Archive for the ‘Protestas’ Category

El oficio más viejo se ha hecho un hueco en el último ensanche de Bilbao. Hace dos semanas la Policía actuaba contra un grupo de prostitutas de nacionalidad nigeriana que había tomado posiciones en las calles Gallastegui y Askatasuna, la zona de Miribilla que linda con la calle Cortes, el reducto más genuino del comercio humano en la ciudad. La redada provocó la desbandada de un grupo de chicas de entre 19 y 25 años, a las que, lejos de echar en cara su ocupación -la prostitución en España está despenalizada y las ordenanzas municipales se limitan a establecer distancias mínimas entre clubes de alterne, recuerdan desde el Consistorio-, se reclamaban los papeles, un mecanismo alternativo para poner coto a un negocio que recluta sus efectivos entre la inmigración clandestina.

El episodio ha abierto un debate en el barrio, que tiene por actores a la asociación de vecinos Miribilla Hirigunea y a Askabide, la entidad dedicada a salvaguardar los derechos de un colectivo no deseado y, al mismo tiempo, más vulnerable. Los residentes en la zona, donde predominan parejas jóvenes con niños, no están dispuestos a que la situación se les vaya de las manos, aunque coinciden con los asistentes sociales en que el problema «no se arregla trasladándolo de sitio». Marian Arias, presidenta de Askabide, admite que «los vecinos tienen todo el derecho del mundo a quejarse, aunque alguien tiene que sacar la cara a la otra parte, que bastante fastidiada está ya. Los derechos fundamentales -señala- no se consiguen por vía policial».

En 2007, 38 prostitutas pasaron por el circuito que conforman las calles Mina San Luis, Askatasuna y Gallastegi, un colectivo que funciona al margen de los clubes de alterne, y que se gana la vida ‘haciendo coches’, como se conoce en el argot a subir al asiento del copiloto para mantener relaciones sexuales en el mismo lugar o en otro distinto. El nerviosismo se está disparando, alentado por episodios como el de hace dos semanas, cuando aparecieron forzados dieciocho coches estacionados en la zona. Las quejas vecinales van ganando peso conforme se entregan las llaves de sucesivas promociones en la zona. Carlos Gómez, presidente de Miribilla Hirigunea, sabe que el reto es difícil de resolver, pero que la solución pasa por alcanzar compromisos entre ambas partes. «Este es un barrio joven y no se puede pedir a la gente que se retire a las ocho de la tarde. No queremos que ocurra como con Zabalburu, que se planteó como una barrera para atajar el problema de Bilbao La Vieja, y acabó engullido por él». Gómez tiene claro que hay que afrontar el asunto desde una triple perspectiva: la Administración, Askabide y la Coordinadora de Barrios, «porque no arreglamos nada si las echas de aquí y pasado mañana se trasladan a Rekalde». La necesidad de acuerdo es fundamental, «y más en un tema donde no vale lo políticamente correcto». Eso sí, cuando se le pregunta por otra ciudad en cuya experiencia se puedan mirar, la respuesta es simple: «No lo hay, somos autodidactas».

Cambio de estrategia

Así lo cree también Marian Arias, que quiere resolver una situación para la que no existen fórmulas magistrales. Aunque la cobertura social ha mejorado «una barbaridad» -«Hay programas que subvenciona la Diputación, convenios con el Ayuntamiento y también hemos empezado a trabajar con el Gobierno vasco», recuerda Arias-, la cuestión de fondo es que el 90% de las prostitutas están en situación irregular y no pueden optar a un empleo. «Estamos trabajando con mujeres que tienen continuamente rotando, que pasan una media de tres meses en el mismo sitio, lo que impide, por ejemplo, poner en práctica programas de reinserción laboral». Así las cosas, los asistentes sociales han tenido que cambiar de estrategia. «Intentamos estar con ellas donde trabajan, porque si no les perdemos la pista. Con que todas supieran que tienen derecho a una revisión ginecológica, un abogado que les oriente y una tarjeta sanitaria, me daba con un canto en los dientes».

Los vecinos, entretanto, temen que «ofrezcamos la mano y se cojan el brazo». Coinciden en señalar que el objetivo de Askabide es encomiable, pero no tardan en añadir que las trabajadoras sociales «no tienen el problema debajo de casa», explicaba el sábado José Antonio mientras acostaba a su niña de tres años, a 200 metros en línea de la rotonda donde tres chicas ‘hacían coches’. «¿No se las podían llevar a Artxanda? Seguro que allí no molestan a nadie». De la misma opinión es Obdulia, presidenta de uno de los portales de la calle Gallastegui, donde el Gobierno vasco ha edificado tres bloques de viviendas protegidas, dos de ellas en propiedad. «Entramos a vivir en agosto y ya desde el principio se colaban en los patios, que amanecían repletos de preservativos y guantes de látex».

‘Avenida de los condones’

El Ayuntamiento levanta frente a la casa de Obdulia el futuro polideportivo de Miribilla, y las prostitutas se refugian en las obras cuando ven pasar un coche patrulla. «Los obreros llaman a esta zona la ‘avenida de los condones’. En cuanto sube un coche, las prostitutas se tiran a la carretera, lo mismo da que vaya al volante un joven que un matrimonio mayor». La situación, lejos de resolverse, se ha agravado en invierno. «Anochece antes y tienes que ir a buscar a los niños que llegan en autobús del colegio. Son apenas dos minutos hasta casa, pero el espectáculo es lamentable y sientes miedo de que les pase algo», explica Obdulia. Pero el malestar va más allá: los vecinos denuncian que los proxenetas «controlan el negocio desde la rotonda que hay debajo de casa».

Por el momento, Carlos y Marian han abierto una línea de comunicación. «Entienden nuestra labor», dicen esperanzadas desde Askabide, asociación que ya se fajó con los vecinos cuando la prostitución puso en pie de guerra General Concha. Gómez, por su parte, dice que sólo quiere «que la zona no acabe convertida en ‘Miribilla la nuit’. Nos da lo mismo que sean nigerianas o de Portugalete. Respetamos el derecho de todo el mundo a hacer lo que quiera con su vida, pero la calle no parece el lugar más adecuado».

http://www.elcorreodigital.com/alava/20080212/vizcaya/prostitucion-toma-posiciones-barrio-20080212.html

EFE. 27.10.2007

  • Se han manifestado de forma pacífica.
  • Mostraron su rechazo “contundente” a los derribos.
  • Condenan la “violencia” que emplearon las Fuerzas de Seguridad del Estado en los desalojos.

Unas trescientos vecinos de la Cañada Real Galiana, la mayoría de origen magrebí, se han manifestado de forma pacífica frente a la Junta Municipal de Villa de Vallecas para pedir una solución dialogada al conflicto existente en esta zona de la capital.

Los manifestantes, que mostraron su rechazo “contundente” a los derribos que se produjeron los pasados días 8 y 18 de octubre en la Cañada Real, solicitan que se legalice la situación de las viviendas allí construidas, muchas de ellas en pie desde hace 40 años, y que se cree una Comisión en la que participen la Comunidad de Madrid, los ayuntamientos implicados y representantes vecinales.

Realojo en precario“No creemos que el realojo sea la solución global al problema, aunque puede ser válida para determinadas circunstancias”, ha afirmado durante la lectura de un manifiesto Miguel Martín, uno de los portavoces de la Coordinadora que agrupa a las cuatro asociaciones existentes en la Cañada, para quien los realojos producidos hasta el momento se han realizado “en precario”.

Asimismo, Martín ha anunciado que la Coordinadora se está planteando solicitar la convocatoria de una manifestación frente al Ayuntamiento de Madrid, para rechazar que se tomen medidas antes de realizar un estudio en detalle porque en la Cañada “existen situaciones muy diversas que requieren de soluciones específicas”.

Además, ha destacado que los vecinos están de acuerdo con la solución planteada por el fiscal de Medio Ambiente de Madrid, Emilio Valerio, quien propone un trazado alternativo a la Cañada, puesto que, considera Martín, “tan complicado es retroceder a la situación inicial sin asentamientos como legalizar un urbanismo sin orden”.

Violencia en el desalojo

Por su parte, Mustafá, uno de los portavoces de los vecinos de origen magrebí, ha condenado la “violencia” que emplearon las Fuerzas de Seguridad del Estado en los desalojos y ha lamentado la “situación de precariedad” y los “niños sin techo” que han dejado los desalojos.

“Queremos una solución no sólo judicial, sino social, social y social”, ha agregado coreado por la multitud de manifestantes, compuesta principalmente por hombres magrebíes acompañados de sus hijos, que participaron activamente en la protesta y portaron pancartas.

Muchos vecinos de Villa de Vallecas, como Mamen Peña, también se acercaron a los periodistas para expresar su rechazo a la existencia de casas ilegales, puesto que, en su opinión, si los habitantes de la Cañada quieren un piso deben “pagarlo”, tal y como “hace todo el mundo”.

La protesta ha contado con el apoyo de IU en el Ayuntamiento de Madrid, en cuya representación ha asistido la concejala Milagros Hernández, quien ha pedido que el problema se aborde “desde la legalidad” pero “estudiando caso por caso” y “de forma tranquila y consensuada”.

http://www.20minutos.es/noticia/297270/0/canada/real/vecinos/

La Confederación Española de Policía (CEP), ante el anuncio por algunos medios de comunicación de una presunta “Batalla Campal” en el desalojo del poblado de la Cañada Real de Madrid, ha querido matizar que esta zona es un poblado de delincuencia en Madrid y que hay más de 30 agentes heridos por palos, piedras y botellas. Del mismo modo, ha acusado a la comunidad marroquí que habitaba esta barriada ilegal de haber querido convertir esta acción de la administración en un asunto de índole religioso. Además, 16 policías nacionales se han dado de baja. Este sindicato ha denunciado también el intento de robo de pistola a un agente.

La Confederación Española de Policía (CEP), ante lo que se ha calificado como “Batalla Campal” durante el desalojo del poblado de la Cañada Real de Madrid, ha querido matizar mediante un comunicado a Libertad Digital, lo siguiente:

1º.- A primera hora de la mañana los grupos organizados han introducido a varias mujeres, una de ellas embarazada, así como a menores en el interior de la construcción ilegal que se iba a derribar, para de esa forma evitar el cumplimiento de la orden de desalojo.

2º.- Posteriormente, la Policía ha sufrido un ataque masivo y simultáneo llevado a cabo por decenas de jóvenes, principalmente marroquíes con la cara cubierta, que han arrojado piedras, botellas, bombonas de butano. Los varones más violentos han llegado a romper sillas sobre los cascos de agentes de la Policía local. También se ha visto en varias ocasiones a menores provistos de armas blancas lanzando piedras sobre los funcionarios.

3º.- Después del ataque organizado contra las Fuerzas de Seguridad por parte de los grupos organizados, ha habido un saldo inicial de 16 policías de las Unidades de Intervención Policial heridos y dados de baja para el servicio.

4º.- Tres marroquíes detenidos por el intento de robo del arma de fuego reglamentaria (pistola) de un agente de la Policía Local de Madrid que intervenía en los hechos.

5º.- Un agente del Cuerpo Nacional de Policía con la mandíbula rota en estado grave, que está siendo operado de urgencia en el hospital Monte-Príncipe.

6ª.- El pasado día 9 de Octubre de 2007, el Ayuntamiento de Madrid derribó 40 chabolas lo que obligó a desalojar a las familias que vivían en ellas, casi todas de nacionalidad marroquí. Los afectados se quejaron entonces, no por la destrucción de las viviendas en sí, sino porque todo sucedió días antes de que se terminase el Ramadán, trasladando este problema en un problema de índole religioso.

Este Jueves, 18 de Octubre, unidades del Cuerpo Nacional de Policía (UIPs) se han personado en dicho poblado al objeto de proteger a los funcionarios municipales que comenzaban el derribo del resto de chabolas del poblado y han sido recibidos con agresiones múltiples organizadas por parte de centenares de marroquíes y rumanos de etnia gitana.

A los policías se les ha tirado Bombonas de butano, tejas y piedras que se han convertido por unos momentos en verdaderas armas de guerra que los marroquíes y rumanos lanzaban contra la policía desde cualquier punto del poblado. Cientos de menores de edad provistos de armas blancas, acompañados los mayores con palos, piedras, botellas y mujeres agarrando a los funcionarios policiales.

Policías con el brazo fracturado, otros con contusiones múltiples, incluso ha llegado a haber un intento de robo de pistola (por parte de los vecinos ilegales) de un agente de Policía Local.

Desde CEP:

1º.- Acusamos a la comunidad marroquí que habitaba esta barriada ilegal de haber querido convertir la acción de la administración pública española en un asunto de índole religioso.

2º.- Apoyamos la intervención policial en todo el desarrollo de la misma, apoyando sin fisura las cargas policiales como proporcionadas y perfectamente ajustadas a derecho así como al buen hacer de las Unidades de Intervención Policial.

3º.- Acusamos de deslealtad con la administración pública a cualquier organización gubernamental o no gubernamental que critique la acción de los funcionarios del Cuerpo Nacional de Policía.

http://www.libertaddigital.com/noticias/noticia_1276315635.html

20/10/07

Familias enteras de marroquíes protagonizaron hoy una marcha a pie de 10 kilómetros por la autovía de Valencia, para pedir una solución pacifica a sus viviendas ilegales de Cañada Real, tras la batalla campal vivida ayer por el derribo de una casa que terminó con más de 20 heridos y 9 detenidos.

Los manifestantes, cerca de un centenar, tardaron unas tres horas en llegar hasta la Junta Municipal de Vicálvaro, donde solicitaron la legalización de sus casas y afirmaron su miedo a que pueda haber muertos si la policía vuelve a este poblado a ejecutar una nueva orden de desalojo, aunque nadie en la zona sabe a ciencia cierta si habrá mas. El propietario de la casa derribada, Abdul, un obrero de la construcción, de 30 años, y originario de Tánger, reafirmó este temor:”Si vienen otra vez va a ver muertos”.

Abdul salió en libertad esta mañana temprano tras quedar a disposición judicial.

Algunas mujeres colgaron carteles en sus viviendas para rechazar “el desalojo racista”, y protestaron porque los medios han confundido los sectores de la Cañada y en el suyo, dijeron, no hay drogas ni tampoco chabolas.

Efectivamente las casas son todas de construcción, de dos y tres alturas, con patios interiores, y algunas bastante amplias y con jardín. La Coordinadora de las asociaciones de vecinos de este zona les da la razón y “desmiente” que la Cañada sea un lugar de delincuentes, vendedores de drogas e infraviviendas.

Si reconocen que existe un problema localizado en el área cercana de Valdemíngomez, donde “efectivamente” se ha instalado un supermercado de drogas”, pero este problema, añaden, se extiende a lo largo de un kilómetro, y la Cañada son 15 kilómetros, que transcurren prácticamente pegados a la autovía de Valencia, desde lo limites de Getafe hasta Vallecas, y donde se alojan unas 40.000 personas.

Una parte de ellos, de origen rumano, vive en una zona conocida por “El Gallinero”, donde esta mañana se habían concentrado unos 200 para evitar otra intervención de desalojo y demolición de 7 casas, que finalmente fue aplazada por orden judicial.

El director general de la Policía y la Guardia Civil, Joan Mesquida, ha dado instrucciones para que se identifique y se detenga al culpable de agredir a un agente que resultó herido grave durante los incidentes de ayer, y al que le han tenido que colocar placas de titanio y 19 tornillos de sujeción, porque una pedrada le fracturó la mandíbula.

Entre los marroquíes heridos había una mujer embarazada con un golpe en la espalda, según el SAMUR-Protección que informó que la trasladó al hospital Gregorio Marañón aunque no consideraron que el niño corriera peligro.

Tanto la Asociación de Trabajadores e Inmigrantes marroquíes en España (ATIME) como la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid han condenado la “agresividad” y “violencia” policial, mientras que el Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid ha manifestado su apoyo a las actuaciones emprendidas en la Cañada Real Galiana por entender que una ciudad sin disciplina urbanística puede acabar en un caos semejante al de Calcuta.

http://www.telemadrid.es/actualidad/noticia.pag?codigo=184489

AGENCIAS. 19.10.2007

  • Los manifestantes protestan por el desalojo de sus viviendas.
  • Marchan escoltados por la Guardia Civil hacia Vicálvaro.
  • Están provocando retenciones en la carretera de Valencia.

Unos 200 vecinos de la zona musulmana de la Cañada Real Galiana, caminan por la A-3, carretera de Valencia, en dirección Madrid con la intención de llegar a la Junta Municipal de Vicálvaro. Los magrebíes protestan por el violento desalojo y derribo de una vivienda ilegal ocurrido ayer, que se saldó con una treintena de heridos y nueve detenidos.

Los dos centenares de ciudadanos, en su mayoría de origen árabe, están haciendo el recorrido por la carretera, escoltados durante todo el trayecto por la Policía, con la intención de evitar accidentes. Debido a la marcha, la vía registra un kilómetro de retenciones entre los kilómetros 10 y 11, en dirección Madrid, según datos de la Dirección General de Tráfico (DGT).

El vocal de la asociación de Vecinos de la Cañada Real, Miguel Martín, adelantó que “de forma espontánea” los vecinos habían decidido acudir ante la Junta Municipal del distrito para protestar por “la injusticia sufrida”.

“Es un atropello”

Martín dijo que “los vecinos van a reclamar que se acabe de una vez por todas el atropello que están sufriendo en la zona de la Cañada”.

Los vecinos del barrio marginal están a la espera de que, en cualquier momento, las grúas y las excavadoras derriben sus viviendas, calificadas de ilegales por el Ayuntamiento de Madrid. Siete familias deberían saber hoy cuál es el futuro de sus casas, después de que la jueza de lo Contencioso Administrativo resuelva si apoya al Consistorio madrileño o si suspende las demoliciones.

http://www.20minutos.es/noticia/293175/0/marroquies/canada/real/