución era la construcción de nuevas viviendas que reunieran unas condiciones higiénico sanitarias, en las que poder realojar a las personas que integran los asentamientos rumanos.

El alcalde insiste en que, con esta petición, lo que pretendía era que la Consejería de Sanidad diera una solución a «un problema higiénico sanitario de interés que podría derivar en cualquier tipo de enfermedad, ya que son personas que carecen de agua, que no se lavan y que hacen sus necesidades en las inmediaciones del lugar donde viven». La intención municipal es que Sanidad inspeccionara la nave agrícola y la antigua bodega en la que residen los inmigrantes y que, «si no había otra alternativa, denunciara a los propietarios de ambas edificaciones».

Después de varios meses, los asentamientos rumanos en una nave y en una antigua bodega se mantienen, por lo que, tras el suceso del pasado sábado, el Ayuntamiento de Morales de Toro no está dispuesto a dar más plazos y estudiará posibles medidas para que los ciudadanos que residen en la zona de ‘Las Bodegas’ «se vayan, porque no pueden seguir viviendo en esas condiciones».

La antigua bodega que un grupo de rumanos tiene alquilada «está declarada en ruina desde hace varios años», asegura el munícipe, e incluso llegó a ser precintada ante su posible derrumbe.

Además, Segovia mostró su preocupación por el estado de insalubridad en el que se encuentra este paraje del término municipal ya que «está como una pocilga, porque los rumanos que residen en esta zona han acumulado mucha suciedad y hacen sus necesidades en la calle».

Aunque el Ayuntamiento será ahora el encargado de adoptar las medidas precisas para intentar desalojar a los ciudadanos de nacionalidad rumana que residen en el municipio, el alcalde también ha invitado a los vecinos de Morales de Toro a que denuncien esta situación, que está generando una gran tensión social en el municipio.

http://www.nortecastilla.es/20080401/zamora/alcaldia-morales-desalojara-asentamientos-20080401.html

SEVILLA. Los vecinos de la barriada El Gordillo están alarmados por la acumulación de basuras y la tensión que se vive en la zona desde que se instalara en el barrio un asentamiento rumano. La situación empezó a fraguarse hace unos cuatro meses y afecta tanto a la parte del barrio que se localiza en Sevilla como a la que está en el término de La Rinconada.
En el caso del barrio de Sevilla, unas ocho familias de procedencia rumana ocuparon una casita que formaba parte del antiguo centro de control aéreo situado en la zona y a ella se suman de forma esporádica otras cuantas familias más que colocan a su alrededor tiendas de campañas que por la mañana desaparecen porque, como contaba María del Carmen, portavoz de los vecinos, saben que la Policía Local viene y los quita de allí. En el caso de la parte de la barriada situada en La Rinconada, varias familias se han ubicado en una antigua gravera y han ocupado una casa abandonada de cuatro plantas.
La presencia de estas familias, cuenta María del Carmen, no sería un problema si guardasen unas mínimas normas de convivencia, pero es que «abren los contenedores de basura y la desparraman por las calles, y así está el barrio, lleno de ratas e insectos. Llamamos a Lipasam, pero no vienen». Además, apuntan, hay continuas peleas entre estas familias por la falta de espacio y eso redunda en que el barrio viva gran tensión y que muchas madres no dejen a sus hijos ir solos por la calle.
Desde el Ayuntamiento se señala que ya han actuado en esa zona en alguna ocasión para evitar la proliferación de estos asentamientos.

Durante el año son cientos los turistas que llegan a El Ejido y concretamente a los núcleos costeros de Almerimar y Guardias Viejas subidos en sus autocaravanas. Sin duda un medio de transporte que les da libertad de movimiento para conocer no sólo el municipio, sino la provincia en general. La presencia de las caravanas en las distintas zonas de aparcamiento de Almerimar es constante a lo largo del año, aunque es ahora cuando mayor afluencia de vehículos se produce con la llegada del buen tiempo.

A pesar de que su estancia en la zona es positiva pues da un mayor dinamismo a la zona comercial, sí es cierto que en ocasiones llevan a cabo prácticas no respetuosas con el medio ambiente e incluso incívicas como es el caso de vaciar los restos de sus urinarios en alcantarillas no habilitadas a tal efecto. Por esta razón, el Ayuntamiento de El Ejido con el objetivo de prevenir actitudes de este tipo envió ayer a un inspector para controlar los vertidos de los inodoros químicos que poseen los turistas en sus autocaravanas.

«Queremos comprobar que no se están produciendo actitudes incívicas entre las personas que nos visitan, por esta razón hemos enviado un inspector para que controle posibles ilegalidades y que en el caso de que las hubiera procedan a sancionarles», explicó Ignacio Berenguel, concejal de Obras Públicas del Ayuntamiento de El Ejido.

De esta forma desde el Ayuntamiento de El Ejido se han puesto manos a la obra para llevar un control más exhaustivo de cómo viven los turistas en los distintos parkings de Almerimar y Guardias Viejas. Y es que sólo en la mañana de ayer alrededor de sesenta autocaravanas estaban estacionadas en tres zonas de aparcamiento de Almerimar. Si cada una de ellas se deshiciera de sus restos procedentes de los urinarios -con los elementos químicos que ello conlleva- la contaminación medioambiental podría ser importante y constituiría una actitud incívica por parte de los turistas. De hecho, en las instrucciones de uso de este tipo de urinarios químicos se específica que los líquidos han de vaciarlo en un WC público o un lugar adecuado a tal efecto, pero nunca directamente en la calle.

Que una caravana o autocaravana estacione en alguno de los parkings que existen en Almerimar está prohibido. Una señal advierte que si se estaciona la multa asciende a 96,16 euros. A pesar de esta normativa son muchas las personas que la desafían. Si bien es cierto que hay extranjeros que lo hacen de forma cívica respetando las normas de convivencia. Principalmente esta forma de vida la adquieren personas de origen extranjero que provienen en su mayoría de Alemania e Inglaterra y los cuales ya están jubilados.

A pesar de que esté prohibido del estacionamiento en estos lugares resulta normal que se lleve a cabo, pues en el municipio ejidense no existe ningún lugar habilitado para ello como puede ser un camping o similar.

 http://www.ideal.es/almeria/20080306/el-ejido/inspector-controla-zonas-estacionamiento-20080306.html

La víctima y su supuesto agresor mantenían «una estrecha relación», según la Guardia Civil, que no ha aclarado la naturaleza de dicha conexión o el motivo del ataque que acabó con la víctima Santa Eulària / Palma | S. P. / X. P.
La Guardia Civil detuvo el miércoles por la noche en el centro de Santa Eulària a un hombre alemán identificado como Daniel Alfred C., de 38 años de edad, como supuesto autor de la muerte a golpes de un hombre suizo de 58 años ocurrida este martes en el domicilio de la víctima en la urbanización Valverde, en Cala Llonga.
Fuentes de la investigación explicaron que el supuesto agresor fue apresado cuando se disponía a entrar en el hostal en el que reside. Las primeras pruebas recogidas por los agentes apuntaban hacia la autoría del crimen por parte de Daniel Alfred C. por lo que se procedió a averiguar su domicilio y a montar un dispositivo de vigilancia a la puerta del mismo.
En el momento del arresto, sobre las 21 horas, el detenido se encontraba en estado ebrio, lo que impidió que se le tomara declaración. Algo que sí que se pudo realizar ayer por la mañana, aunque el contenido de su testimonio no ha trascendido al estar declarado el secreto del sumario.
Tampoco ha trascendido la causa que motivó la agresión mortal y fuentes oficiales de la Guardia Civil únicamente han señalado que a la víctima y al agresor les unía «una estrecha relación».
Aunque algunas fuentes habían apuntado a que Daniel Alfred C. podía haber sido inquilino del fallecido, fuentes de la investigación y vecinos de la víctima negaron este extremo y aseguraron que el agredido residía solo.
Respecto a la autopsia practicada al cadáver, tan sólo se ha confirmado que la exploración forense confirmó que la muerte se había producido de forma violenta, pero no se especificó si confirmaba la hipótesis barajada en un primer momento de que se trató de una brutal paliza. Las primeras informaciones facilitadas tras el hallazgo del cadáver apuntaban a que el fallecimiento se había producido después de que una patada propinada en el pecho hubiera fracturado una costilla y esta hubiera seccionado algún vaso sanguíneo vital o hubiera dañado fatalmente algún órgano.
La víctima fue identificada como Reiner Peter Tino Briner, de 58 años de edad y nacionalidad suiza, aunque algunas fuentes apuntaron de que también disponía de pasaporte español.
Briner había trabajado como cámara de televisión para un canal suizo, especialmente como corresponsal en Australia, país en el que residen su mujer y su hija.
El fallecido también había trabajado durante una temporada en Londres y había realizado labores de fotógrafo de prensa, según algunos vecinos.
Desde hacía unos 10 años, Briner había fijado su residencia en la casa con una pequeña parcela del Duplex número 1 de la urbanización Valverde, en el número 7 de la calle de los Nenúfares de Cala Llonga, junto al restaurante La Casita.
Algunos vecinos explicaron ayer que Briner era una persona «amable e inteligente» que no solía causar problemas, si bien causaba algunas molestias ocasionalmente al celebrar fiestas en su domicilio hasta altas horas de la madrugada.

http://www.diariodeibiza.es/secciones/noticia.jsp?pRef=3360_2_226212__PitisesiBalears-Detienen-Santa-Eularia-presunto-asesino-suizo-Cala-Llonga

1/03/08

Varias familias “okupas” residen desde el pasado 3 de febrero en ocho viviendas de la localidad pertenecientes al Instituto de Vivienda de Madrid (IVIMA), situadas en la Dehesa de Navalcarnero, impidiendo que los propios inquilinos puedan vivir en sus casas porque han cambiado las cerraduras y no pueden entrar.

Estas casas, que forman parte de las Viviendas con Protección Pública para Arrendamiento con opción de compra para Jóvenes del Plan de Vivienda Joven de la Comunidad de Madrid, están situadas a las afueras de la localidad, y aunque la primera entrega de llaves fue hace tres meses, no todas las viviendas quedaron adjudicadas. Según contaron los vecinos de la zona, el pasado 3 de febrero varias personas, con “bombas de butano en mano”, entraron en las parcelas 13 y 24, quedándose a vivir en ocho viviendas, algunas con arrendatario y otras sin adjudicar.

En concreto, en la parcela 13 “ocuparon” dos viviendas en el portal 4 y 5, y en la parcela 24, un piso de la primera planta del portal 3, dos (el bajo y el primero) del portal 4, uno (segunda planta) del portal 5 y otros dos en el portal 7.

Estas familias, algunas de etnia gitana, entraron a la fuerza rompiendo las cerraduras y estropeando algunos de los contadores de la luz como los de gas.

NO SE LES PUEDE ECHAR SIN ORDEN JUDICIAL

Los vecinos afectados llamaron a la Policía Local de Navalcarnero, que lo único que pudo hacer, ante la imposibilidad de echar a los “okupas” sin la orden de un juez, fue colocar un coche patrulla las 24 horas del día para evitar que entre más gente ajena a la parcela.

Sin embargo, los inquilinos, que se encuentran “más seguros ahora”, temen que pasadas las elecciones generales el próximo 9 de marzo, la Policía se olvide de ellos, quiten la vigilancia y vuelvan a tener problemas. De hecho, muchos de ellos “tienen miedo” porque reciben amenazas y no quieren salir de sus casas por el temer de volver y no encontrarse con sus pertenencias.

Hay casos muy concretos, como el de un joven que fue a entrar a su casa y le fue imposible porque una mujer embarazada junto con sus tres hijos se había metido dentro cambiando la cerradura.

El vecino acudió a los juzgados de Plaza de Castilla e interpuso una denuncia ante el IVIMA para exigir la salida de estos individuos, pero desde la Oficina, después de mandar una orden de desaolojo con la que no pudieron echarles porque hicieron caso omiso, les han asegurado que de momento tienen que esperar a la orden de un juez.

NO PUEDE ENTRAR EN SU CASA “POR RAZONES DE SEGURIDAD”

Ahora el joven no puede acercarse a menos de 500 metros de su vivienda “por razones de seguridad” y sólo deben esperar. “Este trámite es largo y muy lento, y no sabemos qué hacer”, aseguró indiganada una vecina.

Otra de las afectadas, que recibe amenazas continuas, se encuentra sin agua porque sus “vecinos” de al lado se “han enganchado” a su contador. Además, el último recibo de la luz de la Comunidad ha sido de 1.600 euros porque también cogen la luz de la escalera.

Por otro lado, los inquilinos tienen miedo de dejar el coche en sus plazas de garaje porque aparte de que han robado ya un vehículo, la semana pasada aparecieron varias lunas rotas. Los vecinos denunciaron que están pagando 70 euros al mes por una plaza de parking,”a precio de calle”, sin poder disfrutar de ella.

En cuanto a las zonas comunes, han tenido que dejar de cuidarlas porque los hijos de los “okupas” se dedican a jugar y “a destrozar todo lo que pillan”. “Ya no regamos ni cuidamos las zonas verdes porque las estropean al momento”, señalaron.

http://www.telemadrid.es/actualidad/noticia.pag?codigo=192941

PUENTE GENIL. Una docena de agentes de la Policía Local de Puente Genil procedió días atrás, en la zona conocida como Señor del Río, a la inspección de dos viviendas en las que residían 60 personas de nacionalidad rumana. Se trataba, por tanto, de dos casas «pateras», por lo que se han abierto las oportunas diligencias. En la inspección, los agentes han recuperado aceituna y material de obra, presumiblemente procedentes de hurtos, imputando a dos personas por los hechos. También se intervinieron y retiraron siete vehículos por falta de documentación y se levantaron dos tiendas de campaña, imponiéndose varias denuncias por arrojar basura al río; vehículos en estado de abandono y otras acciones relacionadas con la ordenanza municipal de residuos sólidos.

La Policía Local, que seguirá realizando controles de este tipo periódicamente, ha solicitado a los técnicos municipales que inspeccionen las viviendas de la citada barriada por si estas no reunieran las condiciones mínimas de habitabilidad, dado su mal estado de conservación.
De esta zona se desalojaron hace varios meses a 100 rumanos y el pasado diciembre, otro grupo protagonizó una «batalla campal» que finalizó con la hospitalización de dos agentes y varios inmigrantes.
De otro lado, los agentes evitaron que 70 personas, rumanas que habían sido expulsadas de Cabra, acamparan en las inmediaciones del polígono de Las Acacias, siendo acompañados hasta los límites de Puente Genil.

El oficio más viejo se ha hecho un hueco en el último ensanche de Bilbao. Hace dos semanas la Policía actuaba contra un grupo de prostitutas de nacionalidad nigeriana que había tomado posiciones en las calles Gallastegui y Askatasuna, la zona de Miribilla que linda con la calle Cortes, el reducto más genuino del comercio humano en la ciudad. La redada provocó la desbandada de un grupo de chicas de entre 19 y 25 años, a las que, lejos de echar en cara su ocupación -la prostitución en España está despenalizada y las ordenanzas municipales se limitan a establecer distancias mínimas entre clubes de alterne, recuerdan desde el Consistorio-, se reclamaban los papeles, un mecanismo alternativo para poner coto a un negocio que recluta sus efectivos entre la inmigración clandestina.

El episodio ha abierto un debate en el barrio, que tiene por actores a la asociación de vecinos Miribilla Hirigunea y a Askabide, la entidad dedicada a salvaguardar los derechos de un colectivo no deseado y, al mismo tiempo, más vulnerable. Los residentes en la zona, donde predominan parejas jóvenes con niños, no están dispuestos a que la situación se les vaya de las manos, aunque coinciden con los asistentes sociales en que el problema «no se arregla trasladándolo de sitio». Marian Arias, presidenta de Askabide, admite que «los vecinos tienen todo el derecho del mundo a quejarse, aunque alguien tiene que sacar la cara a la otra parte, que bastante fastidiada está ya. Los derechos fundamentales -señala- no se consiguen por vía policial».

En 2007, 38 prostitutas pasaron por el circuito que conforman las calles Mina San Luis, Askatasuna y Gallastegi, un colectivo que funciona al margen de los clubes de alterne, y que se gana la vida ‘haciendo coches’, como se conoce en el argot a subir al asiento del copiloto para mantener relaciones sexuales en el mismo lugar o en otro distinto. El nerviosismo se está disparando, alentado por episodios como el de hace dos semanas, cuando aparecieron forzados dieciocho coches estacionados en la zona. Las quejas vecinales van ganando peso conforme se entregan las llaves de sucesivas promociones en la zona. Carlos Gómez, presidente de Miribilla Hirigunea, sabe que el reto es difícil de resolver, pero que la solución pasa por alcanzar compromisos entre ambas partes. «Este es un barrio joven y no se puede pedir a la gente que se retire a las ocho de la tarde. No queremos que ocurra como con Zabalburu, que se planteó como una barrera para atajar el problema de Bilbao La Vieja, y acabó engullido por él». Gómez tiene claro que hay que afrontar el asunto desde una triple perspectiva: la Administración, Askabide y la Coordinadora de Barrios, «porque no arreglamos nada si las echas de aquí y pasado mañana se trasladan a Rekalde». La necesidad de acuerdo es fundamental, «y más en un tema donde no vale lo políticamente correcto». Eso sí, cuando se le pregunta por otra ciudad en cuya experiencia se puedan mirar, la respuesta es simple: «No lo hay, somos autodidactas».

Cambio de estrategia

Así lo cree también Marian Arias, que quiere resolver una situación para la que no existen fórmulas magistrales. Aunque la cobertura social ha mejorado «una barbaridad» -«Hay programas que subvenciona la Diputación, convenios con el Ayuntamiento y también hemos empezado a trabajar con el Gobierno vasco», recuerda Arias-, la cuestión de fondo es que el 90% de las prostitutas están en situación irregular y no pueden optar a un empleo. «Estamos trabajando con mujeres que tienen continuamente rotando, que pasan una media de tres meses en el mismo sitio, lo que impide, por ejemplo, poner en práctica programas de reinserción laboral». Así las cosas, los asistentes sociales han tenido que cambiar de estrategia. «Intentamos estar con ellas donde trabajan, porque si no les perdemos la pista. Con que todas supieran que tienen derecho a una revisión ginecológica, un abogado que les oriente y una tarjeta sanitaria, me daba con un canto en los dientes».

Los vecinos, entretanto, temen que «ofrezcamos la mano y se cojan el brazo». Coinciden en señalar que el objetivo de Askabide es encomiable, pero no tardan en añadir que las trabajadoras sociales «no tienen el problema debajo de casa», explicaba el sábado José Antonio mientras acostaba a su niña de tres años, a 200 metros en línea de la rotonda donde tres chicas ‘hacían coches’. «¿No se las podían llevar a Artxanda? Seguro que allí no molestan a nadie». De la misma opinión es Obdulia, presidenta de uno de los portales de la calle Gallastegui, donde el Gobierno vasco ha edificado tres bloques de viviendas protegidas, dos de ellas en propiedad. «Entramos a vivir en agosto y ya desde el principio se colaban en los patios, que amanecían repletos de preservativos y guantes de látex».

‘Avenida de los condones’

El Ayuntamiento levanta frente a la casa de Obdulia el futuro polideportivo de Miribilla, y las prostitutas se refugian en las obras cuando ven pasar un coche patrulla. «Los obreros llaman a esta zona la ‘avenida de los condones’. En cuanto sube un coche, las prostitutas se tiran a la carretera, lo mismo da que vaya al volante un joven que un matrimonio mayor». La situación, lejos de resolverse, se ha agravado en invierno. «Anochece antes y tienes que ir a buscar a los niños que llegan en autobús del colegio. Son apenas dos minutos hasta casa, pero el espectáculo es lamentable y sientes miedo de que les pase algo», explica Obdulia. Pero el malestar va más allá: los vecinos denuncian que los proxenetas «controlan el negocio desde la rotonda que hay debajo de casa».

Por el momento, Carlos y Marian han abierto una línea de comunicación. «Entienden nuestra labor», dicen esperanzadas desde Askabide, asociación que ya se fajó con los vecinos cuando la prostitución puso en pie de guerra General Concha. Gómez, por su parte, dice que sólo quiere «que la zona no acabe convertida en ‘Miribilla la nuit’. Nos da lo mismo que sean nigerianas o de Portugalete. Respetamos el derecho de todo el mundo a hacer lo que quiera con su vida, pero la calle no parece el lugar más adecuado».

http://www.elcorreodigital.com/alava/20080212/vizcaya/prostitucion-toma-posiciones-barrio-20080212.html

05.02.2008

SARA MUÑOZ. Badalona
Una fiesta nocturna en un piso de la calle Joan Valera de Badalona se saldó, el domingo por la madrugada, con cinco detenidos de origen ecuatoriano y dos policías locales heridos de carácter leve. Varios agentes se dirigieron, pasadas las doze, hasta la vivienda, alertados por las llamadas de los vecinos que no podían dormir. La fiesta, según los agentes, se hacía con la música muy alta y con una veintena de personas en el interior que bailaban y gritaban. La policía local encontró también un buen número de vecinos muy enojados (el ruídos se escuchaba hasta desde la calle, aunque el piso es interior).

Al llamar a la vivienda, abrió la puerta una persona en un estado de intoxiación aclohólica muy acentuado que les gritaba de malas maneras y que intentó agredir a una agente con una botella de cristal. Entonces, según la Guardia Urbana, se produjo un forcejeo y el vecino cogió al agente por las piernas e intentó arrastrarlo hasta el interior del piso, cosa que los demás policías evitaron. Desde el interior, otros ocupantes, también bebidos, empezaron a tirar a los policías cinturones, botellas y otros objetos. Algunos, según la misma versión, intentaron escapar, agrediendo a los agentes para huir. Como fruto de la pelea un agente fue agredido en la cara y otra fue golpeada en la cabeza con una botella rota. Se detuvieron cinco personas.

El primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Badalona, Ferran Falcó (CiU), confía que la ordenanza del civismo que se redacta “servirá para dotar a los agentes de un instrumento para actuar con más eficacia”. Actualmente, según Falcó, la policía local sólo puede ejercer de mediadora del conflicto. “La ordenanza nos permitirá imponer sanciones cuando alguien estorbe el descanso de los vecinos”. Sólo durante el mes de enero, la Guardia Urbana hizo en Badalona ocho actuaciones relacionadas con fiestas nocturnas que provocaban importantes molestias al vecindario. La mayoría estaban organizadas por personas de origen sudamericano.

ORIGINAL SIN TRADUCIR:

Cinc detinguts i dos policies ferits en una festa en un pis a Badalona

SARA MUÑOZ. Badalona
Una festa nocturna en un pis del carrer Joan Valera de Badalona es va saldar, diumenge a la matinada, amb cinc detinguts d’origen equatorià i dos policies locals ferits de caràcter lleu. Diversos agents es van dirigir, passades les dotze, fins a l’habitatge, alertats per les trucades de veïns que no podien dormir. La festa, segons els agents, es feia amb la música molt alta i amb una vintena de persones a l’interior que ballaven i cridaven. La policia local es va trobar també un bon nombre de veïns molt enutjats (el soroll se sentia des del carrer tot i que el pis és interior).

En trucar a l’habitatge, va obrir la porta una persona amb un estat d’intoxicació alcohòlica molt accentuat que els cridava de males maneres i que va intentar agredir una agent amb una ampolla de vidre. Aleshores, segons la Guàrdia Urbana, es va produir un forceig i el veí va agafar l’agent per les cames i la va intentar arrossegar fins a l’interior del pis, cosa que els altres policies van evitar. Des de l’interior, altres ocupants, també beguts, van començar a llançar als policies cinturons, ampolles i altres objectes. Alguns, segons la mateixa versió, van intentar escapar, tot agredint els agents per fugir. Fruit de la baralla, un agent va ser agredit a la cara i una altra va ser colpejada al cap amb una ampolla trencada. Es van detenir cinc persones.

El primer tinent d’alcalde de l’Ajuntament de Badalona, Ferran Falcó (CiU), confia que l’ordenança de civisme que es redacta «servirà per dotar els agents d’un instrument per actuar amb més eficàcia». Actualment, segons Falcó, la policia local només pot exercir de mediadora del conflicte. «L’ordenança ens permetrà posar sancions quan algú destorba el descans dels veïns.» Només al gener, la Guàrdia Urbana va fer a Badalona vuit actuacions relacionades amb festes nocturnes que provocaven importants molèsties al veïnat. La majoria estaven organitzades per persones d’origen sud-americà.

http://www.vilaweb.cat/www/elpunt/noticia?p_idcmp=2726420

EUROPA PRESS. 01.02.2008

  • Los vecinos dicen que descuartizaban cochinos en la vivienda.
  • La Policía ha precintado la vivienda.
  • CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE VALLADOLID.

La Policía Local ha desalojado un piso, en la calle Hornija, donde vivían hacinados 30 personas, de nacionalidad rumana, en condiciones de total insalubridad.El desalojo se produce después de que un matrimonio octogenario que vivía justo debajo abandonó el jueves su vivienda porque era insegura y el techo de algunas habitaciones llegó incluso a caerse, según publicó El Norte de Castilla.

Las 30 personas abandonaron el piso sobre 10.30 horas de hoy su piso, ubicado en el número 4 de la calle Hornija, portando colchones, bolsas y diferentes enseres personales ante la atenta mirada de otros vecinos del edificio y de la Policía, que posteriormente precintó la vivienda.

Muy enfadados

Los residentes en el edificio se mostraron indignados y desamparados por la situación que han vivido.

Según la vecina del tercero, “colgaban cochinos por la ventana, los descuartizaban y la sangre resbalaba por la pared del patio de luces”. Asimismo, la vecina incidió en que arrojaban todo tipo de basura como “compresas, pañales y preservativos”.

En este sentido, hizo hincapié en que se han dirigido a ellos en numerosas ocasiones para tratar de solucionar el problema y, la única respuesta era:“¡No entender, no enteder!, ¡no hablar!”.

A su vez, otra vecina del segundo, Felisa Castrillo, aseveró que sus vecinos contiguos, los que abandonaron su vivienda por riesgo a un posible desplome, “tenían el techo que se caía del agua porque había mucha humedad”.

http://www.20minutos.es/noticia/343041/0/desalojo/piso/valladolid/ 

A dos agentes de la Policía Local de Arrecife, la noche de Reyes se les transformó en noche de urgencias. Y es que tuvieron que acudir al Centro de Salud de Valterra en la madrugada del 6 de enero para ser atendidos por los golpes que, según denuncian, les habían propinado tres individuos, a cuya vivienda habían acudido tras recibir quejas porque tenían la música demasiado alta. Para los detenidos la noche también continuó delante del médico porque tuvieron que ser trasladados al centro de salud, para, a continuación, pasar el resto de la noche en dependencias policiales.

Según la información facilitada por el Ayuntamiento de Arrecife, los agentes fueron enviados desde la Central de la Comisaría a un edificio de la calle Teruel, para amonestar a los ocupantes de la vivienda en la que, según varios vecinos, se escuchaba música a gran volumen. Después de llamar varias veces al timbre, los agentes consiguieron que les abriera la puerta una persona a la que solicitaron la documentación para sancionarlo por incumplir la normativa de ruidos.

Según el Ayuntamiento, como respuesta, los agentes vieron cómo el ocupante de la vivienda se abalanzaba sobre uno de los policías propinándole varios puñetazos. El otro agente acudió entonces a auxiliar a su compañero, cuando otras dos personas salieron de la vivienda para unirse al ataque.

Refuerzos equipados con la dotación de antidisturbios tuvieron que acudir al edificio y detuvieron a los tres agresores, ciudadanos de nacionalidad peruana, después de que el Jefe de Servicio informara a la Jueza titular del Juzgado de Instrucción de Guardia número 7 de Arrecife.

Según el informe de los agentes agredidos, ambos “emplearon en todo momento la fuerza mínima indispensable para poder reducir a los tres detenidos”, que también tuvieron que ser atendidos en el Centro de Salud de Valterra antes de ser trasladados hasta dependencias policiales.

http://www.lavozdelanzarote.com/spip.php?article15423

02/01/2008

ARLOS MEDRANO

MADRID.- La fiesta de Nochevieja tuvo una especial y larga versión en la Casa de Campo. Algunos grupos de ecuatorianos montaron allí su particular despedida del año. Los campos de fútbol que hay junto a la M-30, se convirtieron, el pasado lunes, en el escenario de una enorme celebración con más de 2.000 individuos que, en su mayor parte, eran originarios de Ecuador.

Los participantes de la improvisada macrofiesta sin permiso montaron varias carpas, parecidas a las jaimas árabes, y estuvieron escuchando música desde las cinco de la tarde del último día del año hasta el 1 de enero. Asimismo, encendieron hogueras para protegerse del frío que se adueñó de la capital en su despedida de 2007. Al ponerse el sol, las temperaturas en el lugar estaban cerca de los cero grados centígrados.

En el curso de la reunión se consumieron grandes cantidades de alcohol y, dado que los organizadores no tenían permiso del Ayuntamiento para montar los toldos ni para encender fuego, la Policía Municipal se personó en el lugar y dispersó la concentración hacia las 5.00 horas del día de Año Nuevo.

Los congregados eran, fundamentalmente, las mismas personas que suelen reunirse todas las tardes en ese mismo lugar para jugar partidos de fútbol y de voleibol.

«Sólo queremos poder celebrar el 2008 a nuestra manera, con nuestra gente», señaló Gonzalo, uno de los participantes de la fiesta. Este joven ecuatoriano de 30 años destacó que, habitualmente, ocupan esos campos de deporte para echar un partido o simplemente para estar con sus compatriotas. También montan equipos de sonido portátiles con los que escuchan música latina. «Nos gusta mantenernos en contacto entre nosotros. Somos una comunidad muy unida», alegó.

«Es verdad que se consumió mucha cerveza, pero era una fiesta familiar, estaba la gente con sus parientes pasándolo bien. Nos gustaría que el Ayuntamiento nos diera permiso para hacer más veces este tipo de cosas», añadió. No obstante, Gonzalo indicó que el Consistorio les ha negado en repetidas ocasiones la autorización para montar celebraciones, porque la Casa de Campo es una zona verde especialmente protegida.

Estas reuniones diarias suelen dejar atrás numerosos desperdicios por lo que, según Gonzalo, ellos mismos contratan a varias personas para que limpien la zona. «No somos vándalos, estamos organizados en 10 clubs deportivos que ponen dinero para mantener el lugar en buen estado», aseguró.

El hombre declaró que él prefiere ir a la Casa de Campo para no molestar a sus vecinos. Al mismo tiempo, defendió esta costumbre pues «los chavales españoles también hacen sus botellones en los parques» y, por tanto, no entiende por qué se les tiene que echar de un terreno que ya consideran casi como propio, tras jugar en él innumerables partidos.

http://www.elmundo.es/elmundo/2008/01/02/madrid/1199266259.html

EFE – Granada – 11/11/2007 11:16
Los bomberos han desalojado esta madrugada a veinte mujeres y quince menores de nacionalidad rumana que ocupaban un cortijo en la carretera de Dílar, en el término municipal de Granada, al incendiarse una de las dependencias del recinto, sin que se registraran daños personales, sólo materiales.

El incendio se originó pasadas las 2.30 horas por causas desconocidas en una zona que los habitantes del cortijo utilizaban como cocina, según han informado a Efe los bomberos y el servicio de emergencias 112, que fue alertado por la llamada de un particular.

Hasta el lugar se desplazaron los bomberos, que emplearon unas dos horas en sofocar las llamas en el interior del recinto.

http://www.publico.es/015760/desalojados/incendio/20/mujeres/15/menores/rumanos/cortijo/ocupaban 

AGENCIAS. 09.11.2007

* La ocupación ha generado quejas entre los vecinos por la insalubridad.
* El Departamento vasco de Educación asegura estar “al tanto”.
* CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE SAN SEBASTIÁN

Un centenar de inmigrantes rumanos que ocupan desde hace meses un antiguo instituto profesional del barrio de Martutene, en Donostia, serán desalojados antes de final de año, informa Noticias de Gipuzkoa .

El Departamento de Educación del Gobierno Vasco, propietario del centro de enseñanza en desuso, aseguró que está “al tanto de la situación”, que ha generado numerosas quejas ciudadanas, y que ya ha “tomado cartas en el asunto”. La fecha en la que se producirá el desahucio, no obstante, aún no ha sido fijada.

La consejería, sin embargo, estimó que la expulsión de los ocupantes se producirá “antes de fin de año”. El Departamento de Interior, por su parte, señaló que la Ertzaintza, por el momento, “no ha recibido ninguna orden” para intervenir en el edificio de Martutene. “De momento, estamos a la espera de cualquier mandato de desalojo. Actuaremos en función de las órdenes judiciales”, indicaron desde Interior.
El Departamento de Educación del Gobierno Vasco, propietario del centro de enseñanza en desuso

El alcalde de Donostia, Odón Elorza, ha exigido al Gobierno Vasco que solucione los problemas que está causando en el barrio de Martutene este grupo de rumanos que, según los vecinos, llegan a rondar el centenar y ocupan desde hace al menos cinco meses el local. Según fuentes municipales, el primer edil donostiarra ha remitido dos escritos al respecto al Ejecutivo autonómico y aún no ha recibido contestación.

Los habitantes del barrio afirman que la mayoría de las familias que viven en el instituto son las mismas que fueron desalojadas en mayo de la cercana casa Arruabarrena de Txomin, en Loiola, tras las reiteradas denuncias vecinales por la insalubridad de su situación y las reclamaciones del propietario.

Las quejas de los vecinos de este barrio donostiarra se remontan a hace varias semanas. “Son, principalmente, por el mal olor y los golpes que a veces se oyen”, precisó uno de los vecinos, mientras matizó que, desde fuera, la sensación que generan estos ciudadanos rumanos “no es de peligro”. “Parecen buena gente”, agregó.

http://www.20minutos.es/noticia/303782/0/desalojo/rumanos/instituto/ 

Los extranjeros vivían en habitáculos de chapa de tres metros cuadrados elaborados por el dueño quien llegaba a embolsarse casi 3.000 euros con los alquileres ilegales con un olor insoportable y en condiciones infrahumanas. Así vivían los 37 inmigrantes de nacionalidad ecuatoriana que fueron desalojados del edificio patera en la que mal vivían en una operación especial llevada a cabo por la Guardia Civil (en la que ha colaborado también la Policía Local) en la madrugada de ayer en el municipio de Totana.
Uno a uno fueron sacados los inmigrantes del edificio en el que se encontraban en la avenida de Lorca, en una zona conocida como La Cerámica. En último lugar salió del edificio el dueño, Matías A. M., un vecino de Totana de 67 años, que también vivía en el edificio en el que arrendaba los zulos de tres metros cuadrados a los extranjeros.
Sobre las seis y cuarto de la mañana dos agentes de paisano llamaron al timbre de la vivienda. En ese momento, una mujer de nacionalidad ecuatoriana abrió la puerta y, tras conversar unos minutos con ella, los agentes entraron en el inmueble para sacar al resto de los inquilinos. Según testigos presenciales, el dueño en un principio se resistió, pero al final salió a la calle y su cara reflejaba “mucha sangre fría”.
Según fuentes de la delegación del Gobierno, en total fueron desalojados 37 inmigrantes: de los cuales seis eran mujeres y dos niños. Tras comprobar su documentación, los agentes verificaron que 29 de ellos se encuentran en situación de irregularidad.
Todos fueron trasladados al cuartel de la Guardia Civil de Totana sobre las ocho de la mañana, donde se comenzaron a instruir diligencias. El dueño de la vivienda fue puesto en libertad tras tomar declaración.
El edificio tiene tres plantas y el dueño había utilizado la planta baja y la terraza para hacer habitáculos de escasos tres metros cuadrados separados por chapas para que los inmigrantes durmieran.
Al parecer, el dueño de la vivienda cobraba a los ecuatorianos entre 60 y 100 euros al mes. Este precio oscilaba dependiendo del lugar en el que pasaran la noche los inmigrantes, ya que en una de las plantas del edificio la habitabilidad era mejor.
Los agentes tuvieron que entrar al bloque con mascarillas, ya que el olor era insoportable. A pesar de que en el interior de las habitaciones se intentaba mantener el orden entre los objetos personales de los inmigrantes, todo era un caos. Al ser un espacio tan reducido la comida la elaboraban muy cerca del improvisado cuarto de baño.
La Guardia Civil llevaba varios meses investigando a este vecino, que curiosamente en la entrada de su vivienda había puesto un cartel de advertencia (mal escrito) en que se prohibía el paso a toda persona ajena a las instalaciones.
Los primeros indicios que alertaron a los cuerpos de seguridad fueron las habituales riñas que protagonizaban los inmigrantes. En varias ocasiones, los agentes de la Policía Local tuvieron que acudir a la vivienda para mediar en los conflictos.
Según fuentes cercanas al caso, Matías, el dueño del inmueble, llegaba a embolsarse al mes más de 3.000 euros a través de estos arrendamientos ilegales.
El ayuntamiento de Totana, a través de la concejalía de Servicios Sociales, ha puesto a disposición de los inmigrantes desalojados viviendas para que pasen unos días hasta encontrar otro hogar. “De manera provisional les vamos a dar cobijo hasta que encuentren una vivienda digna”, comentó el edil de Servicios Sociales, Juan Carrión.
Vecinos de la zona aseguran que el dueño de la casa, un jubilado que había pasado su vida trabajando como peón caminero, arreglaba objetos usados para venderlos entre los inmigrantes. Además, esperaban que esto fuera denunciado de un momento a otro porque, al parecer, los inmigrantes llevan mucho tiempo mal viviendo en el edificio.

http://www.laopiniondemurcia.es/secciones/noticia.jsp?pRef=3126_5_80399__Municipios-inquilinos-edificiopatera-pagaban-entre-euros 

El juzgado de instrucción número 1 de Santander ha condenado a cuatro meses de prisión a una ciudadana argentina que forcejeó con agentes de policía y mordió la mano a uno de ellos cuando acudieron, requeridos por un vecino, a una vivienda donde se estaba celebrando una fiesta de madrugada.

Los hechos, según la sentencia, ocurrieron el pasado 7 de octubre a las 4:55 horas cuando agentes de la policía local de Santander acudieron a un inmueble de la calle Gerardo Diego tras recibir el aviso de un vecino porque se estaba celebrando una fiesta con “notable alboroto”.

A pesar de ser recibidos al principio de forma cortés por el inquilino del inmueble, uno de los ocupantes, Carlos B.G., de nacionalidad argentina, increpó a los agentes a quienes mostró una actitud desafiante y amenazante para después negarse a ser identificado.

A continuación, la hermana de Carlos, Florencia G., intervino en la trifulca, forcejeó con los policías y propinó un mordisco en la mano a uno de los agentes, al que causó lesiones de las que sólo precisó asistencia inicial.

Un tercer implicado, Jorge F. también argentino, participó también el forcejeo, increpó a los agentes, intentó fotografiar el incidente, si bien no efectuó agresiones.

El juez ha condenado a Florencia G. a cuatro meses de prisión por resistencia grave a agentes de la autoridad y a 120 euros de multa por una falta de lesiones.

Carlos B.G. y Jorge F. también deberán pagar sendas multas de 120 euros como autores de una falta contra el orden público, según el fallo de la sentencia.

 

http://www.eldiariomontanes.es/20071011/local/cantabria-general/morder-policia-paga-carcel-200710111857.html 

La Guardia Civil detiene a un ciudadano rumano de 40 años acusado de robar cuatro cabinas teléfono de Alange y La Zarza,y de las que sustrajo 420 euros. Según informa la Benemérita y recoge la agencia Europa Press, los hechos ocurrieron ayer por la tarde, en el momento que forzaba las cabinas de Alange, los agentes fueron alertados y sorprendieron in fraganti al detenido en La Zarza con un taladro intentado hacerse con la recaudación del teléfono.

En el interior del vehículo del detenido se encontraron los 420 euros, además de material como destornilladores y alicantes utilizados para romper los teléfonos y sacar las monedas de la recaudación. Las diligencias junto con el detenido, que no tiene domicilio conocido, son puestos a disposición Judicial de los Juzgados de Instrucción de Mérida.

http://www.lacronicabadajoz.com/noticias/noticia.asp?pkid=24565 

12/12/2006

A Badalona hi ha molts “pisos patera” i per intentar solucionar el problema la Guàrdia Urbana ha creat una unitat especiliatzada. Un equip de TV3 ha acompanyat la policia i ha estat testimoni d’un fenomen que cada vegada va a més i que els ajuntaments no poden eradicar. Es coneix com a “pis patera” aquell habitatge d’una cinquantena de metres quadrats en el qual viuen una trentena o més d’immigrants.

Dos agents de la Guàrdia Urbana entren en una finca del barri de la Salut, on la setmana passada van trobar un pis on hi havia amuntegades 34 persones.

Els agents comproven els passaports i que ho tinguin tot en condicions higièniques. Són romanesos que malviuen aquí des de fa setmanes i que tenen problemes de convivència amb els veïns del barri. És per això que els agents de la unitat de convivència de la Guàrdia Urbana, creada expressament per combatre el problema, els expliquen les normes més bàsiques.

S’han arribat a trobar pisos de 50 metres quadrats amb 40 persones a dins. S’ha donat el cas, fins i tot, que un propietari es va trobar que 14 romanesos s’havien empadronat al seu domicili sense que ell ho sabés.

L’Ajuntament de Badalona reclama a la Generalitat i al govern espanyol una legislació més dura que permeti als municipis eradicar els pisos sobreocupats i la difícil convivència als barris. Ara com ara, dins les cases, els nouvinguts actuen amb total impunitat, i, al carrer, les actuacions es fan difícils.

La immigració al barri de la Salut de Badalona ja és del 30%, i, de romanesos, n’hi ha 1.200. En pocs mesos, hi ha carrers que han vist com els veïns de tota la vida han marxat i els pisos s’han ocupat ràpidament.

http://www.catalunyainformacio.cat/pnoticies/notItem.jsp?item=noticia&idint=162045

23.11.2006

Un hombre de avanzada edad se ha instalado este jueves en un sofá en medio de la calle Juan Valera de Badalona para protestar contra el comportamiento incívico de algunos inmigrantes de origen rumano. El hombre, de 80 años y vecino de la calle Nápoles, ha cortado la circulación y ha protagonizado una protesta contra la ocupación de espacios públicos por parte de rumanos. La movilización la han secundado rápidamente unas cincuenta personas más de forma espontánea.

El colapso de la calle ha provocado la intervención de las fuerzas del orden y de representantes del Ayuntamiento que se han llevado al hombre y al resto de manifestantes a la concejalía de distrito. Allí han mantenido una reunión con el director del ámbito de gobierno, el coordinador de distrito y responsables de la Guardia Urbana. Los vecinos explicaron que están “hartos” del comportamiento de los inmigrantes rumanos que no respetan las leyes de convivencia y que incluso realizan sus necesidades en la calle.

Por su parte, el Ayuntamiento se comprometió a reunirse con los inmigrantes y explicarles cuáles son las normas que rigen nuestra sociedad. Además acordó mantener una reunión con los vecinos de la Salud a mediados de diciembre para informarles de los pasos que se han dado.

http://www.libertaddigital.com/index.php?action=desaopi&cpn=34538

20MINUTOS.ES. 01.06.2007

  • No es la primera vez que este grupo se sube en Salou-Cambrils sin pagar billete.
  • Esta vez han colmado la paciencia del revisor que ha decidido parar el tren.

Un tren regional de Tortosa (Tarragona) permaneció detenido durante 30 minutos en Tarragona por orden del interventor debido a que un grupo de 15 inmigrantes se había subido al tren en la estación de Salou-Cambrils sin billete y se negaron a bajar del convoy cuando el operario se lo indicó.

Es habitual que este grupo de inmigrantes que se dedican al top-manta se suban al tren sin billete para ir hasta Torredembarra.Cuando este pasado viernes lo hicieron a las 9.19 horas el revisor les pidió el billete pero al negarse a dárselo éste ordenó que se parara el tren en Tarragona, donde se llamó a la Policía, y hasta que el problema no quedó solucionado no continuó la marcha.

Un portavoz de Renfe lamentó las molestias sufridas por los otros pasajeros por culpa de estos usuarios incivicos.

http://www.20minutos.es/noticia/242371/0/tren/parado/tarragona/